Mucho más que una pianista. Entrevista a Cecilia Pillado.



Nacida en Mendoza pero instalada en Berlín desde hace años, Cecilia Pillado es pianista, actriz y dueña del sello discográfico “Tango Malambo” con el cual se dedica, sobre todo, a difundir la música argentina.

Desde MCBA conversamos con ella para saber más acerca de este y otros proyectos.

 


Por Maxi Luna.

 

¿Cómo fueron tus inicios en la música?

Posteriores a los de actriz... ¡Sí! No es para reírse. Decía mi mamá, que con solo un año recitaba -con monosílabas- un versito parada sobre una mesa y me encantaba como me festejaban. Después, y recién con 6 años, recibí clases de piano, con María Clara (Poupée) Salomón, la hija de quien posteriormente sería mi profesor en la Escuela de Música de la Universidad Nacional de Cuyo: el gran Maestro Juan Salomón, también de origen italiano y muy amigo de Scaramuzza y de Amicarelli.

Recuerdo que él hablaba mucho por teléfono con los dos, desde Mendoza a Buenos Aires, no olvidar que soy mendocina de pura cepa. Teoría y solfeo nos daba a todos los alumnos juntos, su esposa, Pura Vittori de Salomón, nos invitaba a quedarnos veces a almorzar y probar sus exquisiteces. Imposible olvidar sus calamares rellenos. Era una familia muy musical y para mí era como mi segunda familia. Otra hija, Beatriz Cecilia Salomón es integrante de la Orquesta Estable del Colón y su hijo Luis Salomón, director de orquesta en Roma, sigue siendo muy amigo mío.

A los 12 años entré al Ciclo Preparatorio de Música de la UNCuyo y luego a la carrera universitaria hasta que Salomón falleció. Para mi examen final él ya no estaba. Me preparé con el Maestro Alberto Vázquez, rendí, tomé una clase con Carmen Scalccione en Buenos Aires y me fuí a lo que era WEST-Berlín.

 

¿Qué enseñanzas te dejaron tus maestros?

Sobre todo el amor a la música. Y el respeto. Me hicieron ver que por más que nosotros, los intérpretes, somos los transmisores de ella, la música, y el compositor son más importantes y tenemos que estar al servicio de ella. Por eso me gusta componer. Además me inculcaron mucha confianza en mí misma porque creían en mis condiciones y me lo decían.

A nivel técnico, obviamente Salomón (que es el nombre argentinizado, porque el nombre calabrés era Salomone) tenía los mismos principios que los de la escuela de Scaramuzza, que es el “Leitmotiv” que une a muchos pianistas argentinos, ¿no es así?

 

¿Cómo surge la posibilidad de estudiar en Europa y establecerte en Berlín?

Resulta que en esa época aún había una sede del Goethe Institut en Mendoza (la cual fue cerrada después de la reunificación alemana por razones de presupuesto) y traía profesores de universidades alemanas de renombre y daban cursos de perfeccionamiento pianístico en los cuales yo participaba. Después de la clase le decían a Salomón que yo debería ir a estudiar a Alemania, que ellos me darían un lugar en su clase. Bueno, lo repitieron tanto que terminé yendo. Estuvieron dando clases magistrales por Mendoza, entre otros, Kurt Bauer (Hannover), Walter Blankenheim (Saarbrücken) Klaus Schilde (Berlín). También Ralph Votapek, que era estadounidense y me quería de alumna, pero ir a USA ya significaba más gastos... Igual los obvié a todos y me fuí a Hannover donde estaba el gran, gran, gran maestro: Hans Leygraf, a quien me di el lujo de abandonar para irme a Berlín, pero por razones económicas, ya que podía enseñar en la Musikschule de Charlottenburg  y con eso financiar mis estudios. Luego recibí una beca de la Friedrich-Naumann-Stiftung pero no volví a Hannover y Leygraf se quedó medio ofendido. Aunque posteriormente hice varios cursos con él y aprendí mucho sobre Mozart y los clásicos. ¡Pero también mejoré mi Rachmaninoff!

Además, anduve por toda Europa tomando clases con grandes maestros como Pierre Sancan (París), György Sebök (Suiza, Alemania), Maria Curcio (Londres), Maria Tipo (Firenze), Aldo Ciccolini (Parías), Leon Fleisher (Salzburgo) y también estuve con Alfons Kontarsky como alumna regular del Mozarteum de Salzburgo. Les estoy muy agradecida a todos. Y también a mis profesores regulares, Laszlo Simon y Georg Sava de la Universidad de Berlín. Tomé de cada uno lo que me enriqueciera y deseché lo que no me hacía falta. ¡Y acá tenemos el cóctel!

 

 

¿Qué es exactamente la  Filosofía Fenomenológica y cómo funciona en la música?

Para responder esta pregunta tenemos que entrar en la Filosofía y sus protagonistas y nos encontraremos, obviando el hecho de que el origen del término es griego, con los pensadores...¡alemanes! Lambert, Kant, Hegel, Brentano, Husserl, etc.

Pero es mejor no entrar en detalles y resumir con la definición estándar como: “Escuela filosófica que por el análisis de los fenómenos observables da una explicación del ser y de la consciencia”. Y al revés: “Conjunto de manifestaciones o fenómenos que caracterizan un proceso u otra cosa; la fenomenología del absurdo; la fenomenología de una enfermedad; la fenomenología de la música”. Y con ésto último, llegamos a mi Maestro Sergiu Celibidache, el gran Director de Orquesta de la Filarmónica de Munich, quien nunca superó la frustración de no haber sido nombrado sucesor de Furtwängler con los Berliner Philharmoniker, después de haber sido su asistente durante muchos años. Como sabemos, fue Herbert von Karajan el que tuvo esa suerte, y para rimar, hasta su propia muerte. ¡Mejor no entro en detalles con chismes musicales de Berlín porque estaríamos todo el día!

Y volviendo a la Fenomenología de  la Música, Celibidache se ocupó toda su vida de investigar la influencia del fenómeno “Música” en nuestra conciencia. Una enseñanza que transmitió en los cursos que daba, a los cuales yo asistí por consejo de Daniel (Baremboim). Celi además mezclaba su enfoque fenomenológico con elementos del Budismo tanto Zen como Hinduista.

 

¿Cómo surge tu sello “Tango Malambo”?

Modestia aparte, yo fui la pionera con lo de difundir música de compositores argentinos. Ya en los años 1994/95 produje yo misma mi primer CD al que titulé justamente “Tango Malambo-Argentine Piano Music” con obras de Ramírez, Ginastera, Piazzolla, Guastavino y una mía. No había nada parecido hasta ése momento.

En Argentina no se tocaban a los argentinos y en Europa no los conocían. Me fue muy bien, me acuerdo que en Tailandia vendí un montón de CDs. Apareció luego “Berlin Classics”, un sello discográfico “Major” como se los llama en el ambiente y quiso mis grabaciones así que se las licencié por 10 años, ellos publicaron dos discos “Tango Malambo y Cuántas Estrellas - Argentinisches Klaviermusik I y II” y también me fue muy bien. Seguí produciendo, siempre me fascinó lo de grabar en estudios, y apenas salieron mi discos de Tangos arreglados virtuosamente, “Cexilia’s Tangos” (la x no es error, es un chiste) apareció Sony Classical y quiso el álbum. Lo publicaron ellos y me fue re bien de nuevo, pero hubo líos y más líos con los derechos.

Entonces decidí en 2013 fundar mi propio sello que lleva el nombre de mi primera creación y publicar lo que quiero conmigo y de otros artistas. Veremos cómo sigue...

 

Y sobre tu faceta como actriz…

Aaah, ¡eso es mi parque de diversiones! El mundo de las producciones audiovisuales, sea TV o Film me fascina y me saca del mundo de la música, donde profesionalmente todo cuesta más. No es que sea fácil hacer carrera de actriz en Alemania, pero nunca tenés que estar tantas horas practicando como lo tenemos que hacer las pianistas. Y solas. Y después solas también arriba del escenario en un recital.

Hacer un film es un trabajo de equipo. Tipo concierto piano y orquesta. Y ahí me divierto mucho, primero porque es un mundo muy irreal: imaginate cuando hago film de horror. Segundo, porque me divierto con los colegas. ¡Una familia más! En el teatro también es así. Y ahí viene de nuevo el Goethe Institut. De adolescente yo formaba parte del grupo que financiaba el instituto y que dirigía la gran actriz mendocina Gladys Ravalle. Ella me dió la base de actuación teatral.

Cuando en el 1998 me harté de la vida de pianista, me fuí tres años a Hollywood y me perfeccioné en Film & TV. Y después comenzó mi segunda carrera de actriz en Alemania. Bastante tarde diría yo. Soy la única actriz que sabe tocar tan bien el piano, jaaa.

 

¿Cómo se llevan y combinan la actuación y la música?

Hasta ahora yo misma me ocupé de tener bien, pero bien separadas las dos actividades. Hay colegas actrices que ni saben que soy pianista, y viceversa. En Argentina me conocen más como pianista. Y todavía en la página web las tengo separadas a las dos profesiones. Pero a nivel tiempo, si no es una cosa, es la otra. Siempre hay que estar preparando, gestionando, aprendiendo lo que sea, partitura, guión, conciertos, festivales, castings, buscando funding, etc. Como en el amor me fue re mal y la vida no me dió la chance de formar una familia, tengo al menos dos cosas que me hacen estar full time. Pero que le roban tiempo la una a la otra.

 

 

¿Cuáles son tus proyectos actuales y futuros?

Ahora es hora de unificar las artes y ocuparme de mi proyecto de film. Tengo un guión escrito por mí en 2015 que se trata de una pianista: “Los tangos de Valentina”. El proyecto es como la bolsa, sube y baja. Llegó a tener dos coproductores de Alemania y Luxemburgo y en 2018 se cayeron, cuando no conseguimos la financiación para el desarrollo (development money). Éste año estaba para tratativas para el EFM (European Film Market) del Festival de Cine de Berlín y tuve que cancelar muchos meetings por tener que ir a Argentina por el fallecimiento de mi padre. Es como un embarazo, no de 9 meses sino de 9 años.

Igualmente mi intención de unificar las dos cosas más o menos la logré con un proyecto que empecé el año pasado de “Otras Músicas”, y no sólo a nivel nuevo repertorio, sino que, en el video correspondiente al tema que interpreto, trato de referir el vestuario, maquillaje, atmósfera, dirección de arte, cámara, etc., al tema de film o tema pop que estoy interpretando. Ejemplos de eso son por ahora los videos de “Yesterday” y “Never An Absolution” que se ven en YouTube. Y ya vendrán más. ¡Mis amigos “clásicos” ya me criticaron mucho! Pero ellos no entienden que no se trata solamente de tocar piano.

Por otro lado espero poder volver a tocar en Buenos Aires y Mendoza más seguido. También poder hacer un proyecto teatral/musical que tengo en mente, del tipo que hicieron Karin (Lechner) y Annie (Dutoit). Estoy además componiendo unas piezas divertidas para las  tres “B”. Más no puedo decir. Estoy nombrada de nuevo “Berlin Music Ambassador 2019” pero aún no hay nada armado. Aunque en Berlín, sí. Tocaré en los festejos de los 25 años de hermandad entre Buenos Aires y Berlín. Y quiero seguir publicando con Tango Malambo. 

 


 

Acerca de Tango Malambo

“Tango Malambo”- pequeño pero poderoso, es un sello musical independiente con una visión diferente, distintiva y poco convencional de la música clásica.

El sello ahora está desarrollando proyectos con varios artistas, que van desde el repertorio del repertorio clásico ordinario a la música contemporánea, Jazz, Tango, Crossover, Pop y Música de Cine.

Las palabras Tango y Malambo se refieren a dos elementos fundamentales de la cultura argentina: el tango es la danza conocida, que se acompaña de la música de la metrópolis de Buenos Aires. Malambo es un baile gaucho con ritmos ardientes, que representa la música folklórica del país.

El piano que aparece en el logotipo es el centro del repertorio de la etiqueta y representa la actividad artística del fundador.


Link: http://www.tangomalambo.com




Ver todo con la misma etiqueta

Ver todo el blog


"Cada proyecto nace de un impulso artístico" Entrevista a Daniele Cipriani
entrevista

"Cada proyecto nace de un impulso artístico" Entrevista a Daniele Cipriani

Nuova Harmonia e ITALIAXXI comienzan la temporada 2019 con las mejores coreografías clásicas y contemporáneas, de la mano de las primeras figuras italianas que actualmente forman parte de los más importantes cuerpos estables de todo el mundo. La figura destacada es Eleonora Abbagnato, actualmente directora del cuerpo de baile de la Ópera de Roma y étoile del Ballet de la Ópera de París. Desde MCBA conversamos con Daniele Cipriani, director artístico del evento.

Entrevista con el Maestro Jorge Rotter que dirige la Sinfonietta de la Escuela Superior Reina Sofía
entrevista

Entrevista con el Maestro Jorge Rotter que dirige la Sinfonietta de la Escuela Superior Reina Sofía

La Sinfonietta, el ensemble que la Escuela Reina Sofía dedica al repertorio contemporáneo en colaboración con la Fundación BBVA, interpretará obras de Pierre Boulez, George Enescu, IsangYun y Paul Hindemith, el lunes 4 de marzo en un concierto organizado por el CNDM en el Auditorio 400 del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía. El martes 5 de marzo la Sinfonietta se disfruta en el Auditorio Sony de la Escuela. Ambos conciertos son de acceso gratuito hasta completar el aforo.

Festival Plaza Vaticano: “Mostrar lo que el Colón no muestra”
entrevista

Festival Plaza Vaticano: “Mostrar lo que el Colón no muestra”

Entrevista a Jorge Agote, Director del Festival, en el marco del comienzo de la quinta edición. El objetivo es brindarle al público, la posibilidad de ver espectáculos, de forma gratuita, que no se presentaron en Bs.As

NUESTRO PROYECTO

La principal función de MusicaClasicaBA es fomentar la interacción entre músicos, agentes del sector público y privado y el público en general, permitiendo afianzar los lazos culturales y artísticos de nuestra región.

Galería