Dudamel con la 9º de Beethoven en el Auditorio Nacional de Madrid



Ya nos los advirtieron en la información que emitió el Palau de la Música Catalana, porque el programa de mano del Auditorio Nacional de Madrid no adjuntó notas explicativas al programa: "La ejecución de la integral de las Sinfonías de Beethoven es algo inédito. Unas obras que han trascendido como un cuerpo único en la historia de la música; unas partituras que representaron un nuevo canon, una revolución tan grande que los compositores posteriores no se atrevían escribir para no ser comparados. Creaciones tan singulares que, presentadas en bloque, aspiran a ser traducidas por los mejores intérpretes”.

Siempre habitando los medios, el director de orquesta Gustavo Dudamel fue noticia por dirigir tan joven el Concierto de Año Nuevo de la Musikverein en Viena del 1 de enero de este año, casarse de incógnito recientemente con una actriz española y aparecer como protagonista y cameo en todos y uno respectivamente de los episodios de la serie norteamericana “Mozart in thejungle”, que también firmó con Monica Bellucci varias entregas y hasta con Plácido Domingo y otros famosas figuras.

Una tournée de todas las sinfonías de Beethoven lo hizo recalar ahora en la capital española, donde no quedaban entradas desde hacía tiempo para disfrutar del color y el calor de la Orquesta de Venezuela, fruto de aquellos desvelos que imaginaron una nueva forma de estudiar, tocar y compaginar el mundo musical con la vida.

Rodeado de una masa coral impresionante, cuatro cantantes y una orquesta sobrada en número (aunque nunca es demasiado, el sonido esplendoroso, claro), la novena comenzó como pidiendo permiso, en un crescendo que llegó a un final de éxtasis, conocido y esperado por el público de la sala.

Las pausas entre los tiempos, sobre todo la que muchos de los presentes interpretaron como un verdadero corte o intermedio en la secuencia del todo, dio ocasión a algunos para entrar tarde, salir de la sala y toser o hablar, e hicieron esperar al maestro que, visiblemente molesto, no volvió a tomar la batuta hasta que se hizo de nuevo el silencio.

Siempre ocurre lo mismo en el Auditorio Nacional de Madrid, extraño, si se tiene en cuenta que sus asistentes son veteranos, casi todos poseedores de dorados abonos consuetudinarios bastante caros y elitistas y- se les supone- melómanos respetuosos del hecho musical. No parece tener Gustavo Dudamel una química luminosa con este lugar, al menos no la que solía, en épocas fundacionales, cuando todos, también él, éramos más jóvenes y entusiastas. Sin embargo, rastreó a la perfección los temas, las sonoridades, los matices, los volúmenes de una partitura que, no por ser conocidísima, tiene algo de hechizo y mucho de magia. Es una enorme declaración de principios, especialmente en estos tiempos atrabiliarios.

Julianna di Giacomo, la soprano, hizo buen dúo con Tamara Mumford, una mezzo solvente, mientras que de las voces masculinas, atronó el bajo Soloman Howard, una maravilla, despertando a los presentes de ese suave vaivén que comenzaba a ascender al paroxismo de los últimos momentos- largos - de la Novena. La cascada vocal del OrfeóCatalà y el Cor de Cambra del Palau de la Música, impresionantes, un desbordamiento de sentimientos y emociones muy bien transmitidas y compartidas. Aunque la vestimenta femenina, como de alivio de luto, mejorable.

La ubicación de los instrumentos varió porque los contrabajos, numerosos, se colocaron reforzando la espalda de las cuerdas y el timbal, muy reconocido, y otras percusiones importantes a la derecha del director. No leyó partitura el maestro en un podio sucinto y nada barroco, lo justo para permanecer sobreelevado y ser bien visto por la orquesta y los cantantes.

No se encontró, tampoco, el duende, como diría Federico esta vez en el concierto del Auditorio, aunque sí muchos bravos y aplausos para los músicos, mientras desfilaban a la salida, como a la entrada de la velada, rostros familiares de la intelectualidad y la política nacional, siempre puntuales en estas convocatorias.

Por mucho que se agradeció la prestación de todos, el maestro no concedió propinas y tampoco accedió a separarse de sus colegas para saludar, un momento, al público que lo aclamaba. Se volcó en cambio en agradecimientos y reconocimiento para todos y cada uno de los intérpretes que hicieron posible una propuesta como esta. El final fue una especie de anticlímax, que llevó a que todos finalmente se convencieran de que el disfrute y la efervescencia se habían desgraciadamente terminado.

Tal vez consuele en parte terminar con la cita, clarificadora para todos de posicionamientos y enfoques y motivo necesario de reflexión,que, debajo de una foto de Gustavo Dudamel abría el programa de mano: “Como solía decir C.R. James, Beethoven pertenece tanto  a los habitantes de las Indias occidentales como a los alemanes, porque su música forma parte de la herencia de la humanidad”. Edward Said (Extraído de Cultura e Imperialismo)”.

Alicia Perris

 


Orquesta Sinfónica Simón Bolívar de Venezuela. OrfeóCatalà y Cor de Cambra del Palau de la Música Catalana. Novena Sinfonía en re menor, Opus 125 (1824) de Ludwig van Beethoven (1770-1827). Jueves 16 de marzo, 2017

FICHA ARTÍSTICA

Julianna di Giacomo, soprano

Tamara Mumford, mezzosoprano

Joshua Guerrero, tenor

Soloman Howard, bajo

OrfeóCatalà (SimonHalsey, director / Pablo Larraz, subdirector)

Cor de Cambra del Palau de la Música (SimonHalsey, director)

Orquesta Sinfónica Simón Bolívar, Gustavo Dudamel, director

PROGRAMA

L. van Beethoven: Sinfonía núm. 9, op. 125, “Coral”

Allegro ma non troppo, un poco maestoso

Scherzo: molto vivace. Presto

Adagio molto e cantábile. Andante moderato

Presto. Allegro assai vivace allamarcia

Ode an die Freude




Ver todo con la misma etiqueta

Ver todo el blog


Música de cámara de notable nivel
Reseñas

Música de cámara de notable nivel

Nuova Harmonia continuó su temporada con dos notables conciertos camarísticos con la Orquesta de Cámara de la Filarmónica Checa y por el Sestetto Stradivari. Además, el Club Sirio Libanés en su ciclo clásico presentó al violoncelista Claudio Baraviera con la pianista Agustina Herrera y hubo una grata Schubertiada en el ciclo Intérpretes Argentinos de domingos a la mañana en el Colón. Ésta es una selección personal en la miríada de conciertos de cámara que ofrece Buenos Aires semana a semana, y obviamente siempre hay algunos que lamento no poder escuchar. Por Pablo Bardin.

Una gala de Ballet despareja
Reseñas

Una gala de Ballet despareja

Desde hace varios años el Grupo Ars ofrece una Gala de Ballet en el Coliseo en Agosto; solía rivalizar con la Gala del Colón, pero Herrera la canceló el año pasado y tampoco la hay este año. La que comento es la VIII Gala Internacional de Buenos Aires y se ofreció el 24 y el 25 de agosto; vi la del 25. Ni la de 2018 ni la de 2017 están entre las mejores, ya que en ambas faltó una figura de especial brillo y personalidad; si la del año pasado adoleció de un exceso de fouettés remanidos, la de esta temporada tuvo puntos altos como Ciro Tamayo y otros flojos en coreografía y baile, pero paradójicamente lo más notable fue lo menos cercano a ya sea el ballet clásico o la danza moderna: Amir Guetta y Hemda Ben Zvi, atletas circenses con algo de danza.

SINFÓNICAS NACIONAL Y SODRE Y ESTABLE DEL ARGENTINO
Reseñas

SINFÓNICAS NACIONAL Y SODRE Y ESTABLE DEL ARGENTINO

Semanas atrás inicié un artículo en dos partes sobre conciertos sinfónicos con tres veladas de la Filarmónica. Hoy lo completo refiriéndome a otros cuatro conciertos: dos de la Sinfónica Nacional, uno de la Orquesta del SODRE y uno de la Estable del Argentino. Por Pablo Bardin.

NUESTRO PROYECTO

La principal función de MusicaClasicaBA es fomentar la interacción entre músicos, agentes del sector público y privado y el público en general, permitiendo afianzar los lazos culturales y artísticos de nuestra región.

Galería