La Traviata en el Teatro Avenida



 

La agrupación Juventus Lyrica abre su temporada cumpliendo 20 años con esta emblemática ópera de Verdi.

 

Por Sabrina Abalo.

 

Al entrar a la sala se puede observar acción en el escenario, el telón abierto y en el salón de París algunas personas mirando muebles listos para un remate, algo  poco habitual.

El preludio del comienzo con un sonido muy convincente del violín, da lugar al clima dramático que se aproxima de esta obra inspirada en la novela “La dama de las camelias” de Alexandre Dumas (hijo). Consta de 3 actos, el segundo con dos escenas, pero aquí se representó con 4 actos que se desarrollan en la casa de Violetta en París, una casa de campo en las afueras de la ciudad, luego un escenario similar al primer acto, la casa de la amiga de Valery, Flora, y el cuarto en el dormitorio de la protagonista, en su lecho de muerte.

Se pudo ver y oír un trabajo integrador de Violetta Valery en la piel de Carolina Gómez, una voz con gran proyección, registro parejo en toda su extensión, muy agradable sus graves, sin golpes ni esfuerzos por llegar, un vibrato justo, poco excesivo y una emisión muy clara. Su actuación tan creíble en el escenario completa la exigencia de este rol y hace honor a su interesante currículum. Sin dudas, una soprano en franco ascenso.

No se pudo observar lo mismo en Alfredo, interpretado por Sebastián Russo, una voz delicada con una llegada cómoda a los agudos, pero con poco cuerpo y una línea de canto desdibujada, sumado a la falta de dramatismo sobre todo en los momentos donde expresa el amor por ella, el enojo, la ira... En fin, todos los sentimientos que lo arrastran a “actuar” de la manera que lo exige el rol. Falta actuación arriba del escenario.

Germont, a cargo del barítono Juan Font, estuvo a la altura del papel, una voz redonda, con buena emisión, prolijo en sus ataques y en sus finales, y una representación muy creíble de la escena. También sonó muy bien amalgamado los dúos entre él y  la soprano. Resto del reparto vocal: Flora, Annina, Barón tuvieron una eficiente performance.

El Director Antonio María Russo, con una marcación precisa y muy puntilloso en sus pedidos, sobre todo en los matices, produjo en la orquesta un buen rendimiento sonoro, un conjunto  prolijo, con buen “tempo” -salvo en el 3° acto, la escena de los bailarines interactuando con el coro, que se escuchó algo más lento de lo habitual-. Logró brindar la orquesta mejores momentos dramáticos que  festivos.

Tal vez lo más flojo de la noche fue el coro, si bien tuvieron un correcto  desempeño se escuchó pobre de voces, con falta de sostén en momentos tan brillantes como “el brindis”,  si se duplicara cada registro seguro se afianzan las voces y el coro cobraría la presencia histriónica que le faltó.  

 

 

Una puesta acertadamente austera, pocos elementos, una escenografía sencilla pero muy efectiva y un vestuario que completaba con equilibrio esta versión de una de las Óperas más atrapantes del compositor italiano Giuseppe Verdi.

 

 

Nota al pie:  minutos antes del inicio, en la pantalla donde suben los subtítulos rezaba la siguiente leyenda: “desconectemos el celular y conectémonos con la ópera”. Lamentablemente esto nunca sucede y hasta hubo gente en platea que no solo le sonó el móvil, sino que lamablemente lo atendieron.  Además esta función se vio teñida casi por completo con las interminables toses, carraspeos y estornudos, incluso en los momentos más sensibles de la ópera. ¡Increíble!

 




Ver todo con la misma etiqueta

Ver todo el blog


Y al tercer mes, el Real resucitó
Reseñas

Y al tercer mes, el Real resucitó

El Teatro Real de Madrid ha vuelto a la vida tras el parón obligado por la pandemia Covid 19. Y lo ha hecho con muchas medidas de precaución, todas muy estudiadas y realizadas con precisión. Desde establecer tramos horarios para la entrada según las ubicaciones de las localidades a salidas ordenadas por filas a fin de evitar aglomeraciones.

La última Giselle antes del covid-19 en la Ópera de París
Reseñas

La última Giselle antes del covid-19 en la Ópera de París

En Febrero de este año, justo antes de esta pandemia mundial en la que prácticamente el globo entero quedó confinado a la reclusión en sus respectivos hogares, tuve el honor y la suerte de encontrarme en Francia, en el mismo momento en que en la Ópera de París se daría (sin que supiéramos aún) una última función de ballet, en esta oportunidad se deleitó al público asistente con la magnífica obra Giselle. Al día siguiente de la función me recibió en su camerino Ludmila Pagliero, la Étoile elegida para dar vida al rol principal.

Star Wars, una nueva esperanza, en concierto
Reseñas

Star Wars, una nueva esperanza, en concierto

El Teatro Colón ha ofrecido en muchas otras oportunidades la posibilidad de unir lo que se ve en la pantalla cinematográfica con música en vivo. En general han sido bien elegidas y fueron un aporte interesante. Al azar: “Koyaaniskatsi”, cuyas vertiginosas imágenes fueron acompañadas por la música de Philip Glass dirigiendo el autor un grupo instrumental; las tres películas mudas de Luis Buñuel con la música de Martín Matalón; más lejos en el tiempo, el mismo compositor argentino realizó una musicalización de la obra maestra muda de Fritz Lang, “Metrópolis”; y creo recordar otra obra de Lang, “Los Nibelungos”, vista en el Colón aunque con música de otro compositor.

NUESTRO PROYECTO

La principal función de MusicaClasicaBA es fomentar la interacción entre músicos, agentes del sector público y privado y el público en general, permitiendo afianzar los lazos culturales y artísticos de nuestra región.

Galería