ROMÉO ET JULIETTE DE CHARLES GOUNOD, PASIÓN, VENDETTA Y MUERTE EN LA ÓPERA DE NIZA-COSTA AZUL.



27 de marzo, de 2018

 

UNOS APUNTES A MODO DE INTRODUCCIÓN

Muy cerca del precioso Mercado de las flores de Niza, que la alberga, enfrente de un bistrot conocido por los melómanos y de la chocolatería Auer, con maravillosos huevos de Pascua porque es la fecha, la Ópera de Niza es un notable edificio, con una programación rica y variada, a la que,sin embargo, no le vendría mal una restauración.

El “pequeño teatro de madera” fue creado en 1776 por el marqués Alli-Maccarani. Reabierto en 1790 bajo el nombre de Teatro Real, en 1826, la ciudad de Niza, con la anuencia de uno de los últimos reyes de Francia, la compró, demolió y reconstruyó. En 1856 tuvo lugar allí un gran baile en honor de otro rey, abundantes en Europa, aún todavía, Víctor Emmanuel II. En 1860 fue invitado a esta sala Napoléon III y en esa velada Johann Strauss dirigió la orquesta. También honraron con su presencia este icónico edificio Luis II de Baviera y el zar de Rusia, que acompañó a Napoléon III. En 1870 se pasó a llamar “Teatro municipal”, hasta que en 1881, desafortunadamente, un gran fuego terminó, hasta los cimientos y muchas víctimas, también cantantes, con la música y los recuerdos de este teatro, que en 1885 reabrió sus puertas, con la Aída de Verdi.

En 1902 recibió el nombre de Ópera de Niza y hoy en día se la conoce como Ópera de Niza-Costa Azul, haciendo referencia a la región de la PACA (Provenza, Alpes, Costa Azul), que tan bellos lugares atesora, para disfrute de los lugareños y de tantos viajeros que la frecuentan desde tiempo inmemorial.

Tiene una configuración de platea y varios pisos que alcanzan el paraíso, con palcos, como en los tradicionales teatros italianos o incluso el Teatro Colón de Buenos Aires, pero en pequeño. La visibilidad es completa desde todos los ángulos, lo que se agradece mucho junto con la posibilidad de asistir a precios más que razonables.

 

LA REPRESENTACIÓN

ROMÉO ET JULIETTE de Charles Gounod, en el aniversario de los 200 años de su nacimiento.

Nueva producción en 5 actos, libreto de Jules Barbier y Michel Carré, según el drama homónimo de William Shakespeare.

Creación, 27 de abril 1867, Théâtre Lyrique de Paris, en francés.

Sutherland Edwards, crítico musical de la St. James's Gazette, escribió lo siguiente sobre la ópera después de su estreno en Londres en 1867:

“Roméo et Juliette de Gounod, en la que el compositor siempre es ameno, aunque pocas veces impresiona, puede describirse como el poderoso drama de Romeo and Juliet reducido a las proporciones de una égloga para Julieta y Romeo. Uno lo recuerda como una serie de muy bellos dúos, alternados por un aria de vals chispeante para Julieta, en la que Madame Patti demuestra que el genio trágico, que igualmente la pertenece, con la más alta capacidad para la comedia. Romeo e Giulietta es una ópera admirable para Giulietta; en la que Romeo no queda olvidado”.?

En 1841, durante su estancia en la Villa Médici de Roma, Gounod proyecta la composición de una ópera inspirada en la historia de los amantes de Verona y a partir de 1865, se dedica a un proyecto que inspiró a toda clase de artistas, impregnando las páginas de música y los colores de los pintores.

Al éxito y revisión de esta ópera contribuye seguramente la ariette de Julieta "Je veux vivre", cantada por muchas sopranos de bandera, como Mirella Freni, Angela Gheorghiu, Nino Machaidze, Anna Netrebko, Luciana Serra y más recientemente, Aída Garifullina.

Notables intérpretes de Romeo han defendido el “Lève-toi soleil” de la partitura, también famoso y en esta ocasión la lista incluye a cantantes como Franco Corelli, Veriano Luchetti, Alfredo Kraus, Plácido Domingo, Roberto Alagna o Rolando Villazón y por supuesto, el admirado y reconocido tenor peruano Juan Diego Flórez, que justamente, cantó con Garifullina, el 14 de julio de 2017 en París, al aire libre, el día de la fiesta nacional francesa, de gratísima memoria.

En esta ocasión se dan cuatro funciones en la Ópera de Niza, en marzo, el 21, 23, 25 y 27, siendo esta que se reseña la última, con unas tarifas al alcance de todos los públicos, 5 euros para los estudiantes y de 12 a 86 euros en función de la situación de la localidad.

 

Interesante sería comenzar con las declaraciones que Irina Brook, hija del conocido hombre de Teatro Peter Brook, directora de la Ópera de Niza-Costa Azul y “regista” de esta producción, hizo a Christophe Gervot, “Dejad un espacio a la imaginación” (“Laisser une place à l´imaginaire”), en Le Journal de l´Opéra, cuando le preguntó, “¿Cómo presentaría su puesta en escena?”: “Para empezar, desearía situar la acción en un contexto de Oriente Medio (La familia Brook es de ascendencia judía, como también el padre de Irina, Peter Brook, por supuesto), pero las obras tienen su propia vida y esto no se correspondía con una música tan lírica. Se ha convertido en un “no man´s land bastante neutro, que deja lugar a la imaginación.

La obra se ve perjudicada si solo se la considera en el marco de una época particular o un lugar concreto. Los trajes tienen toques de Oriente Medio, con un código de matices, coherente para el público, que permita distinguir a las dos familias”, (los Capuletos y los Montescos, aristócratas rivales de la Verona renacentista). “Lo importante es encontrar cosas que sean bellas y que relaten una historia”.

Lo que más salta a la vista en todo momento en la construcción de esta puesta en escena, es el concepto de destrucción, de ruina, correlato inevitable de la penosa y belicista trayectoria de la Humanidad, en cualquier época y en cualquier localización. Así pues, Irina Brook, apoyada en los decorados de Noëlle Ginefri desarrolla unas escenas en el primer acto, llenas de alegría y brillantez, dejando patente que lo que impera es la sensación de luto, de premonición nefasta, predeterminada por el destino, los hados o la escasa inteligencia de las comunidades y las sociedades que no saben ni quieren aprender a convivir.

El vestuario de Magali Castellan es divertido, creativo aunque los trajes de los personajes no siempre se corresponden porque o son universales, o pertenecen a distintas épocas. Un aroma a West side story recorre todo. Como por momentos, el movimiento escénico.

La batuta segura de Alain Guingal, otorga a la partitura, con coros, bailes y partes decisivas para los solistas especialmente, una coherencia que se manifiesta en el control de los timbres, los tempi y las dinámicas.

La coreografía de Martin Buczko es bonita y aérea y eficaces el manejo y propuesta de las luces, a cargo de Alexandre Toscani.

La soprano italiana Vannina Santoni compone una Julieta fresca, adolescente, enamorada, con una buena línea de canto, expresividad, facilidad para los agudos y excelente presencia escénica. Buena pareja para el tenor de origen mexicano Jesús León, que ha interpretado muchos roles belcantistas, verdianos y de ópera francesa. Mejorable su dicción de la lengua de Molière, nada fácil de decir y menos de cantar, pero con una voz agradable, fiato generoso y afán de gustar. Tiene un papel comprometido que defiende resueltamente.

De todos los roles que están presentes en la obra de William Shakespeare, unos cuantos, el de Mercutio en la ópera se queda corto, por decisión del propio Gounod, seguramente, aunque en la obra original tiene un desempeño determinante y fundamental, en el comienzo de las desgracias de los protagonistas. Bien ejecutado por Boris Grappe, igual que el Tybalt de Enguerrand De Hys, y el Stephano de Catherine Trottmann, solvente y eficaz, como la presencia teatral y vocal de la Gertrude de Marie-Noële Vidal, la verdadera madre de Julieta, aquí ausente.

El hermano Laurent está convenientemente representado por Frédéric Caton, comedido y afinado, como el Comte Pâris, de Mickaël Guedj, flor de juventud tronchada, igual que Julieta, Mercutio y Romeo, representantes de la locura y desconsideración de dos familias para siempre enfrentadas. Metáfora del mundo de hoy, a escala planetaria, como lo siente y refleja la directora de escena Brook, de quien ya se ha hablado.

El Gregorio de Richard Rittelmann está bien planteado y cantado, así como el Conde Capuleto en la voz y presencia de Philippe Ermelier.

El duque de Jean-Loup Pagésy tiene una muy visible presencia escénica y una voz acorde con la figura de autoridad que representa en la atribulada Verona de hace siglo, hoy.

El coro de la Ópera de Niza al mando de Giulio Magnanini, acompaña muy bien la acción, unas cincuenta voces ágiles y dispuestas que enmarcan perfectamente la acción, como demanda por lo general, el concepto de grand ópera francesa, de la que, en este caso, Charles Gounod, es un eximio representante.

Igual de integrados en la producción, finalmente, los roles de los solistas del Coro, en el Hermano Jean, Thierry Delaunay y en Benvolio, Franck Bard. El programa de mano de Michel Beretti no es excesivamente extenso, pero bien construido para poner al público en situación. Por cierto, la ópera fue muy saludada y aplaudida por todos.

Mi agradecimiento a Madame Daniela Dominutti y Monsieur Arno Champalle por su rápida toma de decisiones ante la premura de mi petición para asistir, acompañada, a la función. La cuarta planta, al lado de un palco de ceremonias desde donde vimos la representación, me devolvió a las épocas doradas de estudiante en el Conservatorio López Buchardo de Buenos Aires, cuando aprendía y disfrutaba en el Teatro Colón, y a una concepción democrática de la música y la cultura para todos.

La Costa Azul, Niza, pueden verse y vivirse de muchas maneras. Se pueden sentir como un territorio exclusivamente para ricos y desocupados de lujo o recorrerse con el sentimiento del reiterado descubrimiento de a pie, cada vez que se llega.

La mejor forma, la ansiedad y el placer con que se desea volver, aún antes de haberse ido, a la mayor brevedad posible, a los lugares donde fuimos y somos felices. Al Mediterráneo y al sol, a la luz turquesa del cielo, equiparable a la de este mar del sur, cosmopolita y eterno Mare Nostrum. Un eterno retorno que nos salva de la desesperanza y de la monotonía de un tiempo que podría imaginarse sin futuro ni proyectos, aunque, como escribió William Shakespeare precisamente en su Romeo y Julieta,” Conservar algo que me ayude a recordarte seria admitir que te puedo olvidar”. Es así…

Alicia Perris


Distribución

Dirección musical, Alain Guingal

Puesta en escena, Irina Brook

Decorados, Noëlle Ginefri

Vestuario, Magali Castellan

Coreografía, Martin Buczko

Luces, Alexandre Toscani

Cast/Personajes

Juliette, Vannina Santoni

Stephano, Catherine Trottmann

Gertrude, Marie-Noële Vidal

Tybalt, Enguerrand De Hys

Roméo, Jésus León

Mercutio, Boris Grappe

El conde, Capulet Philippe Ermelier

Hermano Laurent Frédéric Caton

El Duque, Jean-loup Pagésy

Gregorio, Richard Rittelmann

Paris, Mickaël Guedj

Orquesta Filarmónica de Niza

Coro de la Opéra de Niza dirigido por Giulio Magnanini




Ver todo con la misma etiqueta

Ver todo el blog


La reivindicación de "Alzira", la ópera peruana de Verdi.
Reseñas

La reivindicación de "Alzira", la ópera peruana de Verdi.

Los Elencos Nacionales del Perú ingresan por todo lo alto en el circuito internacional operístico, con una potente producción de esta ópera poco conocida de Giusseppe Verdi.

Bienvenida Abundancia de Conciertos Corales (1º parte)
Reseñas

Bienvenida Abundancia de Conciertos Corales (1º parte)

En estas últimas semanas hubo una bienvenida y poco común abundancia de conciertos corales, en su mayoría acompañados por orquesta sinfónica. Y además con mucha innovación. Haré el comentario cronológicamente. Por Pablo Bardin.

La Orquesta de Cámara de Viena, Mozart y la excelencia.
Reseñas

La Orquesta de Cámara de Viena, Mozart y la excelencia.

La Orquesta de Cámara de Viena, conducida por el director y pianista Stefan Vladar, cerraba la temporada anual del Mozarteum Argentino con su segundo concierto en el Teatro Colón el miércoles 14 de noviembre, integrando un programa que realizó un recorrido por diversos compositores, cuyas obras seleccionadas para esta ocasión abarcan muchas de las características compositivas de los modelos musicales clásicos del siglo XVIII o por influencias de este estilo incorporadas en la formación musical inicial de compositores posteriores.

NUESTRO PROYECTO

La principal función de MusicaClasicaBA es fomentar la interacción entre músicos, agentes del sector público y privado y el público en general, permitiendo afianzar los lazos culturales y artísticos de nuestra región.

Galería