Compagnia Zappalà Danza, una interesante experiencia



El 10º Festival Buenos Aires Danza Contemporánea es gigantesco y va del 9 al 17 de Octubre. Completamente inabarcable (como el BAFICI), revela que hay un mundo off de la danza realmente enorme.

Roxana Grinstein es la Directora y el comité de selección estuvo conformado por Gerardo Litvak, Soledad Pérez Tranmar y Carlos Trunsky. Toda la programación es gratuita y está esparcida por  numerosos lugares de la CABA. No sólo hay espectáculos, también residencias, talleres y seminarios. 

 

Pablo Bardin.

 

Para dar una idea de la intensidad de este Festival, el Domingo 14 hubo 23 actividades de todo tipo. El Festival presentó 63 obras seleccionadas independientes argentinas y además 10 de invitados institucionales: Teatro de la Ribera, Ballet Contemporáneo del Teatro San Martín, Compañía de Danza de la UNA (Universidad Nacional de las Artes), Compañía NacionaL de Danza Contemporánea, Instituto Nacional del Teatro y Taller de Danza Contemporánea del Teatro San Martín. Curiosamente, también se añaden dos coreografías argentinas, una en Francia y España y la otra en Hamburgo.  Y también tres producciones internacionales que se vieron aquí: “Gustavia”, con La Ribot y Mathilde Monnier; “Endo” (Francia) de David Wampach- Association Achle; y dentro del Ciclo Italia XXI y en el Coliseo, “I am beautiful” por la Compagnia Zappalâ Danza, el Domingo 14, que es lo único que pude ver.

            El único programa que se entregó es el del Festival  y hay apenas 11 líneas sobre este espectáculo. La compañía es siciliana y la lidera Roberto Zappalà. “I am beautiful” es la cuarta etapa del proyecto Transiti Humanitatis. Está inspirada en una escultura de Rodin. “Zappalà hace que los cuerpos de los bailarines construyan la belleza con simplicidad, rigor, visceralidad e incertidumbre”. La dirección y coreografía es de Zappalà y la idea es suya y de Nello Calabró. Los intérpretes colaboraron en la construcción y son nueve: Maud de la Purification (extraño nombre o seudónimo), Filippo Domini, Sonia Mingo, Gaetano Montecasino, Adriano Popolo Rubbio, Fernando Roldan Ferrer, Claudia Rossi Valli, Alberto Gnola y Valeria Zampardi. Músicos en vivo: Puccio Castrogiovanni, Salvo Farruggio, Marco Corbino, Gionni Allegra y Salvatore Assenza. Duración: 65 minutos.

            Hay dos cosas que no están mencionadas: el concepto escenográfico y las luces; y ambas cuestiones tuvieron importancia. Un anfiteatro formado por un sinnúmero de cintas muy largas que van del tope al suelo es penetrable y muchas veces los bailarines van a pasar por ellas; y lo harán desde la total penumbra hasta la luz plena. Y detrás de esa barrera, los cinco instrumentistas estarán ubicados a varios metros del suelo, uno al centro y dos en cada lateral.  Estas ideas funcionan muy bien y están integradas a la acción de los bailarines. Y ellos/ellas  están todos descalzos y con atuendos blancos bastante transparentes, que dejan bastante en evidencia pechos y colas aunque no los genitales.

 

Espectáculo del año 2016, Teatro Ristori

 

            Tanto mujeres como hombres están muy exigidos y responden  con gran solvencia. Dos de los hombres son muy altos y fornidos, otros son medianos y delgados, pero todos rinden como gimnastas avezados. Y las mujeres pueden repetir las mismas arduas evoluciones que los hombres y con la misma fiereza, pero también hacen gala de talentos de su sexo, como la flexibilidad extrema cuando una de ellas pasa de hombre a hombre  por el aire o cuando van a la carrera hacia un bailarín y saltan prendiéndose de su torso. Ellas también tienen  diversos físicos y alturas.

            Los instrumentistas son sobre todo percusionistas, pero también están otros sonidos, como un clarinetista de neta vanguardia, una guitarra eléctrica. Y además cantan con primitiva violencia. ¿Cómo definir la música que se escuchó? Un minimalismo crudo y de muchos decibeles, fuertemente rítmico, casi sin melodía, alterna con largos pasajes nirvanescos y saturantes. A veces, grabado, se escucha una voz en francés, poco inteligible. Lo que hacen está fielmente reflejado en las coreografías y es evidente que los ejecutantes han creado los climas que Zappalà les pidió (y quizá los bailarines).

            Trataré de describir lo que vi. Los primeros doce minutos son potentes y arduos y da la sensación visceral y agotadora que se experimentaba viendo “La consagración de la Primavera” por el Ballet del siglo XX de Béjart. Algún bailarín se separaba del grupo y hacía movimientos distorsionados de muñeco sin rumbo. Pero luego la penumbra dominaba, las voces gritaban y los bailarines desaparecían; gradualmente se los vislumbraba como sombras en el fondo de la escena, y luego se iban colando a través de las cintas y pasaban al escenario como fantasmas, mientras la música totalmente estática parecía acompañar una cuasi-catalepsia colectiva. Lentamente parecíeron volver a la vida mientras la música añadía elementos; todos unidos horizontalmente como si los brazos fueran cuerdas; luego empezaron a separarse y formar distintas figuras con otra dinámica. En un largo crescendo marcado por las disonancias audaces de clarinete  se llegó a un paroxismo con voces y fuertes luces en el último tramo, mientras los bailarines danzaban con frenesí cada vez mayor.  Y un fuerte aplauso al final de un público joven acostumbrado a la danza contemporánea. Zappalà, hombre maduro, apareció y se unió a bailarines e instrumentistas.  En suma, una interesante experiencia de danza muy fisica y colectiva.

Pablo Bardin  

 




Ver todo con la misma etiqueta

Ver todo el blog


Agrippina de Händel, la venganza de la periferia del imperio romano en el Real de Madrid
Reseñas

Agrippina de Händel, la venganza de la periferia del imperio romano en el Real de Madrid

En versión de concierto con un ramillete de cantantes muy cercanos a este tipo de repertorio, como las sopranos Joyce DiDonato (Agrippina) y Elsa Benoit (Poppea), el bajo-barítono Renato Dolcini (Claudio), los contratenores Franco Fagioli (Nerone), Xavier Sabata (Ottone/Giunone) y Carlo Vistoli (Narciso), el bajo Andrea Mastroni (Pallante) y el barítono BiagioPizzuti (Lesbo).

Si hay que bisar, se bisa…pero bisar por bisar es tontería
Reseñas

Si hay que bisar, se bisa…pero bisar por bisar es tontería

Quizá lo que más sea de reprochar a los responsables del Palau que usaron y abusaron en los medios de comunicación del mito de los bises de Leo Nucci, quizá en busca de publicidad y cierto morbo circense, y los que los propiciaron y consistieron, sea precisamente que un bis anunciado a gritos y amañado, es impropio de una institución lírica que se precie de seria y de los periodistas que se hicieron eco de este inusual hecho.

Un Mozart y Da-Ponte de gran calidad en Las Islas Canarias
Reseñas

Un Mozart y Da-Ponte de gran calidad en Las Islas Canarias

Si bien Così fan tutte es casi imposible de encasillar en un determinado estilo de la tradición interpretativa a partir de la última posguerra mundial, se puede hablar de un carácter principalmente vienés y salzburgués y otro, italiano, centrado este último sobre todo en La Scala y en el San Carlo de Nápoles. Dentro de este enfoque cabe perfectamente el nuevo montaje que se ha podido ver y disfrutar en la 52ª temporada de la Ópera de Las Palmas.

NUESTRO PROYECTO

La principal función de MusicaClasicaBA es fomentar la interacción entre músicos, agentes del sector público y privado y el público en general, permitiendo afianzar los lazos culturales y artísticos de nuestra región.

Galería