El tenor Mauro Peter en el ciclo del Teatro La Zarzuela de Madrid



 Teatro de La Zarzuela. CENTRO NACIONAL DE DIFUSIÓN MUSICAL

Mauro Peter, junto con el conocido pianista acompañante Helmut Deutsch, se presentaron el lunes 3 de abril por vez primera vez en el Ciclo de Lied, coproducido por el Teatro de la Zarzuela y el Centro Nacional de Difusión Musical (CNDM), que cumple su XXIII edición.

 

En esta ocasión Peter interpretó el ciclo de canciones de Franz Liszt sobre tres sonetos de Petrarca, al final de la velada, lo más jugoso y emotivo, para los que nos inclinamos por el universo italianizante, además de seis canciones de Robert Schumann sobre poemas de Heinrich Heine y dos series de canciones de Richard Strauss sobre poemas de Felix Dahn: Schlichte Weisen (Canciones sencillas) y Mädchenblumen (Flores y muchachas).

Peter es un joven tenor lírico ligero de treinta años, nacido en Lucerna (Suiza), que realizó su debut como cantante de lied en las Schubertiadas de Hohenems y Schwarzenberg, con La bella molinera de Schubert y Helmut Deutsch. Después vinieron muchos otros recitales en las más conocidas salas de concierto y teatros de ópera europeos, como el Musikverein y el Konzerthaus de Viena, el Musikverein de Graz, el Wigmore Hall de Londres, deSingel de Amberes, KKL de Lucerna y las óperas de Frankfurt y Zúrich.

Como comenta Javier Pérez Senz en su extensísimo y valioso programa de mano para esta función, se aprecia en este tenor una frescura vocal y una naturalidad en la expresión que van a la par con su forma de conectar con el público, limpia y directa, como se espera y se lleva a cabo en esta ocasión en una persona que empieza a abrir los ojos al mundo exterior. Aunque no sea un recién llegado, a Peter le queda toda una vida musical y otras por delante e incluso habría que destacar que, a su edad, la voz no se ha “hecho” completamente, le falta la madurez de los años, el fogueo de las actuaciones, la escucha interior e íntima, la devolución de las opiniones del público. Y de una crítica positiva, que reconozca lo que un intérprete de sus características puede dar y entrega aquí y ahora, dejando el infinito de una carrera abierta por delante.

Cuando iba al conservatorio y estudiaba con el maestro Carlos Guastavino, educadísimo, paciente, había otros profesores que no lo eran tanto. Sobre todo los responsables de enseñar un instrumento eran muy claros en el trato con los novicios: “Si Usted no puede tocar bien, siempre puede dedicarse a hacer flores artificiales”. Era tremendo aquello de no dar jamás el beneficio de la duda, del futuro. En esta misma línea, mucha crítica consagrada, exige a los músicos jóvenes lo que posiblemente todavía no puedan dar, porque están en el camino. A cambio, impagable, su entrega, su despertar un tanto ingenuo y sorprendido, ante los repertorios complicados, para consagrados, con los que se atreven, la felicidad de verlos sonreír mientras cantan, porque tienen talento, porque les gusta lo que hacen.

Y no es este comentario un intento de darle a Peter un diez sin concesiones. Cantó unas obras complicadas, exigidas, difíciles, como es la propia elección de cantar lieder, con el único soporte de un pianista. Bien aquí Helmut Deutsch, aunque no siempre diera el do de pecho, tiene su estilo, a veces parece frío, distante, pero es el que lleva el metrónomo interno de los dos y el que más experiencia tiene.

 

 

La velada comenzó con seis canciones de Robert Schumann (1810-1856) sobre poemas de Heinrich Heine, origen del liederismo alemán que es el ciclo Dichterliebe, basado en su Libro de canciones. Denso, preocupado por el hecho religioso, casi enfermizo,es el poeta que más amó Elizabeth de Baviera o también, Sissi, la emperatriz de Austria-Hungría, asesinada por un anarquista en la evanescente Ginebra de fin de siglo.

Como explica Senz, “de los 270 lieder de Schumann, la poesía de Heinrich Heine inspiró 44, seguido ensus preferencias literarias por Friedrich Rückert (42) y, a mucha distancia, Josef von Eichendorff (22), Justinus Kerner (22) y Johann Wolfgang von Goethe (18). Su  esposa, Clara Schumann, amaba profundamente los poemas de Heine, a quien llegó a tratar en 1839 en París, durante una de sus giras de conciertos. Ante esta pasión compartida por Heine, no resulta extraño su predominio en ese annus mirabilis de 1840, año de su boda con la pianista y compositora Clara Wiek y, probablemente, el más feliz de su vida, en el que crea la mayor parte de su catálogo liederístico. “He vuelto a componer con tal pasión que en cierto modo me inquieta; desearía cantar yo mismo hasta morir como un ruiseñor”, escribía a Clara ese mismo año”.

Además,”las dos piezas pertenecientes a las Cinco canciones con piano, op. 127 –Dein Angesicht,nº 2 y Es leuchtet meine Liebe, nº 3–, datan de 1828 y ofrecen atractivos contrastes con las otras dos piezas seleccionadas de los Cuatro cantos con piano, op. 142: Lehn’deine Wang, nº 2 y Mein Wagen rollet langsam, nº 4, que nos devuelven al clima de exultante lirismo del radiante 1840”.

Belsazar, historia protagonizada por el rey de Babilonia, es una tremenda partitura y una letra que recuerda las tribulaciones que sufren los tiranos orientales que relatan los libros sagrados de las dos religiones fundacionales: la cristiana y la judía. Hay en el relato de Heine, un temblor que nos recuerda las peripecias insensatas de Herodes el grande, Herodías y Salomé, su peculiar hijastra, toda esa violencia desatada hasta el paroxismo, pero con otro tejido y otra textura musical y teatral, más íntima, más introspectiva incluso.

Siguieron las Cinco canciones con textos de Andersen, op. 40, también de 1840, sobre los poemas delescritor danés Hans Christian Andersen (1805-1870), originalmenteen danés y traducidos al alemán por Adelbert von Chamisso.

De Richard Strauss, Mauro Peter y Helmut Deutsch han seleccionado dos Interesantes series. La primera es Schlichte Weisen (Canciones sencillas), op. 21, Integradas por cinco canciones sobre poemas de Felix Dahn, escritas entre 1887 y 1888, All mein’ Gedanken (Todos mis pensamientos), Du meines Herzens Krönelein (Coronita de mi corazón), Ach Lied, ich muß nun scheiden (Ah, amor mío, ahora debo partir), Ach weh mir unglückhaften Mann (¡Ay, desdichado de mí…!) y Die Frauen sind oft fromm und still (Las mujeres suelen ser piadosas y calladas).

No hace falta recordar la imagen que de lo femenino universal y de la mujer como efigie sumisa y congelada dan estas letras, que, sin embargo, pueden ser leídas y escuchadas con una música arrebatadora, todo lo cual nos ayuda a abandonar otro tipo de valoración más feminista o femenina como la que se lleva desde hace décadas en Europa, un continente que ha cambiado la pétrea representación del “Segundo sexo”, del que escribía hace varias décadas, todo un tratado, la filósofa francesa Simone de Beauvoir.

En 1886, pero paralelo al anterior en su redacción, el segundo ciclo cuenta con cuatro poemas de Dahn bajo el título Mädchenblumen (Flores y muchachas),op. 22: Kornblumen (Acianos); Mohnblumen (Amapolas), Epheu (Hiedra) y Wasserrose(Nenúfar).

Continuó la segunda parte del concierto, con la música de Franz Liszt, para mecer  los 3 Sonettti del Petrarca (Pace non trovo, et non ò da far guerra; Benedetto sia l’giorno, e ‘l mese, e l’anno; I’ vidi in terra angelici costumi) un tiempo en el que se produce su viaje de descubrimiento a Italia –entre 1838 y 1839–junto con la Condesa d’Agoult.

La fogosidad pianística de Liszt, bien defendida aquí por el intérprete acompañante, Helmut Deutsch, técnico pero también de un fraseo elegante ysoñador, se unen a la arcaizante lengua de Petrarca, pura evocación cortesana, como cuando escribe en los últimos versos de su último soneto interpretado: “che non si vedea in ramo mover floglia. Tanta dolcezza avea pien l´aer e´l vento”.

Las referencias aquí a la música italiana son evidentes, porque Liszt se deja seducir por las vivencias del encuentro con Italia y su bellísima música de inspiración belcantista, omnipresente siempre en todas partes, aunque fuera denostada o reemplazada por la maquinaria musical germánica. Nihil obstat.

Mauro Peter cumplió con soltura, delicadeza, como escribe Petrarca, con unos agudos y unos pianissimo al final de la noche que hicieron despertar a los adormecidos y apasionarse aún más a los que estaban atentos. Tiene garra, es versátil y valiente, su voz y él mismo se van enlazando a lo largo de un exigente repertorio en momentos de bravura, de evocación, de suntuosidad musical. La dicción es perfeccionista, se entiende, clara, incluso la italiana, dulce y evocadora.

Nos regaló la ofrenda de tres “encore”: “Go not, happy day”, con texto de Alfred Tennyson y Franz Liszt, “Nichts”, de Richard Strauss y “Es muss ein Wunderbares sein”, también de Liszt.

Pero nos reserva mucho más y hay que esperar que llegue el momento, dejar madurar la fruta que promete,disfrutarlo más veces, y acompañarlo, con generosidad y el alma abierta y disponible, claro.

Alicia Perris

 


 

XXIII CICLO DE LIED recital 8

TEATRO DE LA ZARZUELA. LUNES 03/04/17 20:00h

MAURO PETER tenor, HELMUTDEUTSCH, piano

 

PRIMERA PARTE

ROBERT SCHUMANN (1810-1856)

Abends am Strand, op. 45, nº 3 (1840)

Dein Angesicht, op. 127, nº 2 (1850/51)

Lehn deine Wang an meine Wang, op. 142, nº 2 (1852)

Es leuchtet meine Liebe, op. 127, nº 3 (1850/51)

Mein Wagen rollet langsam, op.142, nº 4 (1852)

Belsatzar, op. 57 (1840)

Fünf Lieder, op. 40 (1840)

Märzveilchen

Muttertraum

Der Soldat

Der Spielmann

Verratene Liebe

 

RICHARD STRAUSS (1822-1905)

Schlichte Weisen, op. 21 (1890)

All mein’ Gedanken

Du meines Herzens Krönelein

Ach Lieb, ich muß nun scheiden

Ach weh mir unglückhaftem Mann

Die Frauen sind oft fromm uns still

 

SEGUNDA PARTE

RICHARD STRAUSS (1822-1905)

Mädchenblumen, op. 22 (1888)

Kornblumen

Mohnblumen

Epheu

Wasserrose

 

FRANZ LISZT (1811-1886)

3 Sonetti del Petrarca, S 270 (1842/46)




Ver todo con la misma etiqueta

Ver todo el blog


EL CANTO: DEL RECITAL AL SINFÓNICO-CORAL
Reseñas

EL CANTO: DEL RECITAL AL SINFÓNICO-CORAL

El crítico Pablo Bardin nos cuenta en un extenso artículo sobre cinco conciertos vocales.

Amplio panorama sinfónico
Reseñas

Amplio panorama sinfónico

La actividad sinfónica en nuestra ciudad es muy intensa y trato de cubrirla en su mayor parte, sólo descartando aquellos conciertos que me parecen mal programados o que chocan con otros eventos que me parecen prioritarios. En este largo artículo me pondré al día hasta el 22 de Noviembre. Lo haré ordenando el material por la sala utilizada y cronológicamente, e incluiré también orquestas de cámara.

Segunda versión porteña de “RUSALKA” y “LE COMTE ORY”
Reseñas

Segunda versión porteña de “RUSALKA” y “LE COMTE ORY”

Reseñas de las óperas "Rusalka" y Y “Le Comte Ory”, presentadas recientemente por el Teatro Colón y Juventus Lírica respectivamente.

NUESTRO PROYECTO

La principal función de MusicaClasicaBA es fomentar la interacción entre músicos, agentes del sector público y privado y el público en general, permitiendo afianzar los lazos culturales y artísticos de nuestra región.

Galería