La Fundación Juan March y el Teatro de la Zarzuela de Madrid presentan “Le Cinesi”



 

La ópera de Manuel García, “Le Cinesi”, en la Fundación Juan March en colaboración con el Teatro de la Zarzuela de Madrid.

 

Ópera de salón en un acto. Música de Manuel García y libreto de Pietro Metastasio. Fundación Juan March: estreno el lunes 9 de enero de 2017

Coproducción de la Fundación Juan March y el Teatro de la Zarzuela Dirección musical y piano: Rubén Fernández Aguirre. Dirección de escena: Bárbara Lluch

Es una gran satisfacción para todos los que están en el métier y los melómanos y público en general ver cómo interactúan las instituciones de Madrid, algunas públicas otras privadas, para dar lo mejor de sí mismas. Es el caso de la flamante colaboración del Teatro de la Zarzuela y la Fundación Juan March en la capital, para coproducir la ópera de salón “Le Cinesi”, de Manuel García, famoso músico, maestro y compositor y conocido padre de dos grandes cantantes y creadoras del siglo XIX: María Malibrán y Pauline Viardot.

La rueda de prensa que fue muy grata y relajada como las que suelen ofrecerse en el Teatro de la Zarzuela, contó con las sopranos, el director musical, Barbara Lluch, la responsable teatral y el director de la sala, Daniel Bianco.

En medio de amigos, más que de periodistas, porque ellos siempre saben provocar ese clima de “nonchalance” tan suyo, Bárbara Lluch, nieta e hija de famosas figuras ligadas a la escena española (Nuria Espert y Alicia Moreno, respectivamente), manifestó lo feliz que estaba con este trabajo. Y eso no es frecuente, en una época en que todo se lleva a cabo cada vez con menos amor y más de oficio.

Lluch estaba encantada, por lo que había conseguido y por el proyecto que se presentaba. Cada uno de los participantes lo vivía de otra manera, una de las cantantes, por ejemplo, ya estaba habituada a las representaciones de otras óperas del maestro afincado en París.

El dossier de prensa fue una especie de gran colección de documentos preciosos, de una factura preparada con mimo, para ilustrar en todo detalle las características de la obra de un compositor, que ya había traído a escena en un mítico concierto Cecilia Bartoli, cuando ofreció con un brío del que solo ella puede hacer gala, la aplaudida aria de El contrabandista.

Entre la información aportada por las instituciones productoras de Le cinesi, se explica que “El arte vocal del primer Romanticismo tuvo en Manuel García su intérprete más destacado. Reputado profesor de canto, recorrió el mundo haciendo gala de un estilo de gran virtuosismo, indisolublemente asociado a las óperas de Rossini.

Además, encabezó una larga saga de cantantes, entre los que destacan, como expresamos antes, María Malibrán y Pauline Viardot, autora de la opereta de salón Cendrillon, representada en 2014 en esta misma sala para inaugurar esta serie de Teatro Musical de Cámara.

El extenso catálogo de García está conformado por unas 150 composiciones e incluye una abundante producción teatral, con un valioso corpus de cinco óperas de salón al parecer compuesto en París en torno a 1830. Este ramillete singular de genuinas óperas de cámara está encontrando, en los últimos tiempos, su lugar en los escenarios, como demuestran las recuperaciones de L’isola disabitata y Un avvertimento ai gelosi, en temporadas pasadas.

Posiblemente compuesta para ser interpretada por sus alumnos como parte de su formación profesional, Le cinesi de García fue la última de las 14 óperas documentadas sobre el libreto exitoso y centenario que escribiera Metastasio en 1735.

Esta producción, conforma la sexta edición del formato Teatro Musical de Cámara, proyecto desarrollado conjuntamente por la Fundación Juan March y el Teatro de la Zarzuela con la vocación de recuperar un extenso repertorio teatral que por su dimensión y naturaleza no suele tener cabida en los teatros de ópera convencionales.”

 


Le Cinesi

Movimiento escénico: Rafael Rivero

Diseño de escenografía: Carmen Castañón

Diseño de vestuario: Gabriela Salaverri

Diseño de iluminación: Fer Lázaro

Jefa de producción: Celia Lumbreras

Ayudante de dirección, escenografía y utilería Cristina Martín

Realización de vestuario: Luis Fernando Dos Santos

Pintura textil: Marina Salaverri

Realización de escenografía: NEO Escenografía.

Técnicos de iluminación: Enrique Chueca y Francisco Morcillo

Técnico de sonido: María Rodríguez-Mora

Realización de vídeo: Mario Domínguez Sobretítulos Raquel López y Francisco Andreo

Edición musical (inédita): James Radomski

 

Reparto

Lisinga, soprano Marina Monzó

Sivene, soprano Cristina Toledo

Tangìa, mezzosoprano Marifé Nogales

Silango, tenor José Manuel Zapata

 

 

Estrenada en una velada privada en París c. 1831. Representaciones : estreno el 9 de enero, 19:30 h, 11 de enero, 19:30 h, 14 de enero, 12:00 h y 15 de enero, 12:00 h

Son de agradecer con vistas a la formación de nuevas generaciones de melómanos e intérpretes y artistas, las funciones que se darán a colegios e institutos los días 10, 12 y 16 de enero, 11:30 h (funciones didácticas).


Otras versiones musicales de la historia (selección)

Le cinesi de Antonio Caldara (1735)

La festa cinese de Nicola Conforto (1751)

Le cinesi, componimento drammatico de Christoph Willibald Gluck (1754)

La festa cinese de Luis Misón (1757)

Le cinesi de Niccolò Jommelli (1765)

Le cinesi (componimento drammatico che introduce a un ballo) de David Perez (1769)

Todavía ayer, "casualmente", me encontré con una versión muy bonita y bien ilustrada de El Libro de las maravillas de Marco Polo, en una librería bastante alternativa cercana al Instituto Francés. La revisé y me sonreí pensando cuánto hemos fantaseando los occidentales con oriente y viceversa y cómo la representación del otro que fabricamos todos, el diferente o el desconocido, pocas veces responde a la realidad y más bien a nuestro deseos y ensoñaciones, por no mencionar sentimientos más oscuros.

Oriente y sobre todo China, existe para nosotros desde que el veneciano comenzó sus batidas por su imperio multisecular, continuando la antigua ruta de la seda que ya habían inaugurado los nabateos y tantos otros pueblos.

La visión que se da aquí de la mujer aristócrata china es de alguien privado de ideas propias, de una vida monocorde falta de estímulos o de agradables sobresaltos. La pasión no se conoce ni la excitación de los sentimientos. A lo largo de la acción, asistimos a una especie de despertar de las jóvenes, gracias a la llegada de un personaje familiar masculino que les trae noticias del mundo exterior. Un modesto camino iniciático hacia la luz. Pero, no cabe aquí en esta ocasión hacerse planteamientos forzados o fuera de contexto sobre esto.

Teniendo en cuenta cómo está el estado de la cuestión feminista o femenina a día de hoy en nuestro país y otros, podríamos pensar en un texto políticamente incorrecto, donde las mujeres son meros reflejos inanes de una vida que se les escapa, lejos, ahí fuera.

Pero se trata de un juego, de un divertimento juguetón, de una excusa que García encontró para sacar lustre a la capacidad vocal y artística de su familia y de sus alumnos. No hay que enfadarse pues y sí disfrutar de las declaraciones entre homéricas y Raciniana de la Andrómaca de una de las protagonistas y sus compañeras, buscando como pueden el hilo de Ariadna de una vida más exultante y apasionada. Algo que sea real.

Estamos en China, en el periodo de la dinastía Qing. Explican las fuentes de documentación: “En el interior de una casa aristocrática, tres doncellas chinas (Lisinga, Sivene y Tangía) son presas del aburrimiento (Introducción: “Si direbbe con raggione”). En ese momento irrumpe Silango (Recitativo: “Dirò, ninfe, ancor io”), hermano de Lisinga, que acaba de regresar de un viaje por Europa. El joven presume de su cosmopolitismo y contrasta la opresión en la que viven las mujeres chinas con la libertad de la que gozan las europeas (Cavatina: “Non v’è miglior piacere”).

Los cuatro personajes discuten entonces qué hacer para matar el aburrimiento y su compenetración va progresando como en un juego de matrioskas. Finalmente deciden interpretar escenas dramáticas de distinto género: trágico, cómico y pastoral. Tangía amaga con comenzar su interpretación, pero su timidez le incita a ceder el primer lugar a Lisinga, quien toma las riendas de la situación (Recitativo: “E non perdiam più tempo”) e interpreta un aria trágica (Aria: “Prenditi il figlio…”) que logra conmover a los asistentes ! Silango insta luego a Sivene a representar su escena pastoral (Recitativo: “Ah, non finir sì presto”). Sin embargo, Sivene reclama el concurso de un pastor para poder interpretarla en dúo, por lo que Silango asume entonces el rol de Tirsi. El coqueteo entre los dos pastores de la escena, reflejo de la atracción real entre Silango y Sivene, se ve interrumpida por Tangía, celosa, y es finalmente enjuagada por Sivene (Arietta: “Non sperar, non lusingarti”). Un breve diálogo entre Silango, Lisinga y Tangía (Recitativo: “Che amabil pastorella!”) da paso a la intervención de Tangía. Y hacía continúan los personajes cantando y bailando en un ambiente festivo hasta el cierre (Finale: “Voli il piede in lieti giri”).”

Refrescante la dirección de Bárbara Lluch, brillante la dirección musical y la ejecución pianística de Rubén Fernández Aguirre, desde un instrumento aislado del escenario con tino, para dejar más espacio escénico disponible.

Esforzada la labor de las sopranos, Marina Monzó y Cristina Toledo, con momentos excelentes e inspirados, gracia y un saber estar en escena, incluso cuando por momentos, la propuesta podría haber derivado en la pantomima y la astracanada. Nada de eso, por otra parte, la mezzosoprano Marifé Nogales tiene poso y base y escuela y se maneja muy bien en una partitura que para todos, parece de fácil abordaje pero que “tiene bemoles”.

Si hay algo que no se le puede negar al tenor José Manuel Zapata es la devoción incondicional que pone a sus papeles y a sus representaciones. Podría mejorar algunos pasajes, pero teatralmente va sobrado y hay que tener en cuenta además, que las noches de un estreno son difíciles y con muchos nervios.

Bien todos y entregados, además, una afluencia masiva de público a la Fundación March, una cobertura extensa en los medios del acontecimiento, al que asistieron famosas figuras y conocidos representantes de ópera vecinos de Madrid, como el director artístico del Real, Joan Matabosch, en una manifestación de buena vecindad o el propio director de la Fundación March, que llegó como debe hacerse en estos casos, bien acompañado, con mucho tiempo, discreción y tranquilidad.

Críticos musicales y acompañantes, vecinos del barrio de Salamanca, amigos de los artistas y una labor hercúlea de la responsable de Prensa de la Fundación, Victoria Senén, para intentar que nadie se quedara fuera de este proyecto conseguido, una verdadera joyita, una fiesta.

 

Alicia Perris



Ver todo con la misma etiqueta

Ver todo el blog


Velada barroca con el contratenor argentino Franco Fagioli en Madrid
Reseñas

Velada barroca con el contratenor argentino Franco Fagioli en Madrid

No estaba al completo la sala principal del coliseo madrileño en la velada del barroco del contratenor Franco Fagioli, pero muchos de los que sí asistieron lo esperaban ansiosos, porque seguramente conocen su trayectoria, su capacidad teatral y vocal, porque hasta alguna reseña muy madrugadora sorprendió en los medios en las primeras horas del día siguiente al recital.

Cecilia Bartoli, un viaje por 400 años de música
Reseñas

Cecilia Bartoli, un viaje por 400 años de música

Ayer fue una gran tarde para los melómanos y afortunados que pudieron conseguir una localidad en el coliseo de la capital española porque la mezzosoprano italiana (Roma, 1966) es siempre un indecible acontecimiento y no se prodiga todo lo que nos gustaría por España. Nada en ópera, pero nos quedan sus recitales, totémicos y apabullantes.

Dudamel con la 9º de Beethoven en el Auditorio Nacional de Madrid
Reseñas

Dudamel con la 9º de Beethoven en el Auditorio Nacional de Madrid

Una tournée de todas las sinfonías de Beethoven hizo recalar a Gustavo Dudamel en la capital española, donde no quedaban entradas desde hacía tiempo para disfrutar del color y el calor de la Orquesta de Venezuela, fruto de aquellos desvelos que imaginaron una nueva forma de estudiar, tocar y compaginar el mundo musical con la vida.

NUESTRO PROYECTO

La principal función de MusicaClasicaBA es fomentar la interacción entre músicos, agentes del sector público y privado y el público en general, permitiendo afianzar los lazos culturales y artísticos de nuestra región.

Galería