IL CORSARO DE VERDI EN EL PALAU DE LES ARTS DE VALENCIA



 

Il corsaro, ópera en 3 actos de Giuseppe Verdi. 8 de abril 2018

Lugar de estreno, Teatro Grande, el 25 de octubre de 1848, hoy Teatro Verdi de Trieste (Italia)

 

El corsario (Il corsaro en idioma italiano) es una ópera en tres actos con música de Giuseppe Verdi y libreto en italiano de Francesco Maria Piave, otra leyenda de la lírica, basado en el poema The Corsair de Lord Byron.

El genio de Busseto expresó interés por el poema del mítico escritor y contestatario poeta inglés (probablemente entre los más atrabiliarios y rompedores del siglo XIX, junto con Oscar Wilde) The Corsair, ya en el año 1844. Pero pasaron varios años antes de que llegase a componer la ópera.

Y Byron representaba los destellos de la fogosidad de la juventud, la heroicidad y el derroche de genio, literario y vital, puesto también al servicio de la causa griega en contra del avasallamiento histórico del imperio otomano. De hecho, murió luchando contra los musulmanes turcos, pero no en combate, sino de fiebres, en Misolonghi, su amada tierra helena.

Verdi, por su parte, se encontró en medio de una lucha entre dos editores que se peleaban por su obra. Il Corsaro fue escrita para el editor que perdió esa batalla — al menos a los ojos del compositor — y el compositor puede haber estado ansioso de concluirla pero cuando acabó la partitura en 1848, y la entregó al editor, aparentemente no tenía idea de cuándo o dónde se escenificaría.

Cuando se estrenó en el Teatro Grande (hoy el Teatro Verdi de Trieste, como se dijo antes) el compositor no asistió a la “première” y de hecho la ópera fue mal recibida, algo insólito en Verdi. Así, pronto cayó en el olvido y rara vez se representa en la actualidad. Sin embargo, se trata de una partitura deliciosa, fácil, que cuenta con todos las grandes apuestas musicales del panorama verdiano: las ideas de libertad, la patria, la vendetta, la mujer como símbolo de deseo, enamoramiento y tristeza, encarnada siempre en paradigmas de debilidad y falta de autonomía, pero encantadora. Y la nada desdeñable lucha contra el “infiel” musulmán, tan de actualidad en el presente. Premonitaria. Al final la Humanidad no avanza tanto como parece y lo que es peor aún, a menudo retrocede a épocas supuestamente superadas y mucho.

En lo vocal y musical, gran despliegue de la orquesta, con importantes sonoridades, exigencia de tercetos, cuartetos o incluso quintetos potentes para defender las producciones y un coro que subraya la obra y está presente con fuerza y holgura (a veces más, otras menos) en toda su trayectoria operística. Y esa musicalidad siempre presente, siempre arrebatadora. Lo que el Maestro Riccardo Muti, un especialista de su arte, define como “l´italianità” de Verdi.

 

 

En la mente del poeta

"En 1814 se publicó The Corsair, de Lord Byron, y, ya en su primer día, vendió 10.000 copias, un éxito sin precedentes para un poema. La obra está remotamente relacionada con los viajes del propio Byron por Grecia, aunque retrata con fuerza el mundo interior del autor y algunos de sus conceptos políticos. Verdi se sintió inmediatamente atraído por su fuerza romántica y emotiva y le pidió a Francesco Maria Piave que lo recreara en libreto.

Corrado, el corsario, está en lucha contra la humanidad, para liberar a los oprimidos, y sufre por la tarea que él mismo se impone ya que conlleva la guerra, la muerte y la destrucción para él y, también, para los suyos.

La ópera resultante es sumamente condensada y concisa, algo menos de dos horas de música, en las que se tiene la sensación de ser testigo de los acontecimientos en tiempo real, a pesar de los cambios de ubicación desde la isla del corsario hasta una ciudad de Grecia dominada por los turcos. El nexo entre el personaje principal y el creador de la historia resulta palpable, lo que nos ha llevado a tomar la decisión de convertir en una vivencia interior la mayor parte de la trama. Todas las acciones externas se presentan como recuerdos o imaginaciones, bien en forma de reminiscencias del poeta sobre sus escritos casi concluidos, o bien en la creación activa de situaciones y personajes que van de su cabeza al papel. Finalmente, se imbuye en su propia historia y se pierde en ella. En conclusión, se podría decir que hemos asistido a las dos últimas horas -lo que dura esta ópera- de la vida del poeta. Vemos y comprendemos la belleza destructiva del proceso de creación, los peligros de adentrarse en el mundo de la propia mente, negándose a salir ya de ella”.

 

Nicola Raab, dirección de escena

Con una excelente actuación del coro y la orquesta de la Comunidad Valencia, el peso recae en los cantantes y en la propia dirección de escena, vestuario e iluminación.

Batuta que no desmaya la de Fabio Biondi, atento a las exigencias de una obra que no tiene interrupciones y se va desarrollando como una madeja con pocos respiros para los cantantes, los músicos y él mismo.

Francesc Perales, director del coro, le saca partido a sus intervenciones y no hubieran sobrado algunas más, pero así lo decidió la intuición verdiana, que dio a algunos personajes, un peso decisivo en la ópera. Es el caso del rol de Gulnara que defiende la soprano ucraniana (1978) Oksana Dyka. Tiene una voz potente, aunque por momentos de desigual ejecución, bastante más oscura que la de la enamorada de Corrado, Medora, un instrumento más ligero. Dyka goza de una presencia imponente en escena, como requiere su papel de ama del harén y primera señora en el corazón del sultán otomano, un valiente y muy seguro vocal y teatralmente Vito Priante como Selid.

Acompañan a los protagonistas con soltura y facilidad las voces y la presencia de Evgeny Stavinsky como Giovanni, Ignacio Giner como Selimo, el eunuco de Antonio Gómez y el esclavo de Jesús Rita, los tres últimos pertenecientes al Coro de la Generalitat Valenciana.

Por último, pero muy importante, la figura del sentimental Corrado, en la voz de Michael Fabiano, tenor lírico de origen italiano nacido en Nueva Jersey, que estudió con George Shirley. A pesar de su constante deambular en la escena, consigue una emisión fresca, agradable, con una técnica ajustada y solvente.

Nada dispendiosa en recursos aunque florida, llena de perfumes orientalistas, recorriendo evocaciones de pintores franceses rendidos a la magia de Oriente, la puesta en escena con sus cuadros en vídeo, los telones, las sedas y las transparencias y la movilidad que consigue, a mitad de camino entre el Tintín de Hergé y todo un patrimonio visual imaginativo, conocido pero envolvente y gracioso, arropado por la iluminación apropiada de David Debrinay, la coreografía exigente de Ran Arthur Braun y la escenografía con un vestuario aéreo y fantasioso de George Souglides.

EL Palau de les Arts es una sala con un peso específico claro en la escena lírica española, aunque a veces inmersa en situaciones de cambios de mando y de puntos de partida y llegada, donde recalan a menudo personajes como Plácido Domingo y se llevan a cabo producciones y proyectos bien concebidos, alejados de las convenciones de otros teatros de ópera europeos, más continuistas, o más clásicos, que repiten, sin arriesgarse el repertorio más conocido y probado. La climatología es amable y tiene el mar Mediterráneo, el Mare Nostrum.

Al público de esa noche de Il Corsaro, que coincidió con la retransmisión libre y gratuita de la velada por Operavision, le gustó la propuesta y aplaudió bastante, pero podría haber sido aún más generoso y encendido, más fogoso, como un Verdi, un Byron, y por qué no, viajando hacia lo literario, un Corsaro, una Medora, una Gulnara. La próxima vez podría ser…

 

Por Alicia Perris.
Fotografías: Miguel Lorenzo y Mikel Ponce. 


 

REPARTO

Corrado, Michael Fabiano

Medora, Kristina Mkhitaryan

Gulnara, Oksana Dyka

Seid, Vito Priante

Giovanni, Evgeny Stavinsky

Selimo, Ignacio Giner **

Un eunuco, Antonio Gómez **

Un esclavo, Jesús Rita **

** Coro de la Generalitat Valenciana

Dirección musical, Fabio Biondi

Dirección de escena, Nicola Raab

Escenografía y vestuario, George Souglides

Coreógrafo de lucha y rodaje, Ran Arthur Braun

Iluminador, David Debrinay

Nueva producción del Palau de les Arts, Opéra de Monte-Carlo

Coro de la Generalitat, Francesc Perales, director




Ver todo con la misma etiqueta

Ver todo el blog


Gran noche para La Orquesta Filarmónica de Buenos Aires y la solista Lilya Zilberstein
Reseñas

Gran noche para La Orquesta Filarmónica de Buenos Aires y la solista Lilya Zilberstein

La eximia pianista rusa mostró una arrolladora versión de la Rapsodia de Rachmaninov sobre un tema de Paganini y por su parte la OFBA brilló con la Sinfonía nº 9 de Anton Bruckner

Un barbero refrescante y solar en el Teatro de la Fenice de Venecia
Reseñas

Un barbero refrescante y solar en el Teatro de la Fenice de Venecia

Dicen los expertos, que El barbero de Sevilla sigue siendo una de las óperas más populares; en las estadísticas aparece como la novena de las cien óperas más representadas en el período 2005-2010, siendo la novena en italiano y la primera de Rossini.

 El Teatro La Fenice repone Madame Butterfly para una nueva edición de su Biennale
Reseñas

El Teatro La Fenice repone Madame Butterfly para una nueva edición de su Biennale

Una noche en La Fenice va mucho más allá incluso de la propia ópera y tendrá que disculparme el maestro Puccini tan recordado e interpretado hoy en día. Es una aventura casi cósmica, porque nos retrotrae al pasado de todas las veces que hemos gozado de esta música y nos pone en la pista de despegue, donde el futuro nos traerá reconocibles pero distintas palpitaciones. En un marco de fábula, porque la mejor puesta en escena es la propia sala, sus recuerdos y su amplio y revisitado territorio pasional.

NUESTRO PROYECTO

La principal función de MusicaClasicaBA es fomentar la interacción entre músicos, agentes del sector público y privado y el público en general, permitiendo afianzar los lazos culturales y artísticos de nuestra región.

Galería