Fino e hipnótico Rossini en el bicentenario del Teatro Real de Madrid



Teatro Real. domingo 5 de noviembre, 2017 

 

Foto: Julio Serrano

 

Tal y como anuncia el Teatro Real y no vamos a repetir por la premura de contar lo visto, escuchado y sentido, lo que amablemente nos proporciona la reseña de un bien elaborado programa de mano, firmado por Fernando Fraga: "Dos son las voces que se encontrarán en este nuevo concierto del Teatro Real: la soprano Patrizia Ciofi y la contralto Marie-Nicole Lemieux, acompañadas por la Orquesta Titular del Teatro Real bajo la coordinación y dirección musical de Giuliano Carella. 

Gracias a la lograda combinación de estas dos tesituras escuchamos algunos de los dúos más célebres de óperas como Semiramide o Tancredi, sin perder la oportunidad de disfrutar por separado a dos cantantes muy distintas, pero a las que une, por otro lado, una personalidad vital y arrebatadora, no exenta de cierta espontaneidad". 

Obras de Gioacchino Rossini (1792-1868): Arias y dúos de Tancredi, Semiramide y otros.

Patrizia Ciofi, soprano
Marie-Nicole Lemieux, mezzosoprano
Giuliano Carella, director de orquesta
Orquesta Titular del Teatro Real
(Orquesta Sinfónica de Madrid)


PROGRAMA


PARTE I

Obertura – Tancredi
Dúo – «Oh qual scegliesti...L'aura che intorno spiri...Quale per me funesto...Quando, oh ciel» de Tancredi
Marie-Nicole Lemieux – «O patria… di tanti palpiti» de Tancredi
Patrizia Ciofi – «Di mia vita infelice...No, che il morir» de Tancredi
Dúo – «(Fiero incontro!)...Lasciami: non t'ascolto...Ah! come mai quell'anima cangiò... Si, tu sol, crudel» de Tancred


PARTE II

Obertura – La gazza ladra
Patrizia Ciofi – «Sombre forêt» de Guillaume Tell
Marie-Nicole Lemieux – «Cruda sorte» de L'italiana in Algeri
Patrizia Ciofi – «D’amore al dolce impero» de Armida
Marie-Nicole Lemieux – «Mura Felici» de La donna del lagoDúo - «Serbami ognor si fido» de Semiramide

 

Además, dos “encore”, el último un maravilloso concierto o desconcierto, según se mire, degatas (¡miau!) aderezado con la gracia y la picardía que, muy a menudo, Lemieux imprime a sus prestaciones. Ciofi la sigue, aunque no se sabe quién tira de quién en este excelente dúo que se ha conseguido plasmar en un disco, que firmaban las cantantes (habrán terminado de hacerlo casi ahora mismo, en tiempo real) después del concierto.

Lo consiguieron, la orquesta con los músicos seguramente exhaustos, a fuerza de pasearse entre la Favorite, la Carmen y este recital, en poquísimos plazos de tiempo, ensayo y performances.

Una Ciofi con una veladura muy bien manejada, seguramente ocasionada por un malhadado catarro pre-invernal o la sequedad ambiental de la capital de España, defendió con excelencia sus diferentes roles, apoyada en una Lemieux, que, gallardamente la acompaña en una singladura gozosa.

El maestro al mando, el milanés Giuliano Carella tiene mano de seda para concertar, no solo a los músicos (muy bien las cuerdas y el concertino, vibrante y a tono la percusión), sino que está continuamente pendiente de la labor de la soprano y la contralto, enhebrando un trío que sella momentos de verdad bellos y conmovedores. Impactante el crescendo de la obertura de La Gazza ladra.

Rossini es un mago que atrae y encandila pero que tiene muchos riesgos. Sus aguas no son lagos tranquilas. Tiene unas cargas sonoras y vocales de profundidad que no son para cualquiera.

Es de todas todas necesario, una técnica segura, el conocimiento de la partitura, pero no basta con leerla o cantarla, también hay que interpretarla. Algunos críticos, pocos, lápiz en mano seguro encontrarán algo qué decir de la velada, pero, siempre lo recuerdo, la perfección es fría y poco compasiva y de ahí no se crea nada.

Se termina en sí misma. Sobraron algunas entradas de platea (y las más caras), pero el resto de la sala estaba llena y al fin se dejó arrastrar por el torbellino vocal y orquestal que fabricó una atmósfera envolvente y oceánica, como diría Pablo Neruda. Con una exigencia tremenda, en el universo del canto de la actualidad, los profesionales pueden cantar de oficio (como tantos lo hacen, ese y otros trabajos) o pueden dar lo mejor de sí mismos.

Patricia Ciofi, Marie-Nicole Lemieux y su rendido maestro, Giuliano Carella lo hicieron. Y se notó. Y esa entrega, nimbada de "finezza", de rigor y de esfuerzo, se aplaude, y se agradece y conmueve.

Alicia Perris 

 




Ver todo con la misma etiqueta

Ver todo el blog


Gran noche para La Orquesta Filarmónica de Buenos Aires y la solista Lilya Zilberstein
Reseñas

Gran noche para La Orquesta Filarmónica de Buenos Aires y la solista Lilya Zilberstein

La eximia pianista rusa mostró una arrolladora versión de la Rapsodia de Rachmaninov sobre un tema de Paganini y por su parte la OFBA brilló con la Sinfonía nº 9 de Anton Bruckner

Un barbero refrescante y solar en el Teatro de la Fenice de Venecia
Reseñas

Un barbero refrescante y solar en el Teatro de la Fenice de Venecia

Dicen los expertos, que El barbero de Sevilla sigue siendo una de las óperas más populares; en las estadísticas aparece como la novena de las cien óperas más representadas en el período 2005-2010, siendo la novena en italiano y la primera de Rossini.

 El Teatro La Fenice repone Madame Butterfly para una nueva edición de su Biennale
Reseñas

El Teatro La Fenice repone Madame Butterfly para una nueva edición de su Biennale

Una noche en La Fenice va mucho más allá incluso de la propia ópera y tendrá que disculparme el maestro Puccini tan recordado e interpretado hoy en día. Es una aventura casi cósmica, porque nos retrotrae al pasado de todas las veces que hemos gozado de esta música y nos pone en la pista de despegue, donde el futuro nos traerá reconocibles pero distintas palpitaciones. En un marco de fábula, porque la mejor puesta en escena es la propia sala, sus recuerdos y su amplio y revisitado territorio pasional.

NUESTRO PROYECTO

La principal función de MusicaClasicaBA es fomentar la interacción entre músicos, agentes del sector público y privado y el público en general, permitiendo afianzar los lazos culturales y artísticos de nuestra región.

Galería