Noche de ritos ancestrales en la Ballena Azul



Concierto de la Orquesta Sinfónica Nacional.

C.C.K., viernes 25/09/2015

 

 

Continuando con su ciclo de conciertos en la Ballena Azul, la O.S.N. ofreció un programa llamativo, combinando dos obras de fuerte personalidad, ambas revolucionarias a su manera: la Suite “La noche de los mayas” de Silvestre Revueltas y La consagración de la primavera de Igor Stravinsky. La dirección fue del maestro chileno Francisco Rettig.

 

Una primera suposición es que la programación de la obra de Stravinsky se hizo porque era la semana del comienzo de esta estación en el hemisferio austral. Fue curioso que justo el día anterior, la Filarmónica interpretara la suite de El pájaro de fuego, con lo cual, en días sucesivos pudieron escucharse dos de las obras más determinantes del autor ruso, la primera y la última que creó en París para los famosos Ballets Rusos de Serguéi Diáguilev.

Pero probablemente lo más descollante de la noche fue la obra de Revueltas. Lo que actualmente conocemos como una suite sinfónica son fragmentos de la música de una película de 1939 llamada exactamente así: La noche de los mayas. Este film de Chano Urueta no quedó como una obra importante de la filmografía mexicana, pero la música que Silvestre Revueltas había compuesto, montada veinte años después en un formato de sinfonía con cuatro episodios (movimientos) por José Ives Limantour, se volvió una pieza de concierto con cierta trascendencia. En el Teatro Colón se había podido escuchar hace un año dirigida por Enrique Arturo Diemecke. No es una obra simple, tiene una densa orquestación, compleja, momentos de lirismo, otros de gran intensidad e impacto, un muy fuerte apoyo rítmico en varios de los episodios, se requieren más de diez percusionistas para un surtido muy completo de instrumentos que van desde gong hasta tumbadoras, con pequeños solos para cada uno de ellos en el cuadro final: “Noche de Encantamiento”, donde además interviene una gran concha marina usada como aerófono. La Sinfónica respondió muy eficazmente a la concepción de Rettig, que definitivamente parece conocer la obra en detalle, y que además ya la ha dirigido con varias orquestas latinoamericanas. Las sonoridades heroicas en formato académico, pero de raigambre mexicana y reminiscencias prehispánicas de Revueltas cobraron real vida en esta interpretación.

 

 

La segunda parte del concierto mostró una intensa versión de La consagración de la primavera. Se ejecutó con la orquestación completa: los ocho cornos, tres trombones, dos tubas y dos juegos de timbales (se supone que la versión original es para tres). En la acústica algo brillante que tiene La ballena azul, sonó intensa pero no estridente, con un impacto muy cercano y directo, seguramente muy alineada con la intención abrupta e inquietante que se supone que buscaba Stravinsky. Las complejidades técnicas de esta obra, sus ritmos y secuencias totalmente provocativas y anticonvencionales, el uso de los registros extremos de algunos instrumentos, las cuerdas en función caprichosamente percusiva, todo tuvo la dimensión revolucionaria del statu quo de principios del Siglo XX que volvió a esta obra un símbolo en varios sentidos. También el enfoque de Rettig fue interesante, produciendo una versión que mantenía permanentemente la atención, prestando siempre cuidado a la resolución técnica, al balance de las secciones de instrumentos, que fue prácticamente incuestionable.

En definitiva, se trató de un concierto con buena dosis adrenalínica, donde se cumplió claramente uno de los objetivos de ambas obras: que como oyente uno se sienta interpelado. Se hace claro que por distintas razones operativas, y sobre todo de programación, la O.S.N. no siempre tiene tiempo suficiente para preparar con la misma paciencia y dedicación todos los conciertos, y el resultado no siempre alcanza el muy alto nivel de este. Además, dada la complejidad de estas dos partituras, fue sensato que el programa no fuera más extenso (lo cual dificulta que los instrumentistas puedan tener tan trabajado más material).

 

Pablo A. Lucioni

 

 

Para saber más:

El mismo Rettig dirigiendo y hablando sobre La noche de los mayas en Medellín:

https://www.youtube.com/watch?v=v00TToRMaJg

 

Detalles de la película de Chano Urueta:

http://www.imdb.com/title/tt0031729/fullcredits




Ver todo con la misma etiqueta

Ver todo el blog


Una viuda alegre y dos despedidas
Reseñas

Una viuda alegre y dos despedidas

La temporada de ballet del Colón de este año tiene una característica negativa: sólo obras largas. Se deja de lado a una enorme plétora de ballets breves importantes y atrayentes, y aparentemente por una razón económica: los que ocupan toda una velada son más concurridos. Pero si se compara con lo que hacen las grandes compañías del mundo, ninguna programa con ese criterio. Aquí se busca ante todo agotar las entradas con las obras que no fallan y eso sólo lo hacen los teatros mediocres. De los cinco ballets del año sólo uno es nuevo y es el que comento. Los otros son por supuesto obras válidas y no voy a quejarme por ver la versión Macmillan de “Romeo y Julieta”, aunque sí objeto que ahora vayamos a tener todos los años el “Cascanueces” de Nureyev: lo hacen en New York pero con un repertorio anual mucho mayor.

Conciertos sinfónicos con valiosos estrenos
Reseñas

Conciertos sinfónicos con valiosos estrenos

Los dos conciertos de la Sinfónica Nacional a cargo de Stefan Lano fueron del más alto interés y nivel y probablemente quedarán como los mejores de esta orquesta en 2018. Además la siempre importante labor de Mario Benzecry junto a la Sinfónica Juvenil y, en este caso, compartiendo con la y Orquesta de instrumentos autóctonos y nuevas tecnologías de la UNTREF. Mabel Mambreti, Ars Nobilis y un concierto en la Facultad de Derecho con un oratorio de César Franck: “Ruth” en el que intervinieron la Orquesta Nuevos Aires dirigida por Leandro Soldano, el Coro General San Martín dirigido por Cristina Viscido , y cinco solistas vocales.

Un hermoso fin de etapa para Karina Olmedo
Reseñas

Un hermoso fin de etapa para Karina Olmedo

La primera bailarina Karina Olmedo se despidió del Teatro Colón con un gran estreno para este Teatro: La Viuda Alegre. Es un Ballet en tres actos con música de Franz Lehár y coreografía de Ronald Hynd, basado en un libreto original de Leo Stein y Víctor León, adaptado por Sir Robert Helpmann y el propio coreógrafo; un estreno para el Teatro Colón, con producción invitada, del Joburg Ballet (Johannesburgo, Sudáfrica).

NUESTRO PROYECTO

La principal función de MusicaClasicaBA es fomentar la interacción entre músicos, agentes del sector público y privado y el público en general, permitiendo afianzar los lazos culturales y artísticos de nuestra región.

Galería