Recital de Christianne Stotijn para el Mozarteum Argentino



 

PH: Liliana Morsia, Mozarteum Argentino

 

En una especie de tradición que parece haberse establecido en los últimos años incluyendo un recital de mezzo en cada temporada, y apenas dos semanas después de la presentación de Daniel Barenboim con la West-Eastern Divan, el Mozarteum Argentino tuvo una nueva fecha, en que la holandesa Christianne Stotijn cantó un programa idéntico para sus dos ciclos. Fue en un recital con piano, más allá de que algunas de las obras sean originalmente de canto orquestal.

 

Era la primera vez que se presentaba en nuestro país esta mezzosoprano holandesa especialista en recitales y canción de cámara. Stotijn se ha establecido bastante bien como intérprete de conciertos con varios autores alemanes y rusos, también algunos franceses. Se presentó en muchas de las salas más importantes del mundo, y tiene varias grabaciones en su haber, aunque recién este año grabó su primer disco en un gran sello internacional, el variado y atractivo If the owls calls again para Warner. Probablemente el hecho de no hacer regularmente ópera haya limitado su trascendencia, pero en Europa Central tiene sobrada actividad sin cantar para la escena.

Con ella tocó Maciej Pikulski, el buen pianista polaco que la acompañará también en el Teatro Solís de Montevideo y en Río de Janeiro, en la gira que Stotijn tiene organizada.

El concierto fue muy correcto en lo técnico y expresivo. Con total dominio de las obras que interpretó, su voz homogénea, de grato timbre y pareja, fluía con naturalidad y calidez en la sala del Colón. El programa consistió en una selección de canciones de Tchaikovsky, variadas, donde ella mostró su afinidad con el repertorio ruso, lengua que parece dominar perfectamente, y de la cual es frecuente intérprete. Muchas de estas canciones son poco oídas en nuestros escenarios, y fue una magnífica oportunidad, aunque no del gusto de cualquiera. Luego interpretó cinco lieder varios de Strauss, también con calidad.

 

PH: Liliana Morsia, Mozarteum Argentino

 

Tras el intervalo el programa siguió con una selección de los lieder “Des Knaben Wunderhorn” de Mahler, autor que también canta con frecuencia, inclusive las partes vocales de sus sinfonías. Y cerró con una selección de las Canciones de cabaret de William Bolcom, obras más relajadas que también la mostraron en un aspecto desenfadado como en Song of Black Max, con complicidad del pianista, o en Fur. Fuera de programa cantó una de las Canciones gitanas de Brahms y Kukushka de Tchaikovsky.

Fue un recital íntimo y variado, a nuestro entender de alta y pareja calidad. Parte del público, y algunos periodistas, se mostraron entre distantes hasta, en algunos casos, críticos sobre cierta frialdad de la cantante e inclusive señalando dificultades técnicas que parecen muy difíciles de compartir como observación. Sí fue un programa no orientado a conquistar a un público como el argentino, donde la presencia de algunas arias operísticas de repertorio, o al menos una variedad más amplia de autores o ciclos más conocidos, podría haber redundado en una respuesta más efusiva. Pero esto fue una buena muestra del arte de Stotijn, con muy buen acompañamiento de Pikulski, y comparaciones con las recientes presentaciones de DiDonato o Kasarova, aparte de injustas, son totalmente inconducentes. Tal vez no cubrió las expectativas de algunos, pero sí fue genuina en mostrar lo que es, y lo hizo bien, aunque puede que en los astros estuviera escrito que no se ganaría el corazón del público de Buenos Aires.

 

 

© Pablo A. Lucioni  

 




Ver todo con la misma etiqueta

Ver todo el blog


Una viuda alegre y dos despedidas
Reseñas

Una viuda alegre y dos despedidas

La temporada de ballet del Colón de este año tiene una característica negativa: sólo obras largas. Se deja de lado a una enorme plétora de ballets breves importantes y atrayentes, y aparentemente por una razón económica: los que ocupan toda una velada son más concurridos. Pero si se compara con lo que hacen las grandes compañías del mundo, ninguna programa con ese criterio. Aquí se busca ante todo agotar las entradas con las obras que no fallan y eso sólo lo hacen los teatros mediocres. De los cinco ballets del año sólo uno es nuevo y es el que comento. Los otros son por supuesto obras válidas y no voy a quejarme por ver la versión Macmillan de “Romeo y Julieta”, aunque sí objeto que ahora vayamos a tener todos los años el “Cascanueces” de Nureyev: lo hacen en New York pero con un repertorio anual mucho mayor.

Conciertos sinfónicos con valiosos estrenos
Reseñas

Conciertos sinfónicos con valiosos estrenos

Los dos conciertos de la Sinfónica Nacional a cargo de Stefan Lano fueron del más alto interés y nivel y probablemente quedarán como los mejores de esta orquesta en 2018. Además la siempre importante labor de Mario Benzecry junto a la Sinfónica Juvenil y, en este caso, compartiendo con la y Orquesta de instrumentos autóctonos y nuevas tecnologías de la UNTREF. Mabel Mambreti, Ars Nobilis y un concierto en la Facultad de Derecho con un oratorio de César Franck: “Ruth” en el que intervinieron la Orquesta Nuevos Aires dirigida por Leandro Soldano, el Coro General San Martín dirigido por Cristina Viscido , y cinco solistas vocales.

Un hermoso fin de etapa para Karina Olmedo
Reseñas

Un hermoso fin de etapa para Karina Olmedo

La primera bailarina Karina Olmedo se despidió del Teatro Colón con un gran estreno para este Teatro: La Viuda Alegre. Es un Ballet en tres actos con música de Franz Lehár y coreografía de Ronald Hynd, basado en un libreto original de Leo Stein y Víctor León, adaptado por Sir Robert Helpmann y el propio coreógrafo; un estreno para el Teatro Colón, con producción invitada, del Joburg Ballet (Johannesburgo, Sudáfrica).

NUESTRO PROYECTO

La principal función de MusicaClasicaBA es fomentar la interacción entre músicos, agentes del sector público y privado y el público en general, permitiendo afianzar los lazos culturales y artísticos de nuestra región.

Galería