La vigencia de Verdi con la recuperación de La Batalla de Legnano en el estreno del Mayo Florentino



Leyendo las crónicas de los medios de Florencia y el resto de Italia e incluso, el precioso programa en casi fucsia con que el Maggio honra esta producción verdiana de juventud, muy poco escuchada y representada, da la sensación de que no perciben las coincidencias del texto y los sucesos que glosó Cammarano, con lo que está ocurriendo a día de hoy en Italia.

 

Efectivamente, el del estreno, 22 de este mes, Italia conocía prácticamente el nombre de su nuevo “Premier” y los ministros, elegidos a partir de los acuerdos que establecieron las dos formaciones más votadas en los recientes comicios italianos: la Liga (de tendencias de centro derecha derecha) y Cinco estrellas, populistas de izquierda, lo quela denominación pueda significar.

Ese matrimonio que muchos creían imposible, consiguió darse prisa y forjar un nuevo mapa político en Italia, para el sobresalto de las autoridades políticas y económicas europeas, acostumbradas como están desde siempre a la presencia en el poder de partidos tradicionales de toda la vida, más bien dóciles y seguidores de la costumbre.

El caso es que los dos grupos ahora en nueva alianza, no son fanáticos de Europa, el euro, y otros “logros” comunitarios, sino todo lo contrario, y piensan revisar con atención, la presencia de 500 mil emigrantes, porque en el caso de no cumplir las condiciones establecidas de estancia en el país, podrían ser expulsados de manera expeditiva.

La misma historia, aunque medievalizada, cuenta Giuseppe Verdi, con la exaltación de Italia y la necesidad de arrojar de suelo patrio a los bárbaros ajenos a las tradiciones seculares de la herencia de Roma.

EL texto es vibrante y patriótico a ultranza, lo que basta para que un escalofrío corra por las espaldas de las cabezas más solidarias, cosmopolitas o que ven en Europa un continente de personas comunicándose y no solamente las reglas de un mercado financiero y político que amenaza, como ha hecho, a países que no entran por cumplimiento o potencial de riqueza en su particular lecho de Procusto.

Es evidente que la situación no es la misma que durante la invasión del fiero Federico Barbarossa, pero leyendo entre líneas y con amplitud diacrónica el libreto de Cammarano para Verdi y la historia de Italia, parece que es verdad la leyenda del eterno retorno.

Clarísimas en La Batalla de Legnano las conocidas ideas del compositor, sobre la divinidad y la patria (o debería escribirse Patria, con mayúsculas), ya que, además, esta composición es de 1848, año de las revoluciones abortadas y perseguidas en Europa. Aquí, una vez más, sus habituales dúos y tríos amorosos, donde la mujer es siempre rehén del padre, del marido, o peor, de sí misma.

A menudo al margen de los grandes hechos históricos, el suyo es el dominio de la domus, el hogar, los hijos que las convierten, como a Lida, en rehenes de sí mismas y de su incapacidad para vivir con libertad, amar al elegido y tomar decisiones. Pero ¡ah! Se le perdona todo al maestro de Busetto, hasta su peculiar visión de la mujer y la geografía femenina.

Si fuera necesario, las palabras de Rolando, que se cree traicionado por su mujer y su amigo, confidente y gran guerrero: “Dile que es sangre italiana, dile que es mi sangre, que el juez de los mortales es Dios y no la tierra! Y después de Dios, deben aprender a respetar la patria (Patria)”.

Y en la voz del coro de La Batalla, potente, magnífico, enorme, muy en su papel de verdadero rol protagónico, en la línea más tradicional de las óperas italianas y de los antiguos griegos, comentaristas y custodios de lo que se vive y se defiende: “…Viva Italia fuerte y una, con la espada y con el pensamiento! Que este suelo que fue nuestra cuna, sea la tumba del extranjero”.

Pero volviendo a la ópera, al Maggio y a Florencia, la ciudad siempre es un regalo, con sus callejuelas, sus edificios seculares, sus confiterías, la Farmacia de Santa María Novella y sus productos naturales, los fantasmas de los que le dieron gloria y fama, siempre presentes, los Medici, incluso aquella Catalina que fue a reinar a Francia, Miguel Ángel, Leonardo y últimamente, los museos de moda que actualizan la ciudad como el de Ferragamo y sobre todo y muy vinculada a la lírica y a la escena y el cine la Fundación Zeffirelli, inaugurada el otoño pasado con la presencia del maestro, que a sus 95 años, sigue soñando en Roma.

Una de las condiciones de las óperas verdianas, es que se necesitan cada vez 3, 4, 5 o más voces que defiendan e iluminen la partitura. Aquí se las encuentra, en la soprano nacida en Seúl,VittoriaYeo, dúctil, de agradable voz, buena emisión. Consigue, a ratos, emocionar al público, pero le falta, lo que el Maestro Muti defiende a capa y espada en la música y un largo etcétera, “l´italianità”, esa capacidad evidente de los italianos para recrear la música con la que han vivido y peleado desde la cuna y la hermosa lengua de Dante, dulce y amorosa.

Tres cambios de vestuario, uno rojo sangre, otro de un blanco roto muy hermoso y un tercero que bien hubiera podido servir para una Turandot o una Butterfly, dibujan y completan una presencia escénica elegante y sobria, perfeccionista.

Aunque en un papel escueto, muy en su rol y solvente en apariencia teatral y vocal, el Federico Barbarossa de Marco Spoti. Tierno y compungido el Arrigo de Giuseppe Gipali para ser un guerrero, enamorado y respetuoso de la ley de Dios y de los hombres, buen compañero. La suya no es una voz de torrente, pero tiene excelente línea de canto y expresividad, esas que recuerdan la técnica de los tenores clásicos y eficaces, que frasean y cantan algo que se entiende a la perfección y que enamora.

El Rolando del barítono Giuseppe Altomare es más que adecuado, solvente vocal y teatralmente, con soltura defiende el papel amargo del marido celoso, que elige al final el interés del éxito de la guerra y cree en la inocencia de su esposa, cuando la confirma la muerte del amigo.

Sólidos en su papel los políticos de Milán y Como, Egidio MassimoNaccarato, NicolòAyroldi y Adriano Gramigni, respectivamente, segura la Imelda que acompaña y escucha a Lida, GiadaFrasconi, bien el escudero/heraldo de Rim Park y algo desnortado pero con un instrumento muy interesante y conseguido, Min Kim.

La Orquesta dirigida por Renato Palumbo, muy conocido como director de “Verdis” en el Teatro Real de Madrid, sobre todo no cae en la pendiente que podría acercarla a la música de kiosco de domingo o banda municipal, riesgo que siempre se corre interpretando desganadamente o sin rigor o seriedad a Verdi. Sin embargo, podría haber ajustado más los metales y redondeado el todo, ya que cuenta, además con un coro excepcional, el del MaggioFiorentino, dirigido por Lorenzo Fratini.

Adecuada la iluminación de Gianni Carluccio y los trajes de Francesca Livia Sartori y ElisabettaAntico, fabricados parcialmente en Roma y en Milán. Dan la necesaria ambientación medieval y bélica que necesita la ópera, con intensos momentos, más íntimos, en el interior de palacio.

Y qué decir de la dirección escénica, la “regia” lo expresa mejor la palabra en italiano, de Marco TullioGiordana? ¡Ay!, se echa de menos el maravilloso telón vasariano del Don Carlo de la pasada temporada, dirigida por ZubinMehta, con el perfume exquisito y de artista de Carlo Centolavigna, colaborador en salas líricas y compañero de Franco Zeffirelli en las legendarias “Té con Mussolini” y la muy teatral cinta “Callas forever”, con Fanny Ardant, más reciente.

 Sin embargo, y sobre todo, la presencia en esta producción de Giordana, seguramente levantó una lógica expectación. Pero su propuesta no se siente como suficientemente operística y rica. Le falta médula y carne y también algo de calidez. Tal vez fuera, ¿por qué no decirlo?, presupuesto, teniendo en cuenta la situación económica y financiera que soportan casi todos los teatros estatales de Italia, algunos de los cuales, pagan a sus intérpretes y colaboradores, un año después de haber realizado su trabajo.

Sea como fuere, Giordana tiene todavía mucho que decir y que contar, director y artista como se decía antes, cuando la gente lo hacía, eso, comprometerse con algo o alguien, firmó series, colaboraciones, ganó premios y reconocimientos por películas vistas por multitudes como La mejor juventud. Y continúa declinando la actualidad y la historia de Italia.

Sin embargo, para algunos, entre tantos maravillosos fuegos de artificio cinematográficos, siempre quedará la emoción y la ternura de la historia cruenta de “Centopassi”, (cien pasos) que narra la muerte del periodista siciliano, PeppinoImpastato, y su desigual batalla personal contra la mafia. Y, desdeluego, confiemos, ya vendrán épocas mejores para su creación, su cine y sus direcciones operísticas, porque, como se dice en España, “no están los tiempos para la lírica”.

Muy ovacionados por el público, al final, los cantantes, el Coro, la orquesta y lo mejor por ser inhabitual pero muy justo, el saludo fraternal con el resto de artistas, de todos los “blackmen”, los hombres de negro, los técnicos, que, contra viento y escasez, hace posible que el telón del MaggioFiorentino, un faro entre la miseria cultural de nuestra época, se siga levantando todos los años, cada temporada.

Alicia Perris

 


 

LXXXI Festival del MaggioFiorentino. Teatro del Maggio, Florencia, 22 de mayo de 2018

LA BATTAGLIA DI LEGNANO, tragedia lírica en 4 actos

Libreto de Salvatore Cammarano, a partir de” La Bataille de Toulouse” de Joseph Méry

Música di Giuseppe Verdi

Elenco

Federico Barbarossa, Marco Spotti

Rolando, Giuseppe Altomare

Lida, VittoriaYeo

Arrigo, Giuseppe Gipali

Imelda, GiadaFrasconi

Cónsul de Milán, Egidio MassimoNaccarato

Cónsul, NicolòAyroldi

Marcovaldo, Min Kim

Político de Como, Adriano Gramigni

Un escudero / Un heraldo, Rim Park

Orquesta y Coro del MaggioMusicaleFiorentino

Director, Renato Palumbo

Maestro del Coro del Maggio, Lorenzo Fratini

Dirección de escena, Marco TullioGiordana

Escenografía y luces, Gianni Carluccio

Vestuario, Francesca Livia Sartori y ElisabettaAntico

Nueva producción del MaggioFiorentino




Ver todo con la misma etiqueta

Ver todo el blog


Estreno de Ciudad Caliente, entrevista a Daniel Binelli
Reseñas

Estreno de Ciudad Caliente, entrevista a Daniel Binelli

Recibió su primer bandoneón de la mano de su padre, un músico aficionado. A los 15 años quedó fascinado con la música de Piazzolla tras escucharla en la radio y se propuso tocar como su ídolo, sin saber que muchos años más tarde terminaría tocando a su lado en el mítico sexteto, última formación de Astor. Antes de eso pasó por la orquesta de Osvaldo Pugliese, su “segundo padre”, de quien aprendió mucho más que tango. Empezó a componer desde muy joven y nunca dejó de estudiar y ser “curioso” con todo lo que pasaba en el mundo musical. Este viernes 24 de agosto estrena, junto a destacados solistas y a la Orquesta de Música Argentina “Juan de Dios Filiberto”, su obra “Ciudad Caliente”. En esta nota charlamos con el gran músico argentino Daniel Binelli sobre este y otros temas.

Netrebko finalmente llegó al Colón
Reseñas

Netrebko finalmente llegó al Colón

Tras años de actos fallidos de grandes cantantes anunciados para los abonos de ópera pero que luego no cantan (Gheorghiu, Herlitzius, Álvarez, Théorin para “Parsifal”, Michael para “Fidelio”), se puede dudar con razón de si se cumplirán los anunciados para los conciertos de “Grandes Intérpretes Internacionales”, pero esta vez la figura más esperada llegó y dio los dos conciertos programados, el del abono y una función extraordinaria, ambas rebosantes de público. Y así llegaron Anna Netrebko y el tenor Yusif Eyvazov, su pareja actual. Sin embargo, se supo que hubo cancelaciones recientes provocadas por un virus que afectó al tenor; por suerte se repuso, ya que era muy contagioso y hubiera podido llegar también a ella.

Una viuda alegre y dos despedidas
Reseñas

Una viuda alegre y dos despedidas

La temporada de ballet del Colón de este año tiene una característica negativa: sólo obras largas. Se deja de lado a una enorme plétora de ballets breves importantes y atrayentes, y aparentemente por una razón económica: los que ocupan toda una velada son más concurridos. Pero si se compara con lo que hacen las grandes compañías del mundo, ninguna programa con ese criterio. Aquí se busca ante todo agotar las entradas con las obras que no fallan y eso sólo lo hacen los teatros mediocres. De los cinco ballets del año sólo uno es nuevo y es el que comento. Los otros son por supuesto obras válidas y no voy a quejarme por ver la versión Macmillan de “Romeo y Julieta”, aunque sí objeto que ahora vayamos a tener todos los años el “Cascanueces” de Nureyev: lo hacen en New York pero con un repertorio anual mucho mayor.

NUESTRO PROYECTO

La principal función de MusicaClasicaBA es fomentar la interacción entre músicos, agentes del sector público y privado y el público en general, permitiendo afianzar los lazos culturales y artísticos de nuestra región.

Galería