Festival Barenboim: Anne-Sophie Mutter y la WEDO regalaron un cierre inolvidable



 

 

En un final emotivo y memorable, la violinista alemana brilló una vez más junto a la joven orquesta dirigida por Daniel Barenboim.

 

Por Iván Gordin

PH: Laura Szenkierman

 

Dos semanas de excelencia. Dos semanas de talento insondable. Dos semanas de emoción y magia. El Festival Barenboim se despidió del CCK con el sello de calidad que caracterizó a sus conciertos durante estos últimos quince días. Difícil igualar el nivel de las performances que alumbraron el ahora denominado “Auditorio Nacional”. Cada noche parecía superar a la anterior, no solo en lo técnico, el nivel de pasión y compromiso que demostraron los intérpretes resultó ser realmente conmovedor. Si hubo una constante durante estos días fue el amor por la música.

 

A pesar del horario vespertino, las estelas de Annie Sophie Mutter y se hicieron presentes en el escenario al sonar las primeras notas del Concierto para violín y orquesta de André Previn. El homenaje al recientemente fallecido compositor alemán no pudo haber sido mejor. La selección de su tercer movimiento no solo es una gran manera de introducirse en la obra de este autor, sino que subsume perfectamente sus búsquedas estéticas. En un delicada y equilibrada conversación, Mutter y WEDO ilustraron con precisión los paisajes tímbricos que Previn exige en su cinematográfica partitura. 

 

El segundo plato de la noche consistió en el Concierto para violín y orquesta en re menor, op. 47, de Jean Sibelius. Aquí Anne Sophie Mutter expandió los sonidos de su violín y le enseñó hasta al melómano más experimentado que su instrumento esconde sonidos que solo pocos pueden ejecutar. Concebido para un/a violinista con una destreza descomunal, la obra del finlandés es un juego de engaños, un juego de pausas y silencios milimétricos que casi parecen esconder sus bellos motivos melódicos. Cada pequeño movimiento estaba justificado, una precisión única. Mutter exhibió una versatilidad impresionante que se cimentó con un bis de La Sarabande de la Partita nº2 de Bach. La ansiedad de los aplausos que se pudieron escuchar entre movimientos por fin tuvieron su estallido en el final de este primer segmento.

 

La noche arribó finalmente a Buenos Aires y era hora de escuchar la 7ma Sinfonía de Beethoven -la mejor, desde la humilde opinión de un servidor-. Como de costumbre, el Maestro tomó el estrado sin partituras a la vista. Beethoven y Barenboim tienen una relación especial, el cuerpo del director de la WEDO cambia, sus gestos se vuelven más vehementes, lo tiene incorporado en su cuerpo. Contra toda lógica, pareciera que su vitalidad contagia a los jóvenes músicos de su orquesta y no al revés. El segundo movimiento de esta obra es capaz de hacer temblar al empresario más especulador, un éxtasis que solo puede transmitir Ludwig Van. Se nota que hay algo diferente en el ambiente, los intérpretes no lo pueden contener, sus cuerpos son desbordados y parecen ser poseídos por algún metalero en un concierto de Ozzy Osbourne. 

 

En un contexto donde se hace del gala el maniqueísmo político y la opresión corporal, encontrar donde la libertad no puede ser contenida es un triunfo. Y eso señores, es música.

 




Ver todo con la misma etiqueta

Ver todo el blog


Y al tercer mes, el Real resucitó
Reseñas

Y al tercer mes, el Real resucitó

El Teatro Real de Madrid ha vuelto a la vida tras el parón obligado por la pandemia Covid 19. Y lo ha hecho con muchas medidas de precaución, todas muy estudiadas y realizadas con precisión. Desde establecer tramos horarios para la entrada según las ubicaciones de las localidades a salidas ordenadas por filas a fin de evitar aglomeraciones.

La última Giselle antes del covid-19 en la Ópera de París
Reseñas

La última Giselle antes del covid-19 en la Ópera de París

En Febrero de este año, justo antes de esta pandemia mundial en la que prácticamente el globo entero quedó confinado a la reclusión en sus respectivos hogares, tuve el honor y la suerte de encontrarme en Francia, en el mismo momento en que en la Ópera de París se daría (sin que supiéramos aún) una última función de ballet, en esta oportunidad se deleitó al público asistente con la magnífica obra Giselle. Al día siguiente de la función me recibió en su camerino Ludmila Pagliero, la Étoile elegida para dar vida al rol principal.

Star Wars, una nueva esperanza, en concierto
Reseñas

Star Wars, una nueva esperanza, en concierto

El Teatro Colón ha ofrecido en muchas otras oportunidades la posibilidad de unir lo que se ve en la pantalla cinematográfica con música en vivo. En general han sido bien elegidas y fueron un aporte interesante. Al azar: “Koyaaniskatsi”, cuyas vertiginosas imágenes fueron acompañadas por la música de Philip Glass dirigiendo el autor un grupo instrumental; las tres películas mudas de Luis Buñuel con la música de Martín Matalón; más lejos en el tiempo, el mismo compositor argentino realizó una musicalización de la obra maestra muda de Fritz Lang, “Metrópolis”; y creo recordar otra obra de Lang, “Los Nibelungos”, vista en el Colón aunque con música de otro compositor.

NUESTRO PROYECTO

La principal función de MusicaClasicaBA es fomentar la interacción entre músicos, agentes del sector público y privado y el público en general, permitiendo afianzar los lazos culturales y artísticos de nuestra región.

Galería