LA ORQUESTA FILARMÓNICA DE VIENA DIRIGIDA POR GUSTAVO DUDAMEL EN EL TEATRO REAL



 

EL DESAFÍO DE DOS ARCANOS

 

Un conocido grupo turístico catalán coprodujo este concierto, que tiene la sede en Mallorca durante sus espectáculos de verano. Esta vez trajeron a la capital a una agrupación clásica y de relumbrón en el mundo con la Filarmónica de Viena, aunque el binomio, no resultó todo lo excelso que podía esperarse.

 

 

En primer lugar, cambiaron las costumbres en el coliseo madrileño, que mutó drásticamente de invitados y asistentes, con invitados del grupo hotelero, amigos y abonados, elitista en sus planteamientos y en sus precios y reservado a un público no necesariamente culto e iniciado en la música clásica, pero sí de posibles y con un vestuario muy cuidado. Todo muy mediático y extraño, en un teatro que desalojó a los habituales de la sala, teniendo que aguardar en los pasillos hasta solo un cuarto de hora de la producción, antes de que comenzara la velada. Lo nunca visto.

Gustavo Dudamel tiene complicado ponerse metas personales y sobre todo profesionales, porque ya lo ha conseguido, desde muy joven, casi todo lo que hubiera podido desear y soñar con su primigenia formación venezolana, con la que se hizo famoso internacionalmente.

Goza hasta de una serie de televisión que le ha sido dedicada, Mozart in the jungle, con cameo incluido, que interpretó a su manera, el territorio del repertorio clásico y todos sus pormenores humanos y vitales.

Se podría decir que hay tantos Dudamel como veces se presenta el director en escena en los diferentes teatros y circunstancias ofrecidas para cubrir la avidez de unos oyentes que van buscando, en gran medida, el bocado apetecible con que saciar su ansia de conseguir “estar en el mundo” o “ser alguien”. La otra noche, en el Teatro Real, la mitad de los presentes, se dedicó a mirar a la otra mitad.

Si hubiera que, finalmente, y por justicia, hablar de música, el programa escogido para la función es cuando menos sorprendente. Mahler para comenzar, el Adagio de su Sinfonía no. 10, que el compositor dibujó en sus últimos estertores como creador y como hombre, mientras se derrumbaba aquella geografía que había tejido para su mayor gloria, con el inefable apoyo de su mujer, Alma y una relativa buena salud, que entonces, comenzaron definitivamente a abandonarlo. El propio Mahler tuvo una atribulada relación con la Filarmónica, cuando era todavía parte del proyecto del imperio austrohúngaro y sus “peculiaridades”.

No resultó brillante la interpretación tan apolínea de la Filarmónica, pero sí hubo una en cambio ejecución impecable y perfeccionista. La orquesta vienesa es como un gran bordado perfecto, mayoritariamente habitado por intérpretes masculinos y austríacos, que transitan desde hace décadas por esa formación, donde todos los nudos están atados y bien atados. No hace falta recordar que el sonido de este grupo es impoluto, cristalino e irreprochable desde todo punto de vista. Es un mecanismo de relojería perfecto, claro, como pocos.

La segunda parte, con la Sinfonía Fantástica de Héctor Berlioz, tuvo sus altibajos, pero permitió un disfrute mayor de la enorme masa sonora de la orquesta, donde las cuerdas, han sido desde la primera hora, legendarias. Y uno de los capítulos que mejor definen la forma de tocar y sonar de la Filarmónica de Viena.

Los distintos números son cinco momentos de una composición entre lo onírico y lo amenazador, con una efervescencia y una ebullición que el maestro Dudamel, consiguió producir aquí y allá en la prestación de la orquesta.

Como propinas, El vals del divertimento de Bernstein, vinculado también a la Filarmónica y al propio repertorio de Gustavo Dudamel y la polca Winterlust de Josef Strauss, que ya había sido aplaudida en el Concierto de Año Nuevo del 2017 en la Musikverein, con un Dudamel festivo, chispeante, comunicador, entonces casi en estado de gracia.

De todas formas, la propuesta turística en origen, se convirtió- ¡cómo no!, en un éxito musical y de sociedad. No hay mal que por bien no venga. Así, hechas las cuentas de todo tipo, resultó un ofrecimiento raro, un don extraordinario para empezar el año, un verdadero disfrute.

 

Programa:

Parte I

Gustav Mahler (1860-1911)

Sinfonía no. 10

I Adagio

Parte II

Hector Berlioz (1803-1869)

Symphonie fantastique: Épisode de la vie d´un artiste en cinq parties, op. 14

I Rêveries- Passions

II Un bal

III Scène aux champs

IV Marche au supplice

V Songe d´une nuit d´été

 

 

Por Alicia Perris | Teatro Real, sábado 13 de enero de 2018. 

 




Ver todo con la misma etiqueta

Ver todo el blog


“GIANNI SCHICCHI” E “I PAGLIACCI”
Reseñas

“GIANNI SCHICCHI” E “I PAGLIACCI”

“Gianni Schicchi”, es de lejos la mejor del “Trittico” y se trata de la única comedia pucciniana. Por otra parte, “I Pagliacci” (sin menoscabar los reales valores de “Cavalleria rusticana”) es la más interesante y original de la dupla verista. Aquí Pablo Bardin nos reseña la combinación de estas dos óperas realizadas por Juventus Lyrica.

Martha Argerich y una noche histórica para Tucumán
Reseñas

Martha Argerich y una noche histórica para Tucumán

En una Ciudad que ya dejó definitivamente de lado al invierno, con un calor por momentos agobiante, con sus árboles repletos de flores coloridas y un hermoso perfume de Azhares en el aire, se llevó a cabo un concierto memorable como apertura del Septiembre Musical Tucumano que todos los años organiza el Ente Cultural. La pianista argentina Martha Argerich brindó una vibrante versión del Concierto Nº 1 de Franz Liszt, una obra de una gran dificultad técnica pero a la vez de un lirismo profundo. En este emotivo concierto, que además representó el final de su gira federal, estuvo nuevamente acompañada por su hija, la actriz Annie Dutoit, el gran pianista cubano Mauricio Vallina, la Orquesta Sinfónica de Córdoba y la dirección del Maestro Guillermo Becerra.

Anna Netrebko, Yusif Evazov y Pavel Nebolsin, en un concierto estival único en Montecarlo
Reseñas

Anna Netrebko, Yusif Evazov y Pavel Nebolsin, en un concierto estival único en Montecarlo

Sin subretítulos, Anna Netrebko, comenzó su extenuante recital en solitario, con autores rusos, cadenciosos, melancólicos, especialmente dedicados con seguridad al abundante público eslavo que colmaba la sala. Ni una entrada disponible. Todos engalanados, enjoyados, de peluquería. Trajes y bolsos carísimos de marca ad hoc, guirnaldas tradicionales del este ajustadas en el cabello de las señoras y flores, muchos ramos al final de la velada para Netrebko, el tenor y el pianista, engalanados en su mayoría en rojo y blanco, los colores de la bandera del Principado de Mónaco.

NUESTRO PROYECTO

La principal función de MusicaClasicaBA es fomentar la interacción entre músicos, agentes del sector público y privado y el público en general, permitiendo afianzar los lazos culturales y artísticos de nuestra región.

Galería