La música contemporánea no existe. Oscar Strasnoy



Considerado como uno de los compositores más destacados de la actualidad, prefiere hablar de “lo conocido” y lo “no conocido”. Para él, el desafío de los que se dedican a escribir música hoy está puesto en “ser fieles a sí mismos” y tratar de “afirmar su personalidad a través de su obra”. El domingo dirige y estrena dos obras en el Argentino.

 

La presentación de Oscar Strasnoy en la Sala Ginastera es, sin dudas, uno de los highlights de la presente temporada del primer coliseo bonaerense porque el argentino, que reside en Alemania desde hace 25 años, es considerado por muchos como el compositor nacional vivo más importante de la actualidad.

Pero para Strasnoy, que dirigirá a la Orquesta Estable el domingo a las 18.30 en un concierto en el que estrenará dos de sus obras a nivel nacional, “la música contemporánea no existe”. El prefiere catalogarla de otra forma: “Existe la música que uno conoce y la que uno no conoce. El que no tiene curiosidad por lo que no conoce se pierde enriquecerse con algo que de todas maneras es inofensivo. A lo sumo, se aburre unos minutos, pero hasta ahora nadie se ha muerto escuchando una obra nueva”.

Nacido en Buenos Aires en 1970, estudió piano y dirección de orquesta en Buenos Aires con Aldo Antognazzi y Guillermo Scarabino; composición en el Conservatorio de París con Guy Reibel, Michaël Levinas y Gérard Grisey, y en la Escuela Superior de Música de Fráncfort con Hans Zender; fue director musical de la Orchestre du CROUS de París de 1996 a 1998. En 2012, el Festival Présences de Radio France le dedicó su edición con una retrospectiva de sus obras en catorce conciertos desarrollados en el Théâtre du Châtelet de París.

El concierto del domingo comenzará con su pieza “Y” para proseguir con las “Cuatro últimas canciones”, para soprano y orquesta, de Richard Strauss (con la actuación como solista de Carla Filipcic Holm). En la segunda y última parte, interpretará su propio “Ittingen Concerto”, para violín solo y orquesta de cámara (con la intervención como solista de Nicolás Favero) y la “Sinfonía en tres movimientos” de Igor Stravinsky.

 

 

En relación a “Y”, el músico aseguró en diálogo con EL DIA que se trata de “una obra lenta y medio nostálgica, que hace referencia a una pieza para piano de Schumann, ‘Warum’ (‘Y’ es why que como warum quiere decir por qué), como si uno la escuchara a través de una radio mal sintonizada. Está dedicada a mi primera maestra de música y ya de adultos muy amiga mía, Laura Baade, que falleció muy joven. ‘Y’ se fue escribiendo sola, durante dos años, sin gran esfuerzo”.

La otra obra, “Ittingen-Concerto”, la escribió para una orquesta barroca, como una especie de séptimo Concerto de Brandenburgo. “Tiene algo medio barroco y muy polifónico”, contó, sobre la pieza que compuso en un par de semanas, y que tuvo su estreno mundial en Suiza hace pocos meses.

Consultado sobre cómo vive el hecho de tener que dirigir sus propias composiciones, el director aclaró que “cuando uno termina una obra, ya no le pertenece”. En el mismo sentido, dijo que “pasa a ser una obra como cualquier otra” y que “la tiene que estudiar como si fuera un objeto extraño”. A favor, quizás, el hecho de haberla escrito le da un mayor conocimiento que “que alguien que la lee desde cero”, pero no mucho más.

El programa que dirigirá el domingo incluirá también “Sinfonía en tres movimientos”, de Igor Stravinsky, una pieza poco habitual en los repertorios de teatros argentinos, algo que, según consideró, no debería ser así. “Es tan perfecta y tan accesible como una sinfonía de Beethoven. Tendría que ser una obra de repertorio”, remarcó el compositor, quien calificó las “Cuatro últimas canciones” de Strauss -pieza que completará el repertorio en el Argentino- como “un resumen final de su maravillosa carrera”.

Para Strasnoy, el desafío de éste concierto, al igual que cualquier otro, es meramente “técnico” tanto para él como para los músicos, y está puesto en el hecho de poder “tocar las notas correctas en el momento justo, con la intensidad correcta”.

Con 25 años de residencia en Europa, el compositor ha tenido la suerte de poder presentarse en diferentes teatros. Para él, no hay “mejores” salas porque decir eso implicaría pensar que “hay mejores ciudades o mejores países, y eso no es así”. A su criterio, “para cada ciudad, su teatro es el más importante. Es el centro cultural de una ciudad y tendría que ser su lugar más valioso. El Teatro Argentino tendría que ser, y a veces lo es, centro neurálgico de La Plata, que es a su vez la capital de la provincia más grande del país”.

Consultado por la situación con la que se ha encontrado a su regreso, manifestó sin dudar que “el Argentino es un teatro hermoso, moderno. Naturalmente, ya por su arquitectura, se presenta como el complemento moderno del Colón”. Y en relación a la situación de la orquesta, manifestó que “es una agrupación excelente con muchas ganas de trabajar y habría que tratarla con el respeto que se merece, así como a todos los que quieren hacer funcionar el teatro”.

Considerado como el compositor argentino más importante de la actualidad, Strasnoy aseguró que el desafío de los que, como él, se dedican a la bella tarea de escribir música, está puesto en “ser fieles a sí mismos, no traicionarse, no copiar, no seguir las modas”. Para el conductor, es indispensable el hecho de poder “afirmar su personalidad a través de su obra. Así fue desde siempre, para todos los artistas”.

 

A través del diario El Día.

Link a la nota original: http://www.eldia.com/nota/2017-10-5-4-29-7--la-musica-contemporanea-no-existe--espectaculos

 
 

 




Ver todo con la misma etiqueta

Ver todo el blog


"El ordenador nunca podrá darle a la música sentimiento"
nota

"El ordenador nunca podrá darle a la música sentimiento"

Responde Angel Enfedaque, compositor de música contemporánea, sobre las posibilidades que ofrece la computadora en este tipo de música.

"Historia de un soldado" de Igor Stravinsky
nota

"Historia de un soldado" de Igor Stravinsky

El 28 de septiembre de 1918, en Lausana, Ernest Ansermet dirige el estreno de La historia del soldado, la célebre pieza de Igor Stravinsky para narrador, tres actores, bailarines y un septeto instrumental, un elenco acorde a las restricciones presupuestarias que imponía la Primera Guerra Mundial.

Día Internacional de la Fotografía
nota

Día Internacional de la Fotografía

El 19 de agosto se celebra el Día Internacional de la Fotografía y saludamos en especial a aquellos que se dedican a la música. Aquí algunas fotos para disfrutar.

NUESTRO PROYECTO

La principal función de MusicaClasicaBA es fomentar la interacción entre músicos, agentes del sector público y privado y el público en general, permitiendo afianzar los lazos culturales y artísticos de nuestra región.

Galería