La relación del tango y la música clásica



Desde los arrabales porteños a las prestigiosas galas sinfónicas, en poco más de cien años el tango se ha convertido en uno de los géneros musicales más escuchados, interpretados y bailados alrededor del mundo. La música que alguna vez fuera patrimonio exclusivo del Río de la Plata ha tenido más de un encuentro con el mundo de las óperas y los conciertos sinfónicos.

A continuación, les presentamos una lista de algunos compositores que se inspiraron e incorporaron -mucho más- que el 2x4 a sus obras.

 
Por Iván Gordin.

 

A pesar de que nuestro chauvinismo diga lo contrario, el tango no es la creación unívoca de una nación. Es, al igual que los primeros intérpretes y bailarines que afloraron en las aguafuertes porteñas, el resultado de una mezcla de etnias y culturas. El tango es el mestizaje entre los ritmos de los esclavos africanos, la instrumentación europea y el lenguaje coloquial de los inmigrantes analfabetos. Por esta razón, tal vez, es que podemos encontrar en una misma canción a un instrumento alemán ejecutando una síncopa africana mientras acompaña un llanto sobre el barrio de Pompeya.

Con el pasar de las décadas, esa música que al principio era considerada un producto menor destinado a las clases populares, cumplió su propio círculo y volvió a ser apreciada por esa comunidad sinfónica que la había excluído. El ejemplo más conocido de ello fue la reivindicación de Astor Piazzolla en el Teatro Colón, luego de haber sido despreciado y prácticamente exiliado por la “Vieja Guardia”. Hoy en día, este prejuicio parece haberse extinguido y es común que compositores e intérpretes “académicos” ejecuten o agreguen este estilo a sus obras. Basta con asistir al concierto de algún director de renombre y quedarse hasta el bis para escuchar “Por una cabeza” o “La cumparsita”. A continuación rememoramos algunas composiciones donde se puede ver claramente esta relación que hace cien años parecía irreconciliable.

 

Tango - Igor Stravinsky (1940)

 

 

Parte del espíritu rupturista del compositor ruso residía en su reformulación y sublimación de géneros populares. En 1940, ya lejos de la reticencia del público conservador, Stravinsky presenta esta breve pieza para piano, quizás sin tantas complejidades temporales pero con su característica paleta armónica. No fue la primera inmersión de Igor en el tango (Historia de un soldado) pero quizás es la más explícita y completa de todas sus iteraciones.

 


 

Tango Ballad (La ópera de los tres centavos) - Kurt Weill (1934)

 

 

Otro ejemplo conocido es la inclusión del tango en la obra de Weill y Bertold Brecht. Estamos hablando aquí de una ópera con un fundamento ideológico marxista y cercano a los clases populares; por lo tanto, si bien pertenece a una forma anclada en el clasicismo, Weill presenta al tango en una orquestación más cercana a la que se podía escuchar en las calles de Hamburgo, un tanto jazzera y eso, sí, bailable. La primera gran ola de popularidad del género fue en el período marcado por el intersticio entre las dos grandes guerras. Francia, primero, y luego toda europa, escuchaba estas nostálgicas melodías en la calle. El compositor alemán prestó atención a ello y le otorgó su propia relectura en uno de sus mayores opus.

 


 

María de Buenos Aires - Astor Piazzolla (1968)

 

 

Si bien Piazzolla tuvo una formación clásica y luego coqueteó con el jazz, su impronta siempre estuvo anclada en el corazón de las orquestas típicas que a mediados de siglo XX proliferaban en Buenos Aires. Es decir, ya sea con sinfónica, saxo o guitarra eléctrica, Piazzolla nunca dejó de componer y tocar tango. María de Buenos Aires es un estandarte que nos demuestra la influencia y la afición de Astor por las formas clásicas, pero siempre como vehículo de la música rioplatense. María de… no solo contiene grandes piezas instrumentales como Fuga y misterio, sino que también su lírica pinta uno de los mejores óleos de Buenos Aires.

 


 

Postangos - Gerardo Gandini

 

 

 

Una de las críticas más comunes al “nuevo tango” de Piazzolla era que “no se podía bailar”. Bueno, qué dirían esos mismo detractores si escucharan el ejercicio de Gandini sobre la forma y estructura del tango. Gandini llevó a cabo una reforma dodecafónica con la pericia justa para notar que todavía estamos ante esa música que solía cantar Goyeneche. Una aproximación compleja desde lo auditivo, heredera de Schoenberg y Webern, pero tremendamente valiosa cuando se escucha con mayor profundidad.

Como verán, el tango no es una categoría rígida, ha estado allí para inspirar las obras más eclécticas, ya sean tradicionales o vanguardistas. Puede ser bailable, puede ser marxista o puede ser una ópera. Quizás el tango, paradójicamente, nos está pidiendo que dejemos la nostalgia y abramos la cabeza a ideas nuevas y diferentes. ¡Chan chan!.

 

 

 

 

 




Ver todo con la misma etiqueta

Ver todo el blog


Revivimos el debut del tenor José Carreras en el Teatro Colón
nota

Revivimos el debut del tenor José Carreras en el Teatro Colón

El Teatro Colón continúa ampliando de forma digital su patrimonio sonoro compuesto por destacadas piezas de un infinito valor histórico y musical. El cantante español interpretó en 1973 el rol de Alfredo en la ópera La Traviata de Giuseppe Verdi. Revivilo en esta nota.

Orgullo & Música Clásica: Artistas LGBTQ+
nota

Orgullo & Música Clásica: Artistas LGBTQ+

No creo que sorprenda a nadie saber que muchas personas de la música clásica están en la comunidad LGBTQ+. Junio es el mes del orgullo, y nos tomamos un momento para celebrar las increíbles contribuciones que los compositorxs queer han hecho a la historia de la música clásica. No sin antes también recordar que muchxs de ellxs han sufrido o han tenido el temor de que su carrera se viera afectada, ya que si bien en su música no hay un reflejo explícito de su preferencia, vivieron en una época en la que ser distinto no tenía espacio. Por ejemplo Inglaterra recién en 1967 despenalizó parcialmente la homosexualidad y Rusia, hasta la actualidad, lo ve como algo perjudicial el ser gay.

"Fue el sueño del pibe", recuerda Julio Bocca a 35 años del concurso que inició su carrera mundial
nota

"Fue el sueño del pibe", recuerda Julio Bocca a 35 años del concurso que inició su carrera mundial

El 26 de junio de 1985, un Julio Bocca de apenas 18 años ganaba el primer premio en el V Concurso Internacional de Ballet de Moscú, el certamen de danza clásica más importante del mundo y un momento "mágico" con el que saltó a la fama y comenzó una carrera artística de reconocimiento mundial, según recuerda el protagonista de la historia a 35 años de aquel episodio en esta nota.

NUESTRO PROYECTO

La principal función de MusicaClasicaBA es fomentar la interacción entre músicos, agentes del sector público y privado y el público en general, permitiendo afianzar los lazos culturales y artísticos de nuestra región.

Galería