Tres vibrantes trabajos de Oscar Aráiz en el Teatro Coliseo



28 de Octubre - Teatro Coliseo

 

 

El Ballet Estable y la Orquesta del Teatro Argentino de La Plata presentaron en el Teatro Coliseo de la Ciudad de Buenos Aires,  tres trabajos del coreógrafo argentino Oscar Araiz: Cantares de Maurice Ravel (reposición:  María Fernanda Bianchi), La mer de Claude Debussy (reposición:  Oscar Farías) y Daphnis et Chloé de Maurice Ravel (estreno).

 

Por  Luz Lassalle

 

Se abre el telón y una fuerte imagen aparece ante los ojos de los espectadores: un triangulo conformado  por mujeres, todas con idéntico maillot y larguísimas faldas uniformadas en gris; al unísono van transfiriendo peso a diferentes partes de sus pies se mueven todas juntas como péndulos generando un estado de inestabilidad estable. Este es el comienzo de Cantares, coreografía de Araiz sobre La Rapsodia Española de Maurice Ravel.  Los movimientos están puntillosamente acordes a la sonoridad de la música, a las frases, las escalas, logrando que se visualice el cuerpo como un instrumento sonoro;  en cierto modo se vuelve predecible al ojo y oído experimentado. Una clara técnica clásica entrelazada con formas propias empapadas de movimientos con aire español conforman esta pieza solemne, prolija que se apoya en un solo gesto específicamente marcado, enfático que lleva la carga expresiva de esta Rapsodia.

En La mer, Araiz consigue sumergirnos en una lograda marea de movimientos ondulantes y constantes, diferentes formas físicas muy bien estudiadas para recrear las infinitas posibilidades que brinda una composición acuosa. Grandes saltos, suspendidos en el aire,  diferentes roladas, alguna acrobacias sumados al virtuosismo de la técnica clásica, son algunos de los movimientos ejecutados por este bien dotado cuerpo de baile, una coreografía que juega con la composición espacial, los recorridos y desplazamientos, acompañados por una excelente iluminación que se incrementa gracias al blanco pulcro de los vestuarios y determina diferentes momentos de la obra.  Aparece entre tanto un relato, una historia plasmada que no se deja desarrollar del todo, se ahoga en parte entre tanta habilidad danzada. Se exhiben también en esta pieza, para elixir de la vista entre tanta marea de movimiento, una par de momentos suspendidos, cuadros conformados por todo el cuerpo de baile que alcanzan la calma, como una quietud  en movimiento propio de la brisa en el mar.

Con el sello Araiz, se estrenó la pieza bailada para la obra de Ravel, Daphnis et Chloe; una poesía en movimiento, con un vestuario que en cierta forma mimetiza los bailarines con la escenografía, y la excelente iluminación a la vez deja ver los cuerpos en su magnífica interpretación, cargada con un componente vibrante, de emoción, de lazos, de relaciones y con un dejo de pasión. 

Esta obra hace notoriamente énfasis en el canon, recurso muy bien utilizado que genera una especie de hipnosis; por otro lado diferentes células de movimiento, van llenando esta pieza de identidad propia sin salirse del margen que le dan la particular característica a la obras de Araiz.

 

Dirección General: Oscar Araiz

Dirección Musical: Carlos Calleja

Director del Ballet Estable: Viktor Filimonov

Reposiciones Coreográficas:  María Fernanda Bianchi - Oscar Farías

Diseño de Vestuario: Renata Schussheim

Diseño de Iluminación: Oscar Araiz - Esteban Ivanec

Escenografía: María José Besozzi

Fotografía: Carlos Villamayor

 

 




Ver todo con la misma etiqueta

Ver todo el blog


“Yo que me afano y pretendo por parecer que tengo de barítono…”
Reseñas

“Yo que me afano y pretendo por parecer que tengo de barítono…”

Aquí una reseña del lamentable y triste ocaso de un gran cantante que ha tenido una de las carreras artísticas más brillantes y exitosas del último tercio del siglo pasado.

La Scala en los tiempos del coronavirus: espléndida versión de concierto de Aida
Reseñas

La Scala en los tiempos del coronavirus: espléndida versión de concierto de Aida

Los amantes de la lírica deben estar agradecidos de que, pese a todo, el espectáculo continúe, aunque sea a trancas y barrancas. Porque resulta bastante chocante ser espectador de Aida en el coliseo milanés en versión de concierto y con el aforo reducido a un tercio de su capacidad.

La vida en Granada, mejor ancha que larga.
Reseñas

La vida en Granada, mejor ancha que larga.

La soprano argentina Virginia Tola debutaba en el Teatro de la Zarzuela. Y lo hizo con brillantez y éxito que hubiese alcanzado más entusiasmo en un teatro abarrotado (sólo el 50% del aforo estuvo ocupado).

NUESTRO PROYECTO

La principal función de MusicaClasicaBA es fomentar la interacción entre músicos, agentes del sector público y privado y el público en general, permitiendo afianzar los lazos culturales y artísticos de nuestra región.

Galería