Juan Carlos Figueiras: “Me encanta ver a la gente que sigue enamorada de la música”.



Es compositor, intérprete y docente. Dirige hace años el “Ciclo de Grandes Conciertos de la Facultad de Derecho” uno de los más importantes del país. MCBA estuvo conversando con él acerca de esto y mucho más en una entrevista imperdible.


 

 


El ciclo de conciertos de la Facultad data del año 1949 ¿Cómo surge?

El Maestro Gómez Carrillo, desde que la facultad se encontraba en el antiguo edificio, había querido armar una agrupación musical. En ese momento había mucha repercusión en el alumnado y consigue armar un coro de 80 personas. 1949 es el año en que se termina de construir el edificio actual y la facultad realiza la mudanza. Inicialmente Gómez Carillo era quien sostenía el coro y realizaba los conciertos, creo que fue en octubre del 49 que hace el primer concierto aquí. Así que esa continuidad del coro ha sido muy importante y fue un poco el disparador de toda la actividad musical que realiza hoy la extensión cultural de la Facultad de Derecho de la UBA.

 

¿En qué año y de qué manera llegás a la dirección del mismo?

De manera sistemática los conciertos vuelven en el 94. Hasta ese momento aquí había conciertos cuando pedía el lugar alguna institución. Eran esporádicos y anárquicos. Cuando el Maestro Benzecry arma la Orquesta Libertador San Martín (ahora Orquesta Sinfónica Nacional Juvenil) hace una propuesta de empezar nuevamente a realizarlos de manera mensual y ya a partir del 95 se empiezan a hacer más conciertos a parte del habitual de principio de mes. En ese año entro yo a la secretaría de extensión cultural y comienzo a armar los cursos de música. Yo daba clases de apreciación musical, que muchas veces se convertían en cursos de morfología muy interesantes porque acá hay muchos abogados que tienen una formación más humanista, más amplia, y también comencé a dar clases de piano. Siguió su derrotero el ciclo hasta el 98 cuándo ya era sistemático un concierto por semana. En aquel momento el Teatro Colón propone hacer el ciclo de la Orquesta Filarmónica en otoño todos los lunes en la Facultad. Quien estaba en ese momento coordinando el ciclo tenía una visión distinta respecto de las autoridades de la facultad; no quería que se hicieran y entonces se desvinculó y creo que como yo estaba acá en el área de música dijeron “¿A ver a quién agarramos?” y me pusieron a mí. Así que en el 99 me hice cargo y se realizó el ciclo con el Colón. A diferencia de lo que pensaba mi antecesor yo creía que el impulso que podía dar la Filarmónica sería muy importante e íbamos a poder difundir mucho más la actividad musical, cosa que fue lo que pasó. Se puede decir que nos “colgamos” de la Filarmónica para promocionar toda la actividad musical y eso dio inmediatamente frutos importantes. Conseguimos un acuerdo con el rectorado para filmar los conciertos y sostuvimos hasta el 2009 el programa Grandes Conciertos de la UBA que iba al principio por el canal Magazine, luego por canal A y después con estos cambios de administración, que siempre hay, ese proyecto se postergó.

En si, nosotros nos convertimos en facilitadores. Hay una cantidad enorme de artistas en Bs As con muchas ganas de hacer cosas, un público ávido de recibir, entonces nosotros lo que hacemos es tratar de coordinar, que las cosas fluyan para que todos puedan hacer lo que tienen deseos de hacer. Por supuesto conseguimos aditamentos, como alguna vez tuvimos el programa en la tele, ahora tenemos el programa de Radio Universidad de Bs. As. que es importante. Primero, porque tenemos el programa de una hora donde hacemos las entrevistas a los músicos que participan. Pero además, porque durante todo el domingo se pasan los conciertos que se realizan y graban en la facultad. O sea, todo el domingo la radio de la Universidad de Buenos Aires está dedicado al Ciclo de Grandes Conciertos de la Facultad y eso para las orquestas, los solistas, las agrupaciones de cámara, es una difusión importante porque más allá de la labor estupenda de Radio Nacional Clásica y algunas otras como Radio Cultura o Cultura Musical, en general es muy reducida la cantidad de medios especializados.

 

Han pasado numerosas orquestas, grupos de cámara, solistas ¿hay algún concierto qué recuerdes con especial emoción?

En realidad todos tienen su particularidad, pero si recuerdo uno que fue cuando la gestión del Colón estaba en una situación muy complicada, las dos orquestas se unieron para hacer “El Colón al Colón” llamando a que se pudiera resolver la conflictividad que tenían las orquestas con su teatro. La Filarmónica venía con asiduidad y eventualmente venía la estable pero con la administración de ese momento eso se había vuelto más ríspido para nosotros…. Ese concierto lo recuerdo por el acompañamiento de la gente, los músicos y esa doble sensación entre gran alegría y mucha participación, de compromiso por parte de los músicos y por otro lado también la ansiedad y la angustia porque tenían que hacer esto ya que en su casa estaban teniendo muchas dificultades. Aparentemente en algún aspecto se ha resuelto. Igual sale menos la Filarmónica y si bien ahora está la Usina del Arte, aquí viene menos, y casi no ha vuelo la Estable. Sí hemos hecho ahora un acuerdo con la Academia Orquestal del Instituto Superior que el año próximo va a estar con más presencia.

Otro gran acontecimiento que recuerdo mucho fue en el año 99. Festejando el 50º aniversario del edificio juntamos a los coreutas del 49, que todavía estaban con capacidad de cantar y de movilizarse, con el Coro de esa época y fue realmente muy lindo ver en el escenario a dos generaciones.

En realidad me parece un poco injusto para todos los demás, cada orquesta es maravillosa.

 

Hoy en día es un ciclo que está establecido y que goza de prestigio ¿Cómo se llegó a ese resultado?

En su momento la presencia de la Filarmónica empezó a mostrarnos en los medios de manera más fuerte, venían y cubrían el concierto. También con el acuerdo con la Sinfónica Nacional, que durante varios años tuvo dificultades con el Auditorio de Belgrano y nosotros les abrimos la puerta para que ellos pudieran estar aquí presentes. Aunque con la Sinfónica es más difícil porque siempre vinieron completos entonces hay que ampliar el escenario, además su día de conciertos es los viernes y en la Facultad es un día que hay muchas actividades y también pueden surgir imprevistos. Pero la presencia de esas orquestas nos dio mucha difusión en los medios, el programa en TV también ayudó a que la gente estuviera muy interesada y todo eso hizo que mucha gente lo conozca y se empiece a acercar y sepa que todos los sábados hay música en la Facultad.

Hay mucha gente que viene y no sabe lo que va a ver pero sabe que va a venir a disfrutar y muchos se instalan directamente en los dos conciertos diarios que hay. Creo que eso, combinado con la propuesta de pensar en lo qué estaba surgiendo, que eran las orquestas juveniles, desde la Libertador San Martín, que venía todas las semanas o la de San Martín, la de Hurlingam, la de Lanús cuando todavía era juvenil. Una cantidad importante de orquestas juveniles que no tenían espacio o que si tenían era difícil convencer a la gente que los acompañe; en cambio acá ellos saben que vienen y tienen un público que está dispuesto a acompañarlos.  

 

Cambiando un poco el eje. Sabemos que sos intérprete, compositor, docente, coordinador del ciclo, conducís un programa de radio, dirigiste una revista de música clásica ¿Cómo haces para compatibilizar esas actividades y en cuál te sentís más cómodo?

Yo lo que quiero es componer, eso es lo que a mí me atrae. Todo lo demás lo que hace es darme la estructura suficiente para poder sentarme tranquilo a componer. ¿Cómo me gano la vida? organizando conciertos, dando clases que me encanta, tanto de piano como de composición. Me gusta mucho dar clases en la Facultad porque me encuentro con todo tipo de alumnos, gente grande que ha tocado en su juventud y quiere reencontrarse con la música; eso es algo que a algunos maestros les parece odioso pero para mí es muy placentero. Me encanta ver a la gente que sigue enamorada de la música después de haber pasado por una profesión a veces hostil, que a lo mejor se pasó litigando toda su vida y ahora de golpe se reencuentra con la música. Me gusta trabajar con ellos, y además en general la gente que tiene esa inclinación está muy formada entonces las clases son una especie de bálsamo donde hablamos desde literatura, arte, política, música y, tocamos el piano. Y algún éxito debe tener porque siempre tengo todos los horarios tomados de principio a fin de año. Eso me permite ganarme la vida y dedicarme a componer en todos los tiempos libres que tengo.

 

 

¿Cómo te definís cómo compositor?

No me defino. Con las herramientas que me dan y en relación a lo que en determinado momento me parece que tengo que expresar, escribo. No podría definirme: yo soy un compositor de música electrónica o soy un compositor de música dodecafónica o popular. Todas las expresiones musicales me parecen riquísimas y me encanta explorarlas. Hubo 8 o 9 años en que estuve muy compenetrado en la música electrónica en particular, pero simultáneamente en ese año edité un disco de música popular que hicimos con una agrupación. El disco se llamaba “Usted tiene razón”. Le puse ese nombre porque en todos los conciertos de música electrónica venían amigos o familiares y me decían: “che pero yo no entiendo nada de esto, vos tenés que hacer tal cosa…”. Entonces un día dije “y… usted tiene razón” y me puse hacer otras músicas para expresar otro tipo de cosas.

 

¿Y ahí no te iban a reprochar los electroacústicos, “che, te vendiste ¿Qué estás haciendo…?”

Absolutamente, eso existe. Por eso ahora yo simpáticamente digo que no me defino porque hay veces que esto se torna casi de barricada: “Mirá lo que hace este…hace música tonal, escuchame…que espanto”. ¡Cuándo es maravilloso hacer música tonal! Además hay que tener el coraje y asumir el compromiso de en qué contexto vas a hacer música tonal, porque después de los monstruos del final del siglo XIX hacerse cargo de volver hacer música tonal no es fácil. Yo veo la cantidad de compositores que hay en cada de unas de las corrientes o vertientes y noto que hay compositores magníficos en cada una de ellas.

 

Hay que tener técnica y versatilidad para moverse en campos tan distintos…

Seguro, desde hacer un arreglo para la orquestación que sea o una agrupación coral o lo que te pidan, uno debe tener el oficio para poder hacerlo, depende del compromiso o el enganche que uno tenga con lo que le piden. Cuándo me pidieron componer una obra en conmemoración del 25 de mayo la verdad es que me entusiasmó y ¿qué otra cosa que no fuera un nacionalismo, con cierta cosa folklórica iba a hacer? A mí me sale meterme en el microclima de cada una de esas expresiones en el momento que la tengo que hacer. También depende para quién la escriba; en el caso del cuarteto de la Orquesta Estudiantil preferí organizar un discurso que les permitiera comprenderlo con cierta espontaneidad y con cierta rapidez teniendo en cuenta las limitaciones de tiempo que tienen las orquestas no profesionales, a escribir algo tremendamente más sofisticado. En cambio para el trío que estrenó el ensamble Pampa del IUNA por ejemplo son lenguajes más intrincados. Igual algunos compositores dirán: “No. Pero eso también es muy tradicional dentro de la música contemporánea”.

 

Sí, pero a esta altura muchos compositores coinciden en que no existe una vanguardia o lenguaje único, quizás lo importante es el compromiso con lo que uno hace y la autenticidad…

Yo creo que si uno no cree en lo que hace eso se nota.

 

Por Maxi Luna

Ph: Marcos Zanellato y  Joaquín Lopez Barreiro



Ver todo con la misma etiqueta

Ver todo el blog


Las 9 sinfonías de Beethoven en una semana. Entrevista a Carlos Vieu
entrevista

Las 9 sinfonías de Beethoven en una semana. Entrevista a Carlos Vieu

En unos días comienza la tercera edición del Festival de Música Clásica del Konex. En este caso dedicado a Beethoven a 190 años de su paso a la inmortalidad. Uno de los platos fuertes del festival será la integral de sinfonías del compositor alemán, un verdadero Tour de force, que tendrá la responsabilidad de llevar a cabo el experimentado Carlos Vieu. Desde MCBA conversamos con el Director sobre este particular desafío artístico.

10 años del Festival Camino del Santo. Entrevista a José Luis Juri, Director Artístico.
entrevista

10 años del Festival Camino del Santo. Entrevista a José Luis Juri, Director Artístico.

El miércoles 12 de abril comenzará la X edición del ciclo gratuito El Camino del Santo. Música clásica en San Isidro, con la participación de destacados intérpretes y grupos de cámara de la escena nacional, y un cierre para no dejar pasar de la Orquesta Académica del Teatro Colón, que ofrecerá arreglos sinfónicos de Bach y completará la velada con exitosas canciones de películas. Desde MCBA conversamos con José Luis Juri, destacado pianista y Director artístico del Festival.

Fabricantes de emociones, entrevista con los protagonistas de La Arlesiana
entrevista

Fabricantes de emociones, entrevista con los protagonistas de La Arlesiana

A casi 120 años de su premiere en el Teatro Lírico de Milán, se presenta por primera vez en el país esta ópera basada en un libro de Alphonse Daudet (1840), que aborda temáticas universales como las miserias humanas cotidianas, un amor imposible, el abuso de autoridad y una sociedad cerrada.

NUESTRO PROYECTO

La principal función de MusicaClasicaBA es fomentar la interacción entre músicos, agentes del sector público y privado y el público en general, permitiendo afianzar los lazos culturales y artísticos de nuestra región.

Galería