Chi-chi Nwanoku: Ser mujer y negra en la música clásica




En días donde resurgieron con más fuerza que nunca las campañas del “Black Lives Matter” ("Las Vidas Negras Importan") -movimiento político internacional, que se originó dentro de la comunidad afroestadounidense, contra la violencia hacia las personas negras- no podemos dejar de pensar qué pasa dentro del ambiente de la música clásica.

 

“La música clásica no discrimina. De hecho, ninguna música lo hace. Es una forma artística y es la gente la que diferencia” dijo Chi-chi Nwanoku, quien fue durante muchos años la única mujer negra en orquestas sinfónicas de todo el mundo. A su vez, Nwanoku ha creado la Chineke! Orchestra, primera orquesta de Europa compuesta mayoritariamente por músicos negros y de minorías étnicas.



El comienzo de Chineke! Orchestra:

Un total de 31 artistas de distintas nacionalidades se presentaron en un Queen Elizabeth Hall a rebosar el 13 de septiembre de 2015. “Hasta donde yo sabía, era nuestro primer y último concierto”, recuerda Nwanoku. Un año antes la Orquesta Sinfónica de Kinshasa había llegado a Londres para asombrar a una audiencia predominantemente blanca. Nwanoku estaba entre los presentes y se le encendió la bombilla. Desafiar al género clásico: se propuso formar la primera orquesta de Europa desde la diversidad racial. Era el momento de cambiar los arquetipos en un género elitista. Y blanco.

 


Comenzó a buscar a intérpretes clásicos que por el color de su piel o raza no hubieran encontrado oportunidades. Encontró paternalismo y excusas. Pero también mucho apoyo. No es fácil ganarle la batalla a esta contrabajista que ha llegado a una conclusión: “El color de la piel va primero que el arte”.

Nwanoku supo de pillerías e injusticias. “Hay que dejar de pretender que la exclusión por el color de piel no ocurra en este género. Podemos aceptar que todos tenemos un lado prejuicioso, pero hay que preguntarse qué vamos a hacer al respecto, porque compartimos un espacio”. Desde la primera nota, Chineke! Orchestra modificó el sentido de privilegio y autoridad de la música clásica con una perspectiva fresca y abierta. Aunque también hay espacio para músicos clásicos blancos. “Hemos puesto un espejo al convencionalismo de las orquestas y lo hemos invertido”, dice.

La agrupación recupera, además, el trabajo de compositores negros como Chevalier de Saint-Georges o Samuel Coleridge-Taylor a la vez que toca clásicos como Beethoven o Hayden. Chi-chi Nwanoku también fundó una versión júnior del conjunto para crear escuela y ofrecer un camino a las nuevas generaciones: “Hay muchos jóvenes que nunca han visto a un profesor que fuera como ellos”. Y cuentan con la Fundación Chineke!, matriz de ambas orquestas, que es una plataforma de inspiración, pertenencia y autoestima. El esfuerzo de Nwanoku fue galardonada con el reconocimiento real OBE por su contribución a la música.

Presente:
La Chineke! Orchestra ha alcanzado últimamente notoriedad gracias a tres hermanos que forman parte de ella: los Kanneh-Mason. Sheku, que es violonchelista y ha grabado varios discos para el sello Decca, fue proclamado en 2016 por la BBC “Músico del Año”. Era la primera vez que un intérprete de raza negra conseguía ese galardón. Isata, que es pianista, acaba de publicar su primer disco, también en Decca, con obras de Clara Schumann. Braimah es violinista y, a decir de los que siguen de cerca la trayectoria de esta saga, es el más brillante de todos. Todavía quedan otros cuatro Kanneh-Mason más jóvenes: Konya (18 años, pianista y violinista), Jeneba (16 años, pianista, violonchelista y, por lo que aventuran algunos, con un futuro arrollador por delante), Aminata (13 años, violinista y pianista) y Mariatu (9 años, violonchelista y pianista). De no haber sido por el formidable impuso de la Chineke! Orchestra, lo más probable es que para los tres hermanos mayores Kanneh-Mason llegar hasta donde hay llegado habría sido mucho más complicado. Parte de lo que han conseguido hasta la fecha se lo deben a la admirable Chi-chi Nwanoku y a su encomiable proyecto integrador.

 


 



Vía: https://elpais.com/elpais/2018/04/04/planeta_futuro/1522854391_723352.html

https://scherzo.es/una-mujer-admirable/

 



Ver todo con la misma etiqueta

Ver todo el blog


La pandemia que cambió para siempre a la música
nota

La pandemia que cambió para siempre a la música

Hace seiscientos años un virus azotó con fuerza al mundo occidental. Una enfermedad tan mortal que en solo unos pocos años exterminó a la mitad de la población de Eurasia. La peste negra tuvo un tremendo impacto en la historia de occidente y la música, obviamente, no fue la excepción. El incipiente ámbito musical de esa época atestiguó algunos eventos más que extraños y, paradójicamente, germinó lo que hoy conocemos como música clásica.

Melomanía en la era digital
nota

Melomanía en la era digital

Gracias a la revolución digital, los melómanos tenemos acceso a una cantidad inimaginable de obras y artistas. Lo que antes era inconseguible, hoy se encuentra a la inmediata distancia de un clic. No obstante, este mundo de plataformas, algoritmos y aparente panacea de escucha democrática sigue estando en deuda con los amantes de la música clásica.

Teatro Colón, septiembre pero de… 1908
nota

Teatro Colón, septiembre pero de… 1908

Fue el estreno mundial de la ópera Aurora, de Héctor Panizza. Esta fue la primera ópera estrenada en la temporada inaugural del segundo y actual edificio del Teatro Colón. El fervoroso público le pidió al tenor los primeros bises del aria que en 1945 fue decretada como “saludo a la bandera”.

NUESTRO PROYECTO

La principal función de MusicaClasicaBA es fomentar la interacción entre músicos, agentes del sector público y privado y el público en general, permitiendo afianzar los lazos culturales y artísticos de nuestra región.

Galería