Gabriel García Márquez y su amor a la música



En un nuevo aniversario del nacimiento de Gabriel García Márquez compartimos 14 frases que reflejan el amor a la música del genial escritor colombiano.

 

1.
“Dicen que uno vive donde tiene sus libros, pero yo vivo donde tengo mis discos”.
“El viaje a la semilla”. El Manifiesto, septiembre de 1977.

2.
“Siempre he seguido la música muy de cerca. Toda la música. Nunca he podido entender cómo una persona que quiera ser culta, no tenga la música como uno de los elementos fundamentales de su formación cultural”.
“García Márquez y la música”. Revista Opina, 1984.

3.
”La música es revolucionaria como la literatura es revolucionaria, como la poesía es revolucionaria, si es buena. Toda la belleza es revolucionaria”.
“García Márquez y la música”. Revista Opina, 1984.

4.
“En Colombia existe un género de música que se llama vallenato, oriundo de la región que lleva ese nombre. Es más o menos de la estirpe del son y del merengue dominicano. Originalmente, hace muchos años, fue una canción de gesta, es decir, cantaba un acontecimiento real. Los autores de vallenatos pasaban por un pueblo, conocían un acontecimiento y lo divulgaban cantando por toda la región. Después, con el tiempo, se popularizó y ya hay una producción comercial, paralela a la producción natural. El hecho de que sean canciones que cuentan hechos reales me dio la idea de Cien años de soledad”.
“García Márquez y la música”. Revista Opina, 1984.

5.
“¿Qué es Cien años de soledad? Pues no es más que un vallenato de 450 páginas, realmente eso. Lo que hice con mi instrumento literario es lo mismo que hacen los autores de vallenato con sus instrumentos musicales. Sólo que yo lo hice con unas posibilidades literarias más evolucionadas, porque una novela es un producto más culturalizado, pero el origen es el mismo”.
“García Márquez y la música”. Revista Opina, 1984.

6.
“Creo que lo más importante de la historia del vallenato es cuando surge la ‘Escuela Sabanera’ del departamento de Bolívar. Anteriormente sólo se conocían la escuela del César y la de la Guajira. Pero lo que verdaderamente innova a esta música es la ‘Escuela Sabanera’, que podríamos llamar Sinuano-Sabanera, y que yo encuentro que es muy auténtica y muy ortodoxa”.
“Cuando Escalona me daba de comer”. Revista Coralibe, abril de 1981.

7.
“El vallenato urbano es algo que no es posible impedir. No se puede impedir que una cosa evolucione, como no se puede impedir, por ejemplo, que el lenguaje evolucione. Porque entonces estaríamos escribiendo como en la Edad Media. La vida no la para nadie. Si hay acordeoneros y compositores que viven en la ciudad, entonces sus vivencias y experiencias son urbanas y a ellas tienen que referirse. El vallenato siempre está remitido a su realidad. Ella es su servidumbre. Ese es su destino”.
“Cuando Escalona me daba de comer”. Revista Coralibe, abril de 1981.

8.
“El bolero expresa sentimientos y situaciones que a mí me conmueven y que sé que a muchísima gente de mi generación la conmovió. Un bolero puede hacer que los enamorados se quieran más y a mí eso me basta para querer hacer un bolero. Lograr que los enamorados se quieran más, aunque sea un momentico, es culturalmente importante, y si es culturalmente importante es revolucionario”.
“García Márquez y la música”. Revista Opina, 1984.

9.
“¡El Caribe es la luz, la música!”
“Gabriel García Márquez”. Revista Lui, noviembre de 1986.

10.
“La música que llamamos clásica, hay que llamarla así porque no sabemos cómo llamarla, porque la música romántica y la barroca también son clásicas. Y en cuanto a la música culta, al fin y al cabo, tiene su origen en la música popular. Mira, hay una foto muy conmovedora. Una foto de Béla Bartók, muy joven, allá por los años 20 ó 30. Está con una de esas grabadoras de manivela, en medio de las montañas, recogiendo los aires populares campesinos, recogiendo la expresión musical de su natal Hungría para hacer la música artísticamente más elaborada que pueda existir, una música muy culta que tiene su origen en esas canciones que él recogía con su grabadora de rodillo”.
“García Márquez y la música”. Revista Opina, 1984.

11.
“Hablando de Béla Bartók, cuando escribí El otoño del patriarca casi escuchaba exclusivamente su música. Y qué sorpresa cuando se me presentaron dos desconocidos que querían hacerme una entrevista y me dijeron: ‘nosotros hemos estudiado bien El otoño del patriarca y hemos llegado a la conclusión de que la estructura de su novela es la del Concierto Nº 3 para piano de Béla Bartók’. Y me asusté”.
“García Márquez y la música”. Revista Opina, 1984.

12.
“Componer es lo más difícil que hay. Incluso siempre he tenido un proyecto con Armando Manzanero: hacer un Long Play de boleros, con letras mías y música de él, pero esa es la vaina más difícil que hay. Te imaginas meter toda una cantidad de argumentos en siete u ocho líneas. Esa es la admiración que le tengo a Escalona y a todos esos compositores vallenatos”.
“Cuando Escalona me daba de comer”. Revista Coralibe, abril de 1981.

13.
“¡Cómo me gustará la música que no puedo escribir oyendo música, porque le pongo más atención que a lo que estoy escribiendo! Tengo que escribir en absoluto silencio, pero en las épocas en que estoy escribiendo, oigo mucha música. Y no sólo tomo información de otros libros y de la vida, sino también de la música y según lo que esté escribiendo, es la clase de música que oigo”.
“García Márquez y la música”. Revista Opina, 1984.

14.
“Voy a dedicarme a la música. Ya comencé a estudiarla con Alejo Carpentier y Mauricio Ohana, en París, y ahora me voy para Barranquilla y me pongo a escribir un concierto para triángulo y orquesta. Es que al pobre triángulo lo tienen fregado. ¿Ha visto una partitura para triángulo? Es una vaina en que se pasan páginas y páginas y, de golpe, tin. Triste. Voy a componer una obra que constituya la rehabilitación del personaje más olvidado de la orquesta; lo pongo al frente del escenario, antes que todos los demás instrumentos, enciendo las luces y hago que la orquesta entera trabaje para el triángulo. El triángulo será la medida y el desenlace de todo”.
“Gabriel García Márquez se dedicará a la música”. El Tiempo, diciembre de 1968.

 




Ver todo con la misma etiqueta

Ver todo el blog


¿Verdad o mito?: Bach, el compositor olvidado
nota

¿Verdad o mito?: Bach, el compositor olvidado

Analizamos una de las leyendas más famosas sobre el músico de Leipzig. ¿Era Johann Sebastian Bach una reliquia abandonada hasta la aparición de Mendelssohn? Enterate de nuestro veredicto.

En nuestras manos
nota

En nuestras manos

Ante del forzoso cierre de teatros y centros culturales, se han invertido los roles. El arte ha trascendido los espacios físicos para habitar en cada hogar. Teatros que ofrecen reproducción de obras, conciertos gratuitos de diversos músicos desde el sillón de sus casas, difusión de videos creados a través de diversas Apps que permiten la interpretación colectiva de obras y un sinnúmero de ejemplos más. ¿Resignifica esto el hecho artístico en sí?

En el arte nada debe parecer accidental, incluso un movimiento
nota

En el arte nada debe parecer accidental, incluso un movimiento

Hace 186 años nacía en Francia Edgar Degas, pintor y escultor francés precursor del Impresionismo, aunque él rechazó el término y prefirió ser llamado realista. Sus cuadros capturan el movimiento y son particularmente recordadas sus retratos de bailarinas.

NUESTRO PROYECTO

La principal función de MusicaClasicaBA es fomentar la interacción entre músicos, agentes del sector público y privado y el público en general, permitiendo afianzar los lazos culturales y artísticos de nuestra región.

Galería