Bucharest Symphony Orchestra – Fromanger – Wos – Szlenkier: Una capsula de fuerza y pasión.




Ph.: Enrico Fantoni

 

La noche del 6 de noviembre era lo que sucedía luego de la presentación de la programación de la temporada 2018 de Nouva Harmonía el pasado martes 31 en el Teatro Coliseo, y que manera de ratificar lo imprescindible de este ciclo en el consumo de música clásica del más alto nivel en la Ciudad de Buenos Aires. 

Si bien ya estamos a costumbrados a entrar a una sala y a un ciclo variado y diverso, no sé si todos estaban preparados para la inmensidad que se vivió esa noche. De esa forma, recibimos el primer lunes de noviembre y que maravillosa manera de salvar la semana. 

Los protagonistas:
Bucharest Symphony Orchestra
Bajo la Dirección del Mtro. Bonoît Fromanger.

Joanna Wo?. Soprano

Tadeusz Szlenkier. Tenor. 

El Repertorio

George Enescu: Rumanian Rhapsody Nr. 1

Tenor: Una furtiva lacrima (Donizetti, L’elisir d’amore)
Soprano: Casta Diva… ah bello a me ritorna (Bellini, Norma)

Tenor: E lucevan le stelle (Puccini, Tosca)
Soprano: Quando men vo (Puccini, La Bohème)

Tenor: Che gelida manina (Puccini, La Bohème)
Soprano: Mi chiamano Mimi (Puccini, La Bohème)
Duet: O soave fanciulla (Puccini, La Bohème)

Giuseppe Verdi: Ouverture to „La forza del destino“

Soprano: È strano (Verdi, La Traviata)
Tenor: Lunge da Lei… dei miei bollenti spiriti (Verdi, Traviata)
Duet: Parigi o cara (Verdi, Traviata)

Duet:   Addio! Speranza ed anima sol tu sarai per me (Verdi, Rigoletto)
Tenor: Addio fiorito asil (Puccini, Butterfly)
Duet: Bimba dagli occhi (Puccini, Butterfly)

Pjotr I. Tschaikowsky: Nutcracker Suite, op. 71 A

 

Con una propuesta de repertorio ya bastante amigable (y simplemente adorable), podía quedar claro que la íbamos a pasar bien, pero luego, este director, luego esa orquesta y luego esos intérpretes. 

Salen al escenario los jóvenes apasionados músicos de la Bucharest Symphony Orchestra, las mujeres con vestidos hermosos de colores muy llamativos y telas brillantes, que lejos de ser este un comentario fashion-banal, ya daban pie a sumergirse en un mundo liderado por Enescu, Verdi, Puccini, Donizetti y Bellini en una Italia de hace unos cuantos siglos atrás. Una Orquesta que con pisar el escenario venía gritando con fuerza. Se ubican en su refrescante formación y esperan a su doblemente avasallante director, entre los respectivos aplausos del público porteño. 

El director con una amplia e innegable formación bajo los más destacados directores contemporáneos, es una máquina con un motor poderoso y a su vez sensible. Cuando pasas toda tu vida conociendo y entendiendo a las orquestas y sus dinámicas, hay códigos interpretativos que entendés a simple vista, Fromanger dirige con el alma, la expresividad le sale del pecho, es innegable e incontrolable todo lo que puede transmitir este ex solista, que entiende a la perfección lo que es la interpretación esplendorosa, y lo demuestra con su orquesta. 

 

Así comienza a desarrollarse una noche de lujo, que suma la brillante interpretación del tenor Tadeusz Szlenkier y la soprano Joanna Wo?. La frecuencia con la que se disfruta este repertorio o con la que tenemos la oportunidad de deleitarnos con interpretaciones operísticas, nos puede generar una especie de subestimación en la espera, y que afortunadamente se disipó por completo una vez se pudo sentir, entender y recibir la gran calidad de la entrega de ambos. 

El color y la tesitura de la soprano polaca, es envolvente y el sumamente delicado manejo técnico, convirtió el repertorio y la noche entera en una joya. Por su parte, la compenetración de Szlenkier con el público, la orquesta y su compañera, no hizo sino resaltar su indiscutible y encantador talento con un empoderamiento brillante del repertorio.

El concierto fue uno de los más largos de la temporada, pero pareciera que, por primera vez en el ansioso público asiduo a los ciclos, no quería que terminara. Tal parece que el mix de la grosísima orquesta (en sonido y color), el carismático director, los intérpretes y el repertorio, encapsularon (finalmente) la atención y el respeto del público, disminuyendo notablemente la interrupción constante por los efectos colaterales de gripes y resfríos, para deleitarnos 100% en el escenario con la música, como debe hacerse siempre, en plena entrega y desconexión del entorno. 

Con un pequeño ajuste en el orden del repertorio en la segunda parte del concierto y un cierre esplendoroso de la suite del Cascanueces de Tchaikovsky, la orquesta reforzó esa idea de grandeza que nos había dejado con la interpretación del, ya suficientemente romántico y apasionado, repertorio italiano. 


Con muchísimo respeto, el director dedicó la “Forza del Destino” a las víctimas del atentado en Manhattan y la Argentina, como una muy linda muestra de solidaridad y empatía. 

Esperemos con muchísimas ansias otra visita de esta magistral orquesta y ojalá se vengan armados con un potente repertorio ruso, que nos deje encerrados, nuevamente, en esa capsula maravillosa de pasión e interpretación.

 

Por Lic. Nahomi Martínez.




Ver todo con la misma etiqueta

Ver todo el blog


Y al tercer mes, el Real resucitó
Reseñas

Y al tercer mes, el Real resucitó

El Teatro Real de Madrid ha vuelto a la vida tras el parón obligado por la pandemia Covid 19. Y lo ha hecho con muchas medidas de precaución, todas muy estudiadas y realizadas con precisión. Desde establecer tramos horarios para la entrada según las ubicaciones de las localidades a salidas ordenadas por filas a fin de evitar aglomeraciones.

La última Giselle antes del covid-19 en la Ópera de París
Reseñas

La última Giselle antes del covid-19 en la Ópera de París

En Febrero de este año, justo antes de esta pandemia mundial en la que prácticamente el globo entero quedó confinado a la reclusión en sus respectivos hogares, tuve el honor y la suerte de encontrarme en Francia, en el mismo momento en que en la Ópera de París se daría (sin que supiéramos aún) una última función de ballet, en esta oportunidad se deleitó al público asistente con la magnífica obra Giselle. Al día siguiente de la función me recibió en su camerino Ludmila Pagliero, la Étoile elegida para dar vida al rol principal.

Star Wars, una nueva esperanza, en concierto
Reseñas

Star Wars, una nueva esperanza, en concierto

El Teatro Colón ha ofrecido en muchas otras oportunidades la posibilidad de unir lo que se ve en la pantalla cinematográfica con música en vivo. En general han sido bien elegidas y fueron un aporte interesante. Al azar: “Koyaaniskatsi”, cuyas vertiginosas imágenes fueron acompañadas por la música de Philip Glass dirigiendo el autor un grupo instrumental; las tres películas mudas de Luis Buñuel con la música de Martín Matalón; más lejos en el tiempo, el mismo compositor argentino realizó una musicalización de la obra maestra muda de Fritz Lang, “Metrópolis”; y creo recordar otra obra de Lang, “Los Nibelungos”, vista en el Colón aunque con música de otro compositor.

NUESTRO PROYECTO

La principal función de MusicaClasicaBA es fomentar la interacción entre músicos, agentes del sector público y privado y el público en general, permitiendo afianzar los lazos culturales y artísticos de nuestra región.

Galería