La música polaca se une al repertorio argentino y español en el recital de Iwona Sobotka en Madrid



Con motivo del bicentenario del nacimiento del compositor polaco Stanislaw Moniuszko, el Teatro Wielki – Opera Narodowa (Teatro y Ópera Nacional Polaca), el Teatro Real, y el Instituto Polaco de Cultura en Madrid, organizaron una velada con la soprano Iwona Sobotka, acompañada del pianista Ángel Cabrera.

 

Por Alicia Perris.

 

El concierto de referencia, se dedica en buena parte a Stanislaw Moniuszko (Ubiel, Zarato de Polonia, 5 de mayo de 1819-Varsovia, 4 de junio de 1872), del que se cumplen dos centenarios del nacimiento como se explica arriba, un compositor polaco reconocido fuera y dentro de su país. Estudió en Berlín y fue  influido por las teorías del nacionalismo musical. Se lo considera el creador de la ópera polaca, con Halka (1848), que se estrenó en Varsovia en 1858. Otras óperas suyas son Flis (El barquero, 1858), Hrabina (La condesa, 1862), y Straszny Dwór (La casa embrujada, 1865). También escribió música religiosa y música de cámara.

Junto a sus partituras, exquisitamente enhebradas por la soprano Iwona Sobotka, no podían faltar las inclusiones de obras de Fryderyk Chopin, siempre con su marca identitaria e intimista, llena de seducción. Unas piezas dulces, arromanzadas, algún vals, aquí y allá, el ímpetu amoroso y sensual, para soñar y relajarse en los días anteriores a las nuevas elecciones en España y Europa, que están caldeando los ánimos de los ciudadanos del viejo continente.

La música, una vez más, terapia, bálsamo y un consuelo, un pulmón suplementario para poder respirar.

Iwona Sobotka es una cantante polaca de ópera, ganadora del primer premio del Concurso Internacional de Canto Reina Elisabeta de Bruselas. Nació el 19 de octubre de 1981 (edad 37 años), en Mlawa, Polonia y estudió en Varsovia y en la Escuela Superior de Música Reina Sofía de Madrid, bajo la tutela de Tom Krause.

Desde su debut en la Ópera Nacional de París, ha interpretado los papeles, entre otros, de Violetta, Tatiana (Eugene Oneguin), Pamina, Mimi, Donna Anna, Julieta o Micaela.

Ha colaborado con orquestas del fuste de la Berliner Philarmoniker, la London Symphony  Orchestra, la Wiener Symphoniker, con directores con Simón Rattle, que acaba de visitar el Teatro Colón de Buenos Aires para deleite de todos los melómanos, Marco Armiliato o Massimo Zanetti, por ejemplo. Su voz, impecable y versátil, ha sido calificada por la crítica de “una gran expresividad dramática y poética”.

Entre sus álbumes se cuentan Dariusz Przybylski: Songs & Piano Works.

Sus compañías discográficas habituales son: Polskie Radio, BeArTon, EMI Classics, y entre sus Canciones podemos citar Dumka, Chopin Polish Songs · 2014 o Czary.

Iwona se presentó en el Teatro Real con un elegante traje negro de noche, con generoso escote y un chal rosa viejo que le prestaba- si cabe- aún más distinción y elegancia y conquistó desde la primera obra, una de Moniuszko, Canto vespertino.

Abundan en el repertorio polaco escogido canciones de la naturaleza y el campo, la introspección amorosa y se incluyen además dos autores con composiciones muy escuchadas en español: del compositor argentino Carlos Guastavino, Pampamapa y La rosa y el sauce, melancólicas y sentidas, que vibraron en su garganta con la calidez de una intérprete de Argentina, con una dicción más que adecuada, sobre todo viniendo de alguien que habla habitualmente una lengua de Europa central como el polaco.

Y las muy suaves y evocadoras dos nanas de Xavier Montsalvatge, compositor español, Cuna y Canto negro, que completó después de una prestación sin descansos ni ayudas exclusivamente pianísticas a las que suelen recurrir para descansar durante el concierto otros cantantes conocidos, con tres propinas, una de Manuel de Falla y otra también en español y un blues en inglés. Fue muy aplaudida y es de esperar que se la pueda volver a disfrutar en alguna otra velada en la capital española, en el Real u otra de las instituciones musicales habituales.

Si la propuesta se cerró con éxito, también se debió a la labor del pianista acompañante, Ángel Cabrera, con una técnica y sonido relajado y algodonoso ideal para estas obras, que no solo la siguió, sino que por momentos pareció guiarla con la mirada en las composiciones de autores en lengua española. De Cabrera, multi laureado y considerado “uno de los mejores pianistas de su generación”, alguien experto escribió:

“...Su música es profunda y expresa toda la paleta de los sentimientos... El espectador admira su fuerte presencia sobre la escena y su elevado talento de artista en continua evolución. Ángel Cabrera, mejor que nadie, sabe comunicar este espíritu poderoso y creativo, con una visión artística envuelta en candor y esperanza.”

Iwona Sobotka y Ángel Cabrera formaron en esta ocasión un dúo delicioso, sentido, bien compenetrado, con una complicidad meridiana que los llevó a los mejores resultados de comunicación expresiva con el público. Entre los presentes, dado que la convocatoria provenía también del Institut Polski de Madrid, la Embajadora Sra. Marzenna Adamczyk, que desde su llegada a la capital de España ha sabido imprimir un ritmo y una pasión anteriormente desconocidas a las relaciones hispano-polacas, resaltando además, la importancia evidente de la continuidad del proyecto europeo para todos los países que conforman la UE. Por cierto, esta misma semana se festejó la Fiesta Nacional Polaca, que se desarrolló con diversos actos en la Embajada de Polonia en Madrid.

Lejos de la contención habitual en los representantes diplomáticos que se difuminan detrás de las puertas de las legaciones, su presencia solvente y simpática, abierta, y su actitud ante el trabajo, la relación entre los pueblos y la vida, han sido y siguen siendo de una enorme inspiración para todos.

 

 
Canción de la luna, de la ópera Rusalka de Dvorak (2018).

 

Teatro Real – Sala Gayarre, 20 horas.

Programa

1. Moniuszko .  Pie?? wieczorna (Canto vespertino)

2. Chopin .  ?yczenie (El deseo de una doncella)

3. Nowowiejski .  Ksi??yc osrebrza brzozy (La luna platea los abedules)

4. Moniuszko .  Prz??niczka (Hilandera)

5. Kar?owicz .  Idzie na pola (Camino del campo)

6. Moniuszko .  Wiosna (Primavera)

7. Kar?owicz .  Pami?tam ciche jasne (Recuerdo los silenciosos y claros…)

8. Moniuszko .  Z?ota rybka (Pez dorado)

9. Ró?ycki . Rajski ptak (Ave del paraíso)

10.Chopin .  ?liczny? ch?opiec (¡Qué joven tan hermoso!)

11.Kar?owicz .  Zerotyków (Fragmentos de poemas eróticos)

12.Perkowski .  Szu szu

13.Perkowski .  Spójrz, ju? kwitn? astry (Mira que ya florecen los asteres…)

14.Guastavino .  Pampamapa

15.Guastavino .  La rosa y el sauce

16.Montsalvatge .  Cuna

17.Montsalvatge .  Canto negro

 

 




Ver todo con la misma etiqueta

Ver todo el blog


Buena “Armide” de Lully, desastroso “Orfeo Ed Euridice” de Gluck.
Reseñas

Buena “Armide” de Lully, desastroso “Orfeo Ed Euridice” de Gluck.

En una semana se vio en la ciudad una respetable versión de la “Armide” de Lully en versión reducida en el Teatro 25 de Mayo y presentado por el ISATC y una desastrosa de “Orfeo ed Euridice” de Gluck en el abono lírico del Colón. Lo primero fue importante, lo segundo indigno del Colón.

John Eliot Gardiner, Monteverdi Choir, y The English Baroque Soloists en un concierto indispensable.
Reseñas

John Eliot Gardiner, Monteverdi Choir, y The English Baroque Soloists en un concierto indispensable.

Finalmente, el director llegó con los dos conjuntos que fundó: el Monteverdi Choir y The English Baroque Soloists; lo hizo como parte de una gira latinoamericana que no pudo incluir Chile debido a los disturbios, y con un programa que combinó a tres italianos (Monteverdi, Carissimi y D. Scarlatti) con un inglés, H. Purcell. En un solo programa no se puede abarcar todo lo que uno quisiera, y quedaron afuera nada menos que Bach y Händel; ello no obstante, fue una gran experiencia.

JOYCE DIDONATO CON IL POMO D´ORO
Reseñas

JOYCE DIDONATO CON IL POMO D´ORO

Por cuarta vez el Mozarteum nos trae a Joyce DiDonato, ciertamente una de las mezzos más interesantes en décadas recientes. Dio recitales con piano en 2012, 2014 y 2016, con gran éxito. Hace tres años que presenta el programa “En Guerra y Paz”, siempre con Il pomo d´oro, dirigido por el ruso Maxim Emelyanychev, como resultado del interés de la artista en contribuir a la paz del mundo por medio de la música.

NUESTRO PROYECTO

La principal función de MusicaClasicaBA es fomentar la interacción entre músicos, agentes del sector público y privado y el público en general, permitiendo afianzar los lazos culturales y artísticos de nuestra región.

Galería