Candide en el Teatro Coliseo, la vida es una moneda



La obra de Leonard Bernstein tuvo su estreno porteño gracias a la producción del Teatro Argentino de La Plata. Una ópera pop para celebrar el centenario del compositor norteamericano.


 

En épocas de oportunismos y falsa espiritualidad, la sátira filosófica de Voltaire está más vigente que nunca. El texto original, que el dramaturgo francés escribió para destruir el optimismo de Leibniz, fue reimaginado en formato operático por Leonard Bernstein a mediados de siglo XX y el libreto con el que se lo representa en la actualidad es de Hugh Wheeler. Esta cronología no es casual, estamos hablando de un mundo abatido por la Segunda Guerra Mundial y el discurso instrumental que defiende el “el fin por encima de los medios”. Una ideología que puede observarse en tatuajes contemporáneos de autoayuda (“Si sucede, conviene” y otras yerbas igual de nefastas).

 

Como si fuera alguna autoprofecía posmoderna, no hay una versión oficial del libreto de Bernstein. La obra se abre a un mundo de significantes que, en esta ocasión, y por decisión del Teatro Argentino de La Plata, fue anclado en la estética Pop Art. Jorge Ferrari dispuso en una escenografía remarcable y variada con el eje puesto en Lichtenstein y Warhol; el contraste de colores perfecto para un vestuario reminiscente -y a la vez paródico- de la American Way of Life.

 

 

A diferencia de muchas otras óperas, donde la “liviandad” es casi una mala palabra, Candide brilla por su falta de solemnidad y humor negro. Rubén Szuchmacher, director escénico, utiliza el absurdo como núcleo conceptual de una obra que se burla sardónicamente del silogismo direccional. La comedia se canaliza a través del barítono Héctor Guedes, en una triple interpretación que incluye a Voltaire, Dr. Pangloss y Martin. Su actuación, junto a la de Oriana Favaro (Cunegonde) y Eugenia Fuente (La Vieja), descollaron como las mejores performances de la velada. El resto del reparto estuvo a la altura, principalmente el tenor Santiago Martínez, quien encarnó al joven e ingenuo Candide con soltura y carisma. Lamentablemente, ya sea por la acústica del lugar o diversos desajustes de la dinámica orquestal, las voces se escucharon lejanas en los asientos del Coliseo. No obstante, Pablo Druker, llevó adelante una dirección enérgica y con un alto profesionalismo acorde a sus instrumentistas.
 

 

Candide se despide este sábado 24 de noviembre y nos deja pensando que, en verdad, sin música, este sería el peor de los mundos posibles.

 

Por Iván Gordin.
 


Ficha técnica

Director de orquesta: Pablo Druker

Director escénico: Rubén Szuchmacher

Orquesta y Coro Estables del Teatro Argentino de La Plata

Con Héctor Guedes, Santiago Martínez, Oriana Favaro, Mariano Gladic, Eugenia Fuente, Rocío Arbizu y elenco.

Fotografías: Enrico Fantoni.

 




Ver todo con la misma etiqueta

Ver todo el blog


Y al tercer mes, el Real resucitó
Reseñas

Y al tercer mes, el Real resucitó

El Teatro Real de Madrid ha vuelto a la vida tras el parón obligado por la pandemia Covid 19. Y lo ha hecho con muchas medidas de precaución, todas muy estudiadas y realizadas con precisión. Desde establecer tramos horarios para la entrada según las ubicaciones de las localidades a salidas ordenadas por filas a fin de evitar aglomeraciones.

La última Giselle antes del covid-19 en la Ópera de París
Reseñas

La última Giselle antes del covid-19 en la Ópera de París

En Febrero de este año, justo antes de esta pandemia mundial en la que prácticamente el globo entero quedó confinado a la reclusión en sus respectivos hogares, tuve el honor y la suerte de encontrarme en Francia, en el mismo momento en que en la Ópera de París se daría (sin que supiéramos aún) una última función de ballet, en esta oportunidad se deleitó al público asistente con la magnífica obra Giselle. Al día siguiente de la función me recibió en su camerino Ludmila Pagliero, la Étoile elegida para dar vida al rol principal.

Star Wars, una nueva esperanza, en concierto
Reseñas

Star Wars, una nueva esperanza, en concierto

El Teatro Colón ha ofrecido en muchas otras oportunidades la posibilidad de unir lo que se ve en la pantalla cinematográfica con música en vivo. En general han sido bien elegidas y fueron un aporte interesante. Al azar: “Koyaaniskatsi”, cuyas vertiginosas imágenes fueron acompañadas por la música de Philip Glass dirigiendo el autor un grupo instrumental; las tres películas mudas de Luis Buñuel con la música de Martín Matalón; más lejos en el tiempo, el mismo compositor argentino realizó una musicalización de la obra maestra muda de Fritz Lang, “Metrópolis”; y creo recordar otra obra de Lang, “Los Nibelungos”, vista en el Colón aunque con música de otro compositor.

NUESTRO PROYECTO

La principal función de MusicaClasicaBA es fomentar la interacción entre músicos, agentes del sector público y privado y el público en general, permitiendo afianzar los lazos culturales y artísticos de nuestra región.

Galería