Réquiem: Cierre monumental de un compositor colosal.



PH: Arnaldo Colombaroli

El Réquiem es el cierre monumental de un compositor colosal, quien confesó hacia el final de sus días que, en realidad, lo estaba componiendo para sí mismo antes de morir. La Orquesta y Coro Estables del Teatro Colón nos permitieron transportarnos a ese importante momento en la historia de la música occidental, con un sonido que, en lugar de aterrar a la audiencia con la idea de la muerte, invitó a mantener una sensación de consuelo y esperanza ante ésta, tal como lo haría Mozart en sus últimos años de vida.

 

Por Carlos Romero.

 

Dentro de la programación de la sala principal del Teatro Colón no es usual asistir a un evento de duración relativamente corta.

Por lo general, los conciertos solistas van de una hora a una hora y media, los conciertos de orquesta y los ballets un poco más, y ni hablar de las extensas óperas; pero cuando se da lugar a un concierto más corto, siempre se compone de un programa que requiere un máximo nivel de atención, energía y análisis, como es el caso del Réquiem de Mozart, que en esta ocasión abrió la temporada anual de conciertos sinfónicos-corales la noche del sábado 20 de abril bajo la dirección del maestro italiano EvelinoPidò, con la interpretación de la Orquesta y Coro Estables del Teatro Colón y los solistas Oriana Favaro (soprano), Guadalupe Barrientos (mezzosoprano), Santiago Ballerini (tenor) y Lucas Debevec Mayer (bajo).

Es importante conocer el contexto de creación de esta obra paradigmática del repertorio musical de Wolfgang Amadeus Mozart a sus 35 años, en especial por ser su último trabajo de composición mientras agonizaba debido a una enfermedad de origen desconocido hasta el día de hoy. La Misa de Réquiem en re menor, con número de catálogo K. 626, fue inicialmente encargada por el Conde Franz von Walsegg en 1791 para ser tocada en las misas funerales de su esposa recién fallecida, pero la enfermedad de Mozart avanzó rápidamente terminando con su vida en la madrugada entre el 5 y el 6 de diciembre de ese año, por lo que el Réquiem quedó inconcluso en algunas secciones y otros números directamente nunca fueron compuestos por él, sino por su discípulo más allegado Franz Xaver Süssmayr.

La sala del Colón presenció entonces el inicio de la Misa con el Introitus, donde la orquesta estableció desde el inicio un sonido más brillante en lugar de pesado y oscuro, abriendo paso a la plegaria que recita el coro: “Requiem aeternam dona eis, Domine” (Dales, Señor, el descanso eterno). Al finalizar el número, la orquesta y el coro ingresaban al Kyrie Eleison, presentando la genialidad del compositor en el manejo del contrapunto en diferentes voces y distintos instrumentos. Estas dos secciones son las que Mozart escribiría completamente, tanto en instrumentación como coros y solistas. Las que le siguen fueron en parte compuestas por él, pero completadas por Süssmayr.

La sección siguiente, la Sequentia, inició con el Dies Irae bajo un sonido que reflejó la excelencia de la forma italiana de conducción del maestro Pidò: con suficiente precisión, pero aún más enfocado en la expresión de las sensaciones de terror y desesperación que expone particularmente ese número. En el Tuba Mirum que le siguió, quedó en evidencia el excelente manejo vocal que poseen los solistas en convivencia los unos con los otros gracias al color expresivo de sus voces, muy acordes a la solemnidad que requiere interpretar una misa. Se abrió paso posteriormente al majestuoso Rextremen dae y luego al Recordare, con un manejo similar al segundo número de la sección. Le siguió el Confutatis, con un sonido imponente, para resolver su tensión luego en el delicado y misericordioso Lacrimosa, logrando tanto el coro como la orquesta matices contrastantes con todo el clima de ansiedad y terror de las partes anteriores.

El Offertorium, compuesto por dos números (Domine Jesu y Hostias), exponen de nuevo la maestría del tratamiento de las líneas contrapuntísticas de Mozart en las partes escritas por él, y lo completado por su alumno. El Sanctus junto al Benedictus y la ante última sección, el Agnus Dei, fueron todos compuestos por Süssmayr, dando lugar a un fenómeno de composición musical interesante donde el estilo es el mismo, pero la forma de exposición de los sujetos melódicos, el contrapunto y la relación coro – orquesta sufren un evidente cambio en calidad. La conexión con las secciones anteriores permanece, pero es notable que no fue escrito por la misma persona. Sin embargo, Süssmayr, en la última sección Lux Aeterna, reutiliza los materiales musicales originales de Mozart usados en el Introitus y el Kyrie, plasmándolos exactamente igual en este último número y modificando solo el texto. Es, tal vez, la forma más apropiada, humilde y respetuosa que puede tener un alumno para cerrar la vida del inmenso trabajo musical de su maestro.

El Réquiem es el cierre monumental de un compositor colosal, quien confesó hacia el final de sus días que, en realidad, lo estaba componiendo para sí mismo antes de morir. La Orquesta y Coro Estables del Teatro Colón nos permitieron transportarnos a ese importante momento en la historia de la música occidental, con un sonido que, en lugar de aterrar a la audiencia con la idea de la muerte, invitó a mantener una sensación de consuelo y esperanza ante ésta, tal como lo haría Mozart en sus últimos años de vida.




Ver todo con la misma etiqueta

Ver todo el blog


Gran noche para La Orquesta Filarmónica de Buenos Aires y la solista Lilya Zilberstein
Reseñas

Gran noche para La Orquesta Filarmónica de Buenos Aires y la solista Lilya Zilberstein

La eximia pianista rusa mostró una arrolladora versión de la Rapsodia de Rachmaninov sobre un tema de Paganini y por su parte la OFBA brilló con la Sinfonía nº 9 de Anton Bruckner

Un barbero refrescante y solar en el Teatro de la Fenice de Venecia
Reseñas

Un barbero refrescante y solar en el Teatro de la Fenice de Venecia

Dicen los expertos, que El barbero de Sevilla sigue siendo una de las óperas más populares; en las estadísticas aparece como la novena de las cien óperas más representadas en el período 2005-2010, siendo la novena en italiano y la primera de Rossini.

 El Teatro La Fenice repone Madame Butterfly para una nueva edición de su Biennale
Reseñas

El Teatro La Fenice repone Madame Butterfly para una nueva edición de su Biennale

Una noche en La Fenice va mucho más allá incluso de la propia ópera y tendrá que disculparme el maestro Puccini tan recordado e interpretado hoy en día. Es una aventura casi cósmica, porque nos retrotrae al pasado de todas las veces que hemos gozado de esta música y nos pone en la pista de despegue, donde el futuro nos traerá reconocibles pero distintas palpitaciones. En un marco de fábula, porque la mejor puesta en escena es la propia sala, sus recuerdos y su amplio y revisitado territorio pasional.

NUESTRO PROYECTO

La principal función de MusicaClasicaBA es fomentar la interacción entre músicos, agentes del sector público y privado y el público en general, permitiendo afianzar los lazos culturales y artísticos de nuestra región.

Galería