6 piezas musicales que mataron a sus compositores



La música tiene la capacidad de causar alegría, tristeza, reflexión e innumerables emociones, pero ¿es posible que pueda causar ... ¿la muerte? Aquí hay seis casos en los que piezas musicales icónicas han causado y contribuido a la muerte del compositor.

 

Por Iván Gordin.

 

Requiem en Re Menor - Wolfgang Amadeus Mozart (1791)

 

 

El Réquiem de Mozart es una misa para el reposo de las almas de los muertos. Fue el primer y último réquiem que escribió Mozart...porque murió de forma escalofriante mientras lo escribía, el 5 de diciembre de 1791. No está completamente claro de qué murió el icónico compositor, lo que ha contribuido a que muchos mitos hayan surgido en torno a su muerte. La causa de su fallecimiento se registró oficialmente como "fiebre miliar severa", pero otras causas sugeridas de muerte incluyen la sífilis, la fiebre reumática, la infección, la triquinosis por comer carne de cerdo poco hecha e incluso el veneno.

La película Amadeus (Milos Forman, 1984) retomó la historia del envenenamiento y sugirió que un compositor rival, Antonio Salieri, provocó la muerte de Mozart. Si bien esta historia está muy lejos de la verdad, los últimos días de Mozart se han mantenido envueltos en un misterio.

Pero la verdadera historia del Requiem es bastante extraña por sí sola: Mozart recibió la comisión de un misterioso mensajero, a quien Wolfgang más tarde llamó como “El extraño de gris”. El extraño nunca reveló su identidad y el compositor comenzó a creer que estaba escribiendo su propio Requiem.

Lo que sí sabemos es que el oriundo de Salzburg estaba tan enfermo que no pudo terminar el trabajo. El manuscrito firmado muestra que Mozart completó el primer movimiento y tenía borradores detallados del segundo, principio del tercero y cuarto movimiento de la pieza. Más tarde fue completado en 1792 por Franz Süssmayr, aprendiz de Wolfgang, pero otros compositores también han escrito sus propias terminaciones de la obra

 

Turandot - Giacomo Puccini (1926)

 

 

La obra maestra operística de Puccini, Turandot, no fue terminada por el compositor cuando murió el 29 de noviembre de 1924. El italiano había escrito hasta la muerte de Liù en el Acto 3 y había esbozado el resto de la ópera.

El compositor supo que se estaba muriendo de cáncer y dejó instrucciones a Riccardo Zandonai para que terminara la ópera, junto con 36 páginas de bocetos para el final de Turandot. Después de que el hijo de Puccini se opusiera a esto, Franco Alfano terminó la partitura con los bocetos que había dejado atrás.

Puccini finalmente murió a causa de una hemorragia luego de complicaciones de una cirugía invasiva de garganta, pero parece que Turandot estuvo ocupando sus pensamientos hasta el final. Antes de emprender la cirugía que finalmente causaría su muerte, visitó Toscanini y le suplicó "No dejes morir a mi Turandot".

 

Te Deum - Jean Baptiste Lully (1632)

 

 

Jean-Baptiste Lully era un compositor barroco franco-italiano. Fue un gran favorito de Luis XIV de Francia y pasó la mayor parte de su carrera componiendo en la corte para el Rey. Lully conduciría su trabajo, al igual que la mayoría de los otros conductores de este período, utilizando un gran personal de conducción de madera. Durante una actuación particular de Te Deum, un trabajo compuesto para celebrar la recuperación de Louis XIV de la cirugía, Lully golpeó su pie con el personal.

La gangrena infectó la pierna de Lully después de este accidente, pero se negó a que le amputaran la pierna para evitar que la infección se extendiera. Quería poder bailar, y para Lully la alegría de bailar era mayor que la preocupación de la gangrena.

Pero trágicamente, la gangrena se extendió por su cuerpo y lo mató.

 

Viola - Bed?ich Smetana (1883)

 

 

Bed?ich Smetana estaba trabajando en su última ópera, Viola, cuando fue retirado de su hogar familiar y enviado a un asilo en Praga. El compositor sufrió un golpe de 1882 y nunca volvió a ser el mismo. Smetana le había escrito a un amigo, el poeta checo Jan Neruda, en 1879 diciendo que temía volverse loco.

En el invierno de 1882, el compositor estaba deprimido, ansioso, alucinando y experimentaba pérdida del habla. Fue en este punto que se le prohibió a Smetana componer para tratar de evitar dañar su salud física y mental.

Ignoró ese consejo médico e intentó terminar su última ópera junto con otras composiciones, pero la tensión de la composición lo llevó a una ruptura. Luego fue trasladado al Asilo Lunático de Kate?inky, donde murió el 12 de mayo de 1884, probablemente de sífilis, a las pocas semanas de haber sido institucionalizado.

 

Sinfonía n.º 6 en si menor, “Patética” - Piotr Illich Tchaikovsky (1893)

 

 

Para comprender la historia que rodea a la muerte de Tchaikovsky y su última sinfonía, también apodada "Pathetique", hay que conocer un poco sobre la vida personal del compositor.

Tchaikovsky fue uno de los compositores más famosos de su época, pero tenía un secreto: era gay. Y en Rusia, en el siglo XIX -y lamentablemente hoy también-, la homosexualidad era/es ilegal. Además, estaba enamorado de su sobrino mucho más joven, Vladimir Davydov, conocido como Bob.

Tchaikovsky ya era muy paranoico y sensible (incluso tenía una fobia a la que su cabeza se caería cuando dirigía), por lo que el temor de que se revelara su secreto lo aterrorizaba.

El viaje musical de esta sinfonía es inusual, mientras que los primeros tres movimientos son brillantes y optimistas, el movimiento final es diferente. Comienza con cuerdas de lamento y tiene una sensación melancólica en todo. Incluso el movimiento está marcado adagio lamentoso.

Y la sinfonía también termina muy inusualmente para Tchaikovsky. A diferencia de sus otros emocionantes finales sinfónicos, esta se disuelve en silencio.

Tchaikovsky dirigió el estreno de la sinfonía solo nueve días antes de su muerte en 1893 y algunos expertos consideran que la sinfonía es la nota musical de suicidio del compositor. El compositor murió de cólera, nadie lo discute, pero ha habido historias y rumores persistentes de que el compositor se suicidó bebiendo agua contaminada, o incluso que se vio obligado a suicidarse. En última instancia, este es un misterio que es probable que permanezca sin resolver.

 

Sinfonía n.º 6 - Gustav Mahler (1910)

 

 

Mahler era un hombre supersticioso; su esposa Alma incluso sugirió que tenía un don profético.

Mientras escribía su última sinfonía, de repente se le ocurrió que grandes compositores como Beethoven solo habían logrado escribir nueve sinfonías. Empezó a preocuparse de que estaba llegando al final. De hecho, para evitar lo que vio como una especie de maldición, nombró lo que habría sido su novena sinfonía "La canción de la tierra" (Das Lied von der Erde).

Cuando estaba trabajando en su Décima Sinfonía, le dijo a su esposa "Ahora el peligro ha pasado". Pero nunca vivió para terminar la Décima, o para escuchar su actual Novena Sinfonía (finalmente la escribió).

Mahler no logró terminar el borrador antes de morir a la edad de 50 años de una infección en la sangre. En el momento de su fallecimiento, la leyenda dice que las últimas palabras de Mahler fueron: “¡Mozart! ¡Mozart!”.

 



Ver todo con la misma etiqueta

Ver todo el blog


La canción que John Lennon escribió inspirado en Beethoven
nota

La canción que John Lennon escribió inspirado en Beethoven

Si leemos sobre los métodos de composición de Los Beatles nos damos cuenta de que obtuvieron ideas de todas partes. Aquí te mostramos como Beethoven también ha inspirado a John Lennon en una canción que luego sería uno de los grandes éxitos de los cuatro de Liverpool.

La pandemia que cambió para siempre a la música
nota

La pandemia que cambió para siempre a la música

Hace seiscientos años un virus azotó con fuerza al mundo occidental. Una enfermedad tan mortal que en solo unos pocos años exterminó a la mitad de la población de Eurasia. La peste negra tuvo un tremendo impacto en la historia de occidente y la música, obviamente, no fue la excepción. El incipiente ámbito musical de esa época atestiguó algunos eventos más que extraños y, paradójicamente, germinó lo que hoy conocemos como música clásica.

Melomanía en la era digital
nota

Melomanía en la era digital

Gracias a la revolución digital, los melómanos tenemos acceso a una cantidad inimaginable de obras y artistas. Lo que antes era inconseguible, hoy se encuentra a la inmediata distancia de un clic. No obstante, este mundo de plataformas, algoritmos y aparente panacea de escucha democrática sigue estando en deuda con los amantes de la música clásica.

NUESTRO PROYECTO

La principal función de MusicaClasicaBA es fomentar la interacción entre músicos, agentes del sector público y privado y el público en general, permitiendo afianzar los lazos culturales y artísticos de nuestra región.

Galería